× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Haruki Murakami

Frases de Haruki Murakami

Es un escritor y traductor japonés, autor de novelas, relatos y ensayos.

84


No importa lo mucho que has sufrido, a veces no quieres dejar marchar ciertos recuerdos.



Las memorias te calientan desde el interior, pero también te desgarran.



Nunca confío en personas sin apetito. Es como si siempre te estuvieran ocultando algo



Vi la luna sola, incapaz de compartir su fría belleza con nadie.



Si solo lees los libros que todo el mundo esta leyendo, solo puedes pensar lo que todo el mundo esta pensando.



Una persona aprende a amarse a sí misma a través de los simples actos de amar y ser amado por otra persona.



Cuando brotan esperanzas, el corazón se aprovecha y empieza a actuar por su cuenta.



Si eres joven y talentoso, es como si tuvieras alas.



Cuando las miras de muy arriba, casi todas las cosas te parecen bonitas.



Lo que para una persona puede ser una distancia prudencial, para otra puede ser un abismo.



Con suerte, incluso podría caer nieve para nosotros



Se siente bien pensar en ti cuando estoy en la cama. Siento como si estuvieras acurrucada a mi lado, profundamente dormida. Y creo que sería fantástico si fuera cierto.



Si eres capaz de recordarme, no me importa si las demás personas se olvidan de mi.



El problema es que en ti no hay nada que me llene.



Un recuerdo es algo que te caldea el cuerpo por dentro, pero que, al mismo tiempo, te desgarra por dentro con violencia.



Probablemente nunca se curen esas heridas del corazón. Pero no podemos simplemente sentarnos y mirar nuestras heridas para siempre.



Hay dos tipos de personas: los que son capaces de abrir su corazón a los demás y los que no. Tu te encuentras entre los primeros.



Sueño. A veces creo que es la única cosa correcta que hago.



Por desgracia, el reloj sigue andando, las horas siguen pasando. El pasado aumenta. El futuro se retira. Las posibilidades disminuyen, el arrepentimiento se amontona.



Las mentiras son cosas terribles. Se podría decir que los mayores pecados que afligen a la sociedad moderna son la proliferación de mentiras y silencios.



El fresco aroma del café pronto recorrió el apartamento, el olor que separa la noche del día.



Con cada momento que pasa estoy pasando a formar parte del pasado. No hay futuro, sólo el pasado acumulándose constantemente.



Lamentablemente, el reloj está corriendo y las horas están pasando. El pasado crece, el futuro se reduce. Las posibilidades decrecen y los arrepentimientos se amontonan.



Así se van en nuestras vidas los encuentros que perdemos por falta de palabras, por falta de imaginación.



Yo soy un escritor. No apoyo ninguna guerra. Esa es mi principio.



Cada escritor tiene su técnica de escritura - lo que puede y no puede hacer para describir algo como la guerra o la historia. No soy bueno en la escritura de esas cosas, pero lo intento porque siento que es necesario escribir ese tipo de cosas.



Mi padre pertenece a la generación que luchó contra la guerra en la década de 1940. Cuando yo era niño, mi padre me contaba historias - no tantos, pero significó mucho para mí. Quería saber lo que ocurrió entonces, para la generación de mi padre. Es una especie de herencia, la memoria de la misma.



No he leído tanta literatura japonesa. Porque mi padre era un maestro de la literatura japonesa, que sólo quería hacer algo más.



No tengo ningún modelo en la literatura japonesa. He creado mi propio estilo, mi propio camino.



He perdido algunos de mis amigos porque me puse tan famosos, gente que sólo asumí que iba a ser diferente ahora. Me sentí como si todo el mundo me odiaba. Ese es el momento más triste de mi vida.



Cuando yo era adolescente, pensé en lo maravilloso que sería si pudiera escribir novelas en Inglés. Tuve la sensación de que iba a ser capaz de expresar mis emociones mucho más directamente que si escribía en japonés.