Frases de Voltaire

Frases de Voltaire

Fue un partidario abierto de la reforma social a pesar de las leyes de censura estrictas y castigos severos para los que rompen.

0


Si Dios no existiera, habría sido necesario inventarlo.



El amor propio es el instrumento de nuestra conservación. Se asemeja al mecanismo de la reproducción del género humano: es necesario, nos causa placer y debemos ocultarlo.



El hombre es libre en el momento en que desea serlo



Es difícil liberar a los necios de las cadenas que veneran



El amor no debe ser considerado como ciego, sino el amor propio.



El amor es un lienzo proporcionado por la naturaleza y bordado por la imaginación.



Una palabra mal colocada estropea el más bello pensamiento.



El deseo de agradar es al espíritu lo que el adorno a la belleza.



Quienes creen que el dinero lo hace todo terminan haciendo todo por dinero



La vida es un naufragio, pero no debemos olvidar tirar en los botes salvavidas.



Yo no sé de ningún gran hombre, excepto de aquellos que han prestado un gran servicio a la raza humana.



El gran consuelo en la vida es decir lo que uno piensa.



El paraíso fue creado para corazones tiernos; el infierno, para corazones sin amor.



Todos marchamos descarriados; el menos imprudente es aquel que más pronto llega a arrepentirse.



Es propio de las censuras acreditar las opiniones que atacan.



Raramente nos sentimos orgullosos cuando estamos solos.



Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás.



Los pueblos a quienes no se hace justicia se la toman por sí mismos más tarde o más pronto.



Es mejor arriesgarse a salvar a una persona culpable que condenar a una inocente.



Para los vivos debemos respeto, pero para los muertos solo debemos la verdad.



El café puede que sea un veneno, pero debe actuar de forma muy lenta porque hace 85 años que lo tomo y me siento muy bien.



Yo, como don Quijote, me invento pasiones para ejercitarme.



Leamos y bailemos. Estas dos diversiones no harán nunca daño al mundo.



Déjenos leer, y déjenos bailar; estas dos diversiones nunca harán ningún daño al mundo.



Dejad leer y dejad bailar; estos dos divertimentos nunca dañarán al mundo.



La originalidad no es otra cosa que imitación con criterio.



Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás



El corazón tiene sus propias razones que la razón no puede entender.



La ilusión es el primero de todos los placeres.



No puedes desear lo que no conoces.



El divorcio probablemente se remonta a la misma época que el matrimonio. Yo creo, sin embargo, que el matrimonio es algunas semanas más antiguo.



Todos estamos llenos de debilidades y errores; perdonémonos recíprocamente nuestras tonterías: es ésta la primera ley de la Naturaleza.



Piensa por tu cuenta y también deja que otros disfruten el privilegio de hacerlo también.



La discordia es el mal más grande de la humanidad; y la tolerancia es el único remedio para ella.



Juzga a un hombre por sus preguntas, en lugar de por sus respuestas.



No estoy de acuerdo con lo que tienes que decir, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo.



No pienses que el dinero lo hace todo o acabarás haciéndolo todo por el dinero.



Conviene siempre esforzarse más en ser interesante que exacto; porque el espectador lo perdona todo menos el sopor.



El hombre ha nacido para vivir entre las convulsiones de la inquietud o en la letargia del aburrimiento.



El secreto de aburrir a la gente consiste en decirlo todo.



Nuestro peor enemigo es el aburrimiento.



El primero que comparó a la mujer con una flor, fue un poeta; el segundo, un imbécil.



Dudar vale más que estar seguro.



La vacilación es el más vehemente indicio de la debilidad de carácter.



El hombre se precipita en el error con más rapidez que los ríos corren hacia el mar.



Lo perfecto es enemigo de lo bueno.



A los poderosos arrastrados por los placeres les falta tiempo para tener conciencia y en cuanto al pueblo, tampoco la tiene cuando se trata de ganar dinero.



Es increíble y vergonzoso que ni predicadores ni moralistas eleven más su voz contra los abusos hacia los animales.



Quien busca venganza después de la victoria es indigno de vencer.



Dios es un comediante presentándose frente a una audiencia con mucho miedo de reírse.



Aquellos que pueden hacerte creer en absurdidades, son capaces de hacerte cometer atrocidades.



Ama la verdad pero perdona el error.



Todo mal viene con alas y huye cojeando.



La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano.



Fuerza es, decía, que hayan los hombres estragado algo la naturaleza, porque no nacieron lobos, y se han convertido en lobos.



Mal obedecen los labios cuando murmura el corazón.



Las lágrimas son el lenguaje silencioso del dolor.



El que vive prudentemente, vive tristemente.



El arte de la medicina consiste en mantener al paciente en buen estado de ánimo mientras la naturaleza le va curando.



El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad.



El amor es la más fuerte de las pasiones, porque ataca al mismo tiempo a la cabeza, al cuerpo y al corazón.



El oído es la avenida hacia el corazón.



La injusticia, al final, genera independencia.



Qué mentalidad pobre hay que tener para decir que los animales son máquinas carentes de sentimientos y de entendimiento.



Es increíble y vergonzoso que ni predicadores ni moralistas hayan elevado su voz contra la bárbara costumbre de asesinar animales para comérselos.



El pobre no es libre; en todas partes es un siervo. Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento, y muera el que no piense como yo. Voluntad es deseo, y libertad es poder.



La libertad es incompatible con el amor. Un amante es siempre un esclavo.



Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás.



Rara vez somos orgullosos cuando estamos solos.



Lo infinitamente pequeño tienen un orgullo infinitamente grande.



Todo es soportable salvo el desprecio.



La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía, la hija loca de una madre cuerda.



Creo que el ateísmo es tan pernicioso como la superstición.



El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que toma los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es un fanático novicio de grandes esperanzas; podrá pronto llegar a matar por el amor de dios.



Siempre esperaré que sea más justo el que crea en Dios que el que no crea; pero también esperaré más disgustos y persecuciones de los que sean supersticiosos.



Debemos amar a nuestro país aunque nos trate injustamente.



La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda.



Una de las principales desgracias de las personas honestas es que son cobardes.



Es en vano que el cobarde huya; la muerte lo seguirá de cerca; Es sólo desafiándola que los valientes escapan.



El que sospecha invita a traicionarlo.



No conozco a ningún gran hombre, excepto aquellos que han rendido un gran servicio a la raza humana.



El que revela el secreto de otros pasa por traidor. El que revela el secreto propio, pasa por imbécil.



Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás.



El aprecio es algo maravilloso: hace que lo que es excelente en otros pertenezca a nosotros también.



La apreciación es algo maravilloso. Hace que lo que es excelente en otros nos pertenezca también.



¿Qué es la tolerancia? Es la consecuencia de la humanidad. Todos estamos formados de fragilidad y error; perdonemos recíprocamente la locura de los demás, esa es la primera ley de la naturaleza.



Martin en particular concluyó que el hombre nació para vivir en las convulsiones de la miseria o en el letargo del aburrimiento.