× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Sigmund Freud

Frases de Sigmund Freud

Fue un médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX.

89


Nunca estamos tan indefensos contra el sufrimiento como cuando amamos.



Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla.



Sólo la experiencia propia y personal hace al hombre sabio.



Ser completamente honesto con uno mismo es un buen ejercicio.



Si quieres soportar la vida, prepárate para la muerte.



El primer requisito de la civilización es el de la justicia.



El secreto de su fuerza está en la fuerza de sus deseos



El comportamiento de un ser humano en materia sexual es a menudo un prototipo del conjunto de sus otros modos de reacción en la vida.



La escala de tu personalidad se determina por el tamaño del problema que es capaz de sacarte de tus casillas.



La mayoría de la gente realmente no quiere la libertad, porque la libertad implica responsabilidad y la mayoría de la gente tiene miedo de la responsabilidad.



El deseo nunca deja de ser insubordinado.



No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre.



Las flores son apacibles para mirarlas. No tienen emociones ni conflictos.



La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas.



Dijo Platón que los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacen realidad.



De error en error se descubre toda la verdad.



La religión es comparable con la neurosis infantil.



Recordar es el mejor modo de olvidar.



Echar en falta a una persona amada y deseada, es la clave para comprender la angustia.



El que ama, se hace humildeAquellos que aman, por decirlo de alguna manera, renuncian a una parte de su narcisismo.



Lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia.



Sólo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.



Sólo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.



Para mi gran asombro, descubrí un día que no era la concepción médica del sueño, sino la popular, medio arraigada aún en la superstición, la más cercana a la verdad.



El que sabe cómo esperar no necesita hacer concesiones.



Si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos.



Cuando alguien abusa de mí, me puedo defender, pero contra la adulación estoy indefenso.



La anatomía es el destino.



La neurosis es la inhabilidad para tolerar la ambigüedad.



La psiquiatría es el arte de enseñar a la gente cómo mantenerse en sus propios pies mientras descansas en sofás.



Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar; quien piensa en ganar, lleva ya un paso adelante.



Es propio del filósofo poder especular sobre todas las cosas.



La inmortalidad significa ser amado por mucha gente anónima.



La interpretación de los sueños es el camino real al conocimiento de las actividades inconscientes de la mente.



Los hombres son más morales de lo que piensan y mucho más inmorales de lo que pueden imaginar.



¿Dónde va un pensamiento cuando se olvida?



El acto del nacimiento es la primera experiencia de ansiedad y por tanto la fuente y prototipo del afecto de la ansiedad.



El hombre virtuoso se contenta soñando lo que el malvado hace en la vida real.



Las analogías, es cierto, no deciden nada, pero pueden hacer que uno se sienta más en su hogar.



No todo depende de los deseos, pero aun así, he decidido intentar llevar a cabo mis deseos.



De error a error se descubre la verdad completa.



La libertad del individuo no es un regalo de la civilización. Era mayor antes de haber cualquier civilización.



Como a nadie se le puede forzar para que crea, a nadie se le puede forzar para que no crea.



Un hombre que ha sido el indiscutible favorito de su madre mantiene durante su vida el sentimiento de un conquistador.



El hombre loco es un soñador despierto.



Si quieres vivir, prepárate para morir.



Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas.



Los sueños son a menudo más profundos cuando parecen más locos.



El sueño es la liberación del espíritu de la presión de la naturaleza externa, un desprendimiento del alma de las cadenas de la materia.



El ego no es dueño de su propia casa.



El amor y el trabajo son los pilares de nuestra humanidad.



La voz del intelecto es suave, pero no descansa hasta que ha ganado un oído.



Cada uno de nosotros tiene a todos como mortales menos a sí mismo.



El precio que pagamos por nuestra avanzada civilización es una pérdida de felicidad a través de la intensificación del sentimiento de culpa.



El miedo a las armas es un signo de retraso sexual y madurez emocional.



He sido un hombre afortunado en la vida: nada me resultó fácil.



Fumar es indispensable si uno no tiene nada que besar.



Cualquiera que despierto se comportase como lo hiciera en sueños sería tomado por loco.



La meta de la vida es la muerte.



Al igual que nadie puede ser forzado a creer, nadie puede ser forzado a la incredulidad.



Lo mejor es enemigo de lo bueno.



Por primera vez el niño debe intercambiar placer por dignidad social.



Podría decirse del psicoanálisis que si das el dedo meñique pronto tendrás toda la mano.



En el duelo el mundo se ha vuelto pobre y vacío; en la melancolía el ego en sí mismo.



La civilización comenzó el primer momento en que un hombre cabreado lanzó una palabra en lugar de una roca.



Una mujer debería suavizar pero no debilitar a un hombre.



Cuanto más accesibles son los frutos del conocimiento, más extendido es el declive de las creencias religiosas.



En temas de sexualidad, somos actualmente, todos nosotros, enfermos o sanos, nada más que hipócritas.



