× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases sobre Océanos

Frases sobre Océanos. Encuentra docenas de Frases sobre Océanos con fotos para copiar y compartir.

46

  • Al proteger nuestros océanos, los estamos preservando para que los disfrute la próxima generación.



  • Rezo para ser como el océano, con corrientes suaves, tal vez olas a veces. Cada vez más quiero la consistencia en lugar de los altibajos.



  • Te encantará el océano. Te hace sentir pequeño, pero no de mala manera. Pequeño porque te das cuenta de que eres parte de algo más grande.



  • Tienes que pensar en tu carrera de la misma manera que miras el océano, decidiendo qué ola tomarás y qué olas no tomarás. Algunas de las olas serán grandes, algunas serán pequeñas, a veces el mar estará en calma. Tu carrera no será una marcha constante hacia la gloria.


  • Te pueden interesar también



  • Un río comienza añorando el océano.



  • El océano es tanto mi amante como mi amante. ¿De qué otra manera puedo explicar su beso salado que todavía está en mis labios?» Anthony T. Hincks



  • Para encontrar las perlas en el océano de la vida, debes aventurarte más allá de la orilla.



  • Si quieres escuchar la voz distante del océano, pon tu oído en los labios de una concha.



  • El universo es un océano sobre el que somos las olas. Mientras unos deciden surfear, otros se aventuran a bucear.



  • Pedir es el comienzo de recibir. Asegúrate de no ir al océano con una cucharadita. Al menos lleva un balde para que los niños no se rían de ti.



  • Mientras que la belleza interior permanece permanente como un océano. Por supuesto, aférrate a tu belleza interior.



  • Cada vez que me deslizo en el océano, es como volver a casa.



  • Juntos podemos enfrentar cualquier desafío tan profundo como el océano y tan alto como el cielo.



  • Podríamos aprender a dejar las cosas en paz y descansar en la conciencia, el océano, en lugar de ser arrojados por las olas. De esto se trata la práctica de la meditación.



  • Cada beso de una ola del océano se transmite, siempre que haya vida en los mares.



  • Y esta sensación de moverse con la tierra era algo así como la sensación de estar en el océano, en el océano más allá de este ascenso y descenso de las olas, acostado sobre el agua en movimiento, pulsando suavemente con las olas y sintiendo la suavidad, tirón inexorable de la luna.



  • Tenemos la responsabilidad de cuidar el océano como nos cuida a nosotros.



  • No hay nada de malo en disfrutar mirando la superficie del océano, excepto que cuando finalmente ves lo que sucede bajo el agua, te das cuenta de que te has perdido todo el punto del océano. Permanecer en la superficie todo el tiempo es como ir al circo y mirar el exterior de la carpa.


  • Te pueden interesar también



  • En el océano de la bajeza, cuanto más nos adentramos, más fácil es hundirnos.



  • Ah, bueno, entonces nunca te has parado en una playa mientras las olas chocan, el agua se extiende desde ti hasta que está más allá de la vista, moviéndose y azul y viva y mucho más grande de lo que parece incluso el más allá negro porque el océano oculta lo que contiene.



  • Si quieres encontrar un pez, mira en el océano. Si quieres encontrarte a ti mismo, busca en tu mente.



  • El profundo rugido del océano. El rompimiento de las olas en las costas más lejanas que el pensamiento puede encontrar. Los silenciosos truenos de las profundidades. Y de entre ellos, voces que llaman, pero no voces, zumbidos de tarareo, palabras y canciones de pensamiento a medio articular.



  • Estar en el océano, en la creación de Dios, es como un regalo que nos ha dado para disfrutar.



  • Amo el océano. Siempre me ha gustado el azul, tan tranquilo y apacible y deslizante. Y el miedo a eso.



  • La sensación más interesante al observar un océano es esta: parece que algo vendrá desde el horizonte lejano, ¡pero en realidad no llega nada!.



  • No hay nada más hermoso que la forma en que el océano se niega a dejar de besar la costa, sin importar cuántas veces se aleje.



  • Puedes verte a ti mismo como una ola en el océano o puedes verte como el océano.



  • Una luna llena salpicaba el océano negro con diamantes, y podía imaginar hadas bailando en la espuma plateada que entrelazaba las enormes y oscuras olas.



  • Sin la voluntad o el deseo de lograrlo, uno es como restos flotantes en los océanos del tiempo.



  • Hay algo en el océano que nunca deja de sorprenderme, la forma en que nunca deja de besar las costas a pesar de que la despiden, la forma en que sus olas pueden ser tranquilas y aterradoras y la forma en que nunca deja de calmar mi alma.



  • Sentí toda la amplitud y profundidad del océano alrededor de la esfera de la Tierra, […] las olas interminables de alegría nadando y silenciosas pérdidas de criaturas exquisitas con aletas y frondas, tentáculos y alas, coloridas y transparentes, diminutas y enormes, viniendo y yendo. No hay nada que el océano no haya visto.



  • Individualmente, somos una gota de agua. Juntos, somos un océano.



  • A diferencia de una gota de agua que pierde su identidad cuando se une al océano, el hombre no pierde su ser en la sociedad en la que vive. La vida del hombre es independiente. Nace no solo para el desarrollo de la sociedad, sino para el desarrollo de sí mismo.



  • El océano tiene vida propia. Sus mareas, remolinos, corrientes y remolinos son un testimonio de sus emociones conflictivas.



  • La arena recubre mi alma que se llena con el aliento del océano.



  • El océano me hace sentir muy pequeña y me hace poner toda mi vida en perspectiva … te hace sentir humilde.



  • No puedes cruzar el océano de la vida con solo soñar con ello, tienes que saltar y nadar.



  • El océano es más antiguo que las montañas y está cargado con los recuerdos y los sueños del tiempo.



  • El movimiento calmante del mar junto con la brisa inquieta del océano me acaricia suavemente creando un trance relajante que me arrulla a un lugar de paz.



  • Voy al océano para calmarme, para reconectarme con el creador, para ser feliz.