× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Simone de Beauvoir

Frases de Simone de Beauvoir

Fue una escritora, profesora y filósofa francesa feminista.

0


La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad.



Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa.



Nadie me conoce ni me quiere completamente. Sólo me tengo a mí misma



Solo estoy yo. Nadie me quiere ni me conoce en mi totalidad.



La virilidad es la forma masculina de despreciar a la mujer.



El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres.



Cambia tu vida hoy. No apuestes por el futuro, actúa ahora, sin demora.



Es lícito violar una cultura, pero con la condición de hacerle un hijo.



Todos los amuletos que están hechos por el hombre, por muy temibles que sean, siempre están subordinados a él y es por ello que siempre los hombres tienen la capacidad de destruirlos.



Nadie es más arrogante hacia las mujeres, más agresivo y más detestable que un hombre ansioso por su virilidad.



Desearía que cada vida humana fuese una pura libertad transparente.



-Cambia tu vida hoy. No apuestes por el futuro, actúa ahora, sin demora.



Cambia tu vida hoy. No te juegues el futuro. Actúa ya, sin demora.



Me gustaría que cada vida humana fuese libertad pura y transparente.



Conocerse a sí mismo no es garantía de felicidad, pero está del lado de la felicidad y puede darnos el coraje para luchar por ella.



El secreto de la felicidad en el amor consiste menos en ser ciego que en cerrar los ojos cuando hace falta.



Entre dos individuos la armonía nunca viene dada, sino que debe conquistarse indefinidamente.



Que nada nos defina. Que nada nos sujete. Que sea la libertad nuestra propia sustancia.



Una mujer libre es justo lo contrario a una mujer fácil.



La verdad es una y el error, múltiple.



Hay un secreto para vivir feliz con la persona amada: no pretender modificarla.



No se nace mujer: se llega a serlo.



En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación.



El cuerpo no es una cosa, es una situación: es nuestra comprensión del mundo y el boceto de nuestro proyecto.



La familia es un nido de perversiones.



La naturaleza del hombre es malvada. Su bondad es cultura adquirida.



El hecho de que exista una minoría privilegiada no compensa ni excusa la situación de discriminación en la que vive el resto de sus compañeros.



Encanto es lo que tienen algunos hasta que empiezan a creérselo.



¿Qué es un adulto? Un niño inflado por la edad.



Lejos de que la ausencia de Dios autorice toda licencia, al contrario, el que el hombre esté abandonado sobre la tierra es la razón de que sus actos sean compromisos.



No nos engañemos, el poder no tolera más que las informaciones que le son útiles. Niega el derecho de información a los periódicos que revelan las miserias y rebeliones.



El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente.



Escribir es un oficio que se aprende escribiendo.



Soy incapaz de creer en la infinidad, pero tampoco acepto lo finito.



Nadie es más arrogante hacia las mujeres, más agresivo o desdeñoso, que el hombre que se siente ansioso respecto a su virilidad.



Vive de tal modo que nada de lo que hagas deba merecer el reproche o la condena de quienes te rodean.



El esclavo que obedece escoge obedecer.



Las arrugas en la piel son ese algo indescriptible que procede del alma.



Es absolutamente imposible encarar problema humano alguno con una mente carente de prejuicios.



No hay muerte natural: nada de lo que sucede al hombre es natural puesto que su sola presencia pone en cuestión al mundo. La muerte es un accidente, y aun si los hombres la conocen y la aceptan, es una violencia indebida.



Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra.



El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos.



En cierto sentido el misterio de la encarnación se repite en cada mujer; todo niño que nace es un dios que se hace hombre.



Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización en conjunto es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino.



Cambia tu vida hoy, no apuestes al futuro. Actúa ahora, sin demora..



Cuando era niña, cuando era adolescente, los libros me salvaron de la desesperación: eso me convenció de que la cultura era el valor más alto.



El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal.



Cuando una contradicción es imposible de resolver salvo por una mentira, entonces sabemos que se trata de una puerta.



Cuando un individuo se mantiene en situación de inferioridad, el hecho es que se vuelve inferior.



Eso es lo que yo considero verdadera generosidad: das todo de ti y aún así siempre sientes que no te cuesta nada.



Ninguna existencia puede ser válidamente realizada si se limita a sí misma.



El hombre se define como ser humano y la mujer como femenina. Cuando ella se comporta como un ser humano se dice que está imitando al varón.



Las personas felices no tienen historia.



Me parecía que tierra no hubiera sido habitable si no hubiese tenido a nadie a quien admirar.



La vida tiene valor siempre que se valore la vida de los otros, a través del amor, la amistad, la indignación y la compasión.



Las tragedias están bien por un rato: estás preocupado, eres curioso, te sientes bien. Y después se vuelve repetitivo, no avance, se vuelve terriblemente aburrido. Es muy aburrido, incluso para mí.



Comprar es un profundo placer.



Toda opresión crea un estado de guerra.



Todos los ídolos hechos por el hombre, sean lo aterradores que sean, están en realidad subordinados a él, y es por eso que siempre los tendrá en su poder para destruirlos.



La representación del mundo, como el mundo mismo, es el trabajo de los hombres; ellos lo describen desde su propio punto de vista, que confunden con la verdad absoluta.