Uno está muy loco cuando está enamorado.



Los niños son completamente egoístas; sienten sus necesidades intensamente y luchan duramente para satisfacerlas.



Las doctrinas religiosas son ilusiones que no admiten pruebas y nadie puede ser obligado a considerarlas como verdaderas o creer en ellas.



Qué progreso hemos hecho. En la Edad Media me hubieran quemado. Ahora están contentos con quemar mis libros.



Sólo la experiencia propia hace al hombre sabio.



La tendencia a la agresión es innata, independiente, una disposición instintiva en un hombre. Constituye un obstáculo poderoso a la cultura.



No, nuestra ciencia no es una ilusión. Pero sería una ilusión suponer que lo que la ciencia no nos puede dar lo que podemos conseguir en cualquier otra parte.



Un buen día, echando la vista atrás, se dará usted cuenta de que estos años de lucha han sido los más hermosos de su vida.



América es un error, un error gigantesco.



Todo chiste, en el fondo, encubre una verdad.



La mente es como un iceberg, flota con un 70% de su volumen sobre el agua.



La religión es comparable a una neurosis de la infancia.



La intención de que el hombre debe ser feliz no está en el plan de la creación.



La verdad al cien por ciento es tan rara como el alcohol al cien por ciento.



Desde que inicié el estudio del inconsciente, me encontré a mí mismo muy interesante.



Ser completamente honrados consigo mismo es un buen ejercicio.



Nos moriremos todos, pero nuestras obras permanecerán.



Un hombre no debería luchar por eliminar sus complejos, sino entrar en acuerdo con ellos: son legítimamente los que dirigen sus conductas en el mundo.



Es un buen ejercicio ser del todo sincero consigo mismo.



La vida sexual de mujeres adultas es un continente oscuro para la psicología.



El tiempo pasado con los gatos nunca es malgastado.



La civilización está permanentemente amenazada por la desintegración debido a la hostilidad primaria del hombre.



La humanidad progresa. Hoy solamente quema mis libros; siglos atrás me hubieran quemado a mí.



La inmoralidad, no menos que la moralidad, siempre ha encontrado apoyo en la religión.



Las primeras nociones de la sexualidad aparecen en el lactante.



Con solo temer a la mediocridad, ya se está a salvo.



A veces un cigarro es solo un cigarro.



Ningún crítico es más capaz que yo de percibir claramente la desproporción que existe entre los problemas y la solución que les aporto.



La gran pregunta que nunca ha sido respondida y que no he sido capaz de responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma humana es, ¿qué quiere una mujer?



El primer humano que insultó a su enemigo en vez de tirarle una piedra fue el fundador de la civilización.



Uno puede defenderse de los ataques; contra el elogio se está indefenso.



El inconsciente de un ser humano puede reaccionar al de otro sin pasar por el consciente.



Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro, a la mitad del camino.



Como lo físico, lo psíquico no es necesariamente lo que aparenta.



El sadismo está bien donde está, pero debe corregir sus fines.



La religión es una ilusión cuya fuerza deriva del modo en el que encaja con nuestros deseos instintivos.



Donde está el Ello, allí debe estar el Yo.



Quisiste matar a tu padre para ser él. Ahora eres un padre, pero uno muerto.



Es una predisposición humana considerar falsas las ideas desagradables.



La civilización está constantemente amenazada por la hostilidad entre las personas.



Una religión, incluso si se llama a sí misma religión de paz, debe ser dura y despiadada con quienes no pertenecen a ella.



El hombre se ha convertido en un dios protésico.



Cuando uno no tiene lo que quiere, debe querer lo que tiene.



Las emociones no expresadas nunca morirán. Están enterradas vivas y aparecerán más tarde de peores formas.



Analogías, es verdad, deciden nada, pero pueden hacer que uno se sienta más a gusto.



Una civilización que deja un número muy grande de sus participantes insatisfechos y los conduce a la revuelta no tiene ni merece la perspectiva de una existencia duradera.



La civilización comenzó por primera vez cuando una persona enfadada lanzó una palabra en lugar de una piedra.



Los hombres son fuertes en tanto en cuanto representan una fuerte idea. Y pierden ese poder cuando se oponen a ella.



La tendencia a la agresión es una innata, independiente, instintiva disposición en el hombre... constituye un poderoso obstáculo a la cultura.



La verdad al cien por cien existe tan poco como el alcohol al cien por cien.



El Estado beligerante permite a sí mismo cada tal fechoría, cada uno de esos actos de violencia, ya que deshonraría a la persona.



He sido un hombre afortunado; en la vida nada me ha sido fácil.



Si la juventud supiera, si era posible.



Los hombres son fuertes tanto tiempo ya que representan una fuerte idea de que se conviertan en impotentes cuando se oponen a ella.



Las flores son de descanso a la vista. No tienen ni emociones ni conflictos.