× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Sigmund Freud

Frases de Sigmund Freud

Fue un médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX.

317


  • Nunca estamos tan indefensos contra el sufrimiento como cuando amamos.



  • Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla.



  • Sólo la experiencia propia y personal hace al hombre sabio.



  • Ser completamente honesto con uno mismo es un buen ejercicio.



  • Si quieres soportar la vida, prepárate para la muerte.



  • El primer requisito de la civilización es el de la justicia.



  • El secreto de su fuerza está en la fuerza de sus deseos



  • El comportamiento de un ser humano en materia sexual es a menudo un prototipo del conjunto de sus otros modos de reacción en la vida.



  • La escala de tu personalidad se determina por el tamaño del problema que es capaz de sacarte de tus casillas.



  • La mayoría de la gente realmente no quiere la libertad, porque la libertad implica responsabilidad y la mayoría de la gente tiene miedo de la responsabilidad.



  • El deseo nunca deja de ser insubordinado.



  • No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre.



  • Las flores son apacibles para mirarlas. No tienen emociones ni conflictos.



  • La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas.



  • Dijo Platón que los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacen realidad.



  • De error en error se descubre toda la verdad.



  • La religión es comparable con la neurosis infantil.



  • Recordar es el mejor modo de olvidar.



  • Echar en falta a una persona amada y deseada, es la clave para comprender la angustia.



  • El que ama, se hace humildeAquellos que aman, por decirlo de alguna manera, renuncian a una parte de su narcisismo.



  • Lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia.



  • Sólo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.



  • Sólo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.



  • Para mi gran asombro, descubrí un día que no era la concepción médica del sueño, sino la popular, medio arraigada aún en la superstición, la más cercana a la verdad.



  • El que sabe cómo esperar no necesita hacer concesiones.



  • Si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos.



  • Cuando alguien abusa de mí, me puedo defender, pero contra la adulación estoy indefenso.



  • La anatomía es el destino.



  • La neurosis es la inhabilidad para tolerar la ambigüedad.



  • La psiquiatría es el arte de enseñar a la gente cómo mantenerse en sus propios pies mientras descansas en sofás.



  • Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar; quien piensa en ganar, lleva ya un paso adelante.



  • Es propio del filósofo poder especular sobre todas las cosas.



  • La inmortalidad significa ser amado por mucha gente anónima.



  • La interpretación de los sueños es el camino real al conocimiento de las actividades inconscientes de la mente.



  • Los hombres son más morales de lo que piensan y mucho más inmorales de lo que pueden imaginar.



  • ¿Dónde va un pensamiento cuando se olvida?



  • El acto del nacimiento es la primera experiencia de ansiedad y por tanto la fuente y prototipo del afecto de la ansiedad.



  • El hombre virtuoso se contenta soñando lo que el malvado hace en la vida real.



  • Las analogías, es cierto, no deciden nada, pero pueden hacer que uno se sienta más en su hogar.



  • No todo depende de los deseos, pero aun así, he decidido intentar llevar a cabo mis deseos.