× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Ronald Reagan

Frases de Ronald Reagan

Fue un actor y político estadounidense, el cuadragésimo presidente de los Estados Unidos entre 1981 y 1989.

0


El gran líder no es necesariamente el que hace grandes cosas. Es el que hace que la gente haga grandes cosas.



Algunos dicen que el trabajo duro no ha matado a nadie, pero yo me digo ¿Por qué arriesgarse?



Un pueblo libre de elegir siempre optará por la paz.



La paz no es ausencia de conflictos, es la capacidad para manejar conflictos por medios pacíficos.



Revolución significa la democracia en el mundo actual, no la esclavización de los pueblos a los corruptos y degradantes horrores del totalitarismo.



No podemos ayudar a todos, pero todo el mundo puede ayudar a alguien.



El dinero no puede comprar la felicidad, pero seguro que te conseguirá una mejor clase de recuerdos.



El futuro no pertenece a los iluminados de corazón. Pertenece a los valientes.



Los héroes no tienen que ser más valientes que los demás. Sólo tienen que ser valientes cinco minutos más.



Confíe pero verifique.



Un gran líder no necesariamente es quien hace grandes cosas. Es la persona que logra que otros las hagan.



Frecuentemente he dicho que no hay nada mejor para el interior del hombre, que el exterior de un caballo.



La libertad es el derecho a cuestionar y cambiar la forma establecida para hacer las cosas.



El hombre no es libre al menos que el gobierno sea limitado.



Nunca tomo café en el almuerzo. Me doy cuenta que me mantiene despierto por la tarde.



Mientras no tomo inspiración del pasado, vivo para el futuro.



No hay apremios en la mente humana, ningunas paredes alrededor del alcohol humano, ningunas barreras a nuestro progreso excepto ésos nosotros nosotