Reflexiones sobre el amor

Reflexiones sobre el amor

Reflexiones sobre el amor. El amor es seguramente el tema más debatido por los enamorados. Tal vez porque todos lo necesitamos.


Solo sé de un deber y es amar.



Deja de buscar al amor de tu vida porque el amor no se encuentra, se construye.



El amor es como una flor, que cada día crece y crece tratando de alcanzar la felicidad.



Aunque exista el amor, en una relación la confianza es lo más importante para que perdure.



No te enamores de quien te dice lo que quieres oir, enamorate del que hace las cosas bien.



Se burlan porque le dijiste 'te amo' al primer mes, sin saber que llevabas una eternidad esperándola.



Nunca seas el primero en herir si no quieres ser herido. Sé el primero en amar si quieres ser amado.



Enamorarse es encontrar esa persona que hace cosas comunes pero en ella son hermosamente diferentes.



La diferencia entre "está buena" y "es preciosa", es la misma entre "me la quiero tirar" y "estoy enamorado de ella.



Durante la juventud creemos amar; pero solo cuando hemos envejecido en compañía de otro, conocemos la fuerza del amor.



Nunca conocerás la verdadera felicidad hasta que haya conocido el amor. Y nunca comprenderás el verdadero dolor, hasta que lo haya perdido.



Para una relación feliz a veces... no hay que escuchar todo lo que te dicen, no hay que creer todo lo que ves y no hay que decir todo lo que sabes.



Para manejarte a ti mismo, usa tu cabeza,para manejar a otros, usa el corazón.



Para aquel que realmente te quiere, no existen excusas para estar contigo.



Cuando el poder del amor supere el amor hacia el poder, el mundo conocerá la paz.



Nunca estamos tan indefensos contra el sufrimiento como cuando amamos.



El amor es la única fuerza capaz de transformar un enemigo en un amigo.



Las piedras fundacionales para el éxito equilibrado son la honestidad, carácter, integridad, fe, amor y lealtad.



Siempre hay algo de locura en el amor. Pero también hay siempre algo de razón en la locura.



La edad no te protege del amor, pero el amor te protege de la edad.