× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases Sigmund Freud

Frases Sigmund Freud

Fue un médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX.

353


  • Si la juventud supiera, si era posible.



  • Los hombres son fuertes tanto tiempo ya que representan una fuerte idea de que se conviertan en impotentes cuando se oponen a ella.



  • Las flores son de descanso a la vista. No tienen ni emociones ni conflictos.



  • De nuestras vulnerabilidades vienen nuestras fortalezas.



  • Los logros más complicados del pensamiento son posibles sin la asistencia de la consciencia.



  • Cuando la inspiración no me encuentra, hago medio camino para encontrarla.



  • Cuando la inspiración no viene a mí, hago medio camino para encontrarla.



  • La civilización comienza cuando una persona furiosa elige una palabra en lugar de una roca.



  • La gran pregunta que nadie ha respondido, y que no he sido capaz de responder tras treinta años de investigación del alma femenina es… ¿Qué quiere una mujer?



  • Mi amor es algo tan valioso para mí que no lo puedo dar a cualquiera sin haber reflexionado.



  • uando una relación amorosa está en su punto álgido, no hay cabida para el interés por el resto del mundo. Que los amantes se tengan el uno al otro es suficiente.



  • Las emociones no expresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde en formas más feas.



  • La incapacidad para tolerar la ambigüedad es la raíz de todas las neurosis.



  • Llamamos perversa a una práctica sexual cuando se ha renunciado a la meta de la reproducción y se persigue la ganancia del placer como meta autónoma.



  • Los sueños pueden ser así declarados: realizaciones ocultas de deseos reprimidos.



  • La religión es un intento de controlar el mundo sensorial en el que nos encontramos.



  • Es una predisposición de la naturaleza humana tomar una idea que no le complace como falsa. Así es más fácil encontrar argumentos que estén en contra de esta.



  • Un día en retrospectiva, los años de lucha se convertirán en los más hermosos.



  • No hay que ser mezquino con los afectos; lo que se gasta del fondo se renueva en el gasto mismo.



  • Supongo que el amor romántico se inventó como un medio brillante de seducción.



  • El deseo presiona siempre hacia adelante sin dominarse.



  • La oposición no es necesariamente enemistad; simplemente se hace mal uso y se hace una ocasión para la enemistad.



  • El que tiene ojos para ver y oídos para oír puede convencerse a sí mismo de que ningún mortal puede guardar un secreto. Si sus labios callan, charla con las yemas de los dedos; la traición rezuma de él por cada poro.



  • Es imposible escapar a la impresión de que las personas suelen utilizar estándares de medición falsos: que buscan el poder, el éxito y la riqueza para sí mismos y los admiran en los demás, y que subestiman lo que es de verdadero valor en la vida.



  • Estamos acostumbrados a decir que todo ser humano muestra impulsos, necesidades y atributos instintivos masculinos y femeninos, pero las características de lo que es masculino y femenino sólo se pueden demostrar en la anatomía, y no en la psicología.



  • Una civilización que deja insatisfechos a un número tan grande de sus participantes y los lleva a la revuelta no tiene ni merece la perspectiva de una existencia duradera.



  • Los hombres viven, en general, el presente con una cierta ingenuidad; esto es, sin poder llegar a valorar exactamente sus contenidos.



  • El conocimiento es la manipulación intelectual de observaciones cuidadosamente verificadas.



  • Toda persona normal, de hecho, es normal en promedio. Su ego se aproxima al del psicótico en una parte u otra y en mayor o menor medida.



  • Donde estaba la identificación, allí estará el ego.



  • Detrás de la depresión está la agresión vuelta contra uno mismo.



  • La madurez es la capacidad de posponer la gratificación.



  • En el desarrollo de la humanidad en su conjunto, al igual que en los individuos, el amor solo actúa como el factor civilizador en el sentido de que trae un cambio del egoísmo al altruismo.



  • Un egoísmo fuerte es una protección contra la enfermedad, pero en última instancia, debemos comenzar a amar para no enfermarnos, y debemos enfermarnos si, como consecuencia de la frustración, no podemos amar.



  • Un egoísmo fuerte es una protección.



  • La función capital de la cultura, su verdadera razón de ser, es defendernos contra la naturaleza.