× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases sobre la Vanidad

Frases sobre la Vanidad. Encuentra docenas de Frases sobre la Vanidad con fotos para copiar y compartir.

0

  • La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados.



  • Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir.



  • La más segura cura para la vanidad es la soledad.



  • Se dice que las mujeres son vanidosas por naturaleza; es cierto, pero les queda bien y por eso mismo nos agradan más.



  • Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos sino para que se reconozca lo que sabía su autor.



  • Ningún vanidoso siente celos.



  • La vanidad hace siempre traición a nuestra prudencia y aún a nuestro interés.



  • En muchos casos hacemos por vanidad o por miedo, lo que haríamos por deber.



  • La vanidad es el amor propio al descubierto.



  • Para mí la vanidad es una dolencia tan superficial, que basta con rascarme un rato para que se me quite.



  • Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.



  • El ambicioso quiere ascender, hasta donde sus propias alas puedan levantarlo; el vanidoso cree encontrarse ya en las supremas cumbres codiciadas por los demás.



  • Vano quiere decir vacío; es tan ruin la vanidad que para afrentarla basta llamarla por su propio nombre.



  • Dios ha creado las noches que se arman de sueños y las formas del espejo para que el hombre sienta que es reflejo y vanidad.



  • Sin esa tonta vanidad que es el mostrarnos y que es de todos y de todo, no veríamos nada y no existiría nada.



  • La vanidad es la ciega propensión a considerarse como individuo no siéndolo.



  • El orgullo nos cuesta más que el hambre, la sed y el frío.



  • Las paredes del orgullo son altas y anchas. No se puede ver al otro lado.



  • Cuando el orgullo grita, es que el amor calla.



  • Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.



  • No estoy orgulloso, pero estoy feliz; y la felicidad ciega, creo, más que el orgullo.



  • Un hombre orgulloso siempre está menospreciando las cosas y las personas; y, por supuesto, mientras mires hacia abajo, no puedes ver algo que está por encima de ti.



  • Es mejor perder el orgullo con alguien que amas, en lugar de perder a ese ser que amas por culpa de tu inútil orgullo.



  • Pido pues a mi orgullo que siempre vaya del brazo con mi cordura. Y cuando me abandone mi cordura, pues le gusta alzar el vuelo, que mi orgullo vuele siquiera del brazo con mi locura.



  • Podría fácilmente perdonar su orgullo, si no hubiera mortificado el mío.



  • A través del orgullo, nos engañamos a nosotros mismos. Pero en el fondo, bajo la superficie de la conciencia, una voz suave y apagada nos dice: algo no está bien.



  • El orgullo debe morir en ti, o nada del cielo podrá vivir en ti.



  • Toda tu vida, otras personas intentarán quitarte tus logros. No te los quites tú.



  • Raramente nos sentimos orgullosos cuando estamos solos.



  • No aceptes la admiración de tu perro como prueba concluyente de que eres maravilloso.



  • Una y otra vez, el orgullo del hombre influye en tu propia caída.



  • Todos los hombres se equivocan, pero un buen hombre cede cuando sabe que ha hecho algo mal y lo repara. El único crimen es el orgullo.



  • Deja tu orgullo, tu ego y tu narcisismo en otro lugar. Las reacciones de esas partes de ti reforzarán los miedos más primitivos de tus hijos.



  • La vanidad es la necedad del egoísmo, y el orgulloso, la insolencia de la vanidad.



  • Durante mi infancia sólo ansié ser amada. Todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque, en el fondo, ya estaba muerta. Sólo el orgullo me salvó.



  • Deje que otros se enorgullezcan de cuántas páginas han escrito; Prefiero jactarme de los que he leído.



  • Un hombre orgulloso rara vez es un hombre agradecido, porque nunca piensa que obtiene tanto como merece.



  • El orgullo nos hace desear una solución a las cosas: una solución, un propósito, una causa final; pero cuanto mejores sean los telescopios, más estrellas aparecerán.



  • Si no tuviéramos orgullo, no nos lamentaríamos del orgullo ajeno.



  • El orgullo es la fuente de todas las enfermedades, porque es la fuente de todos los vicios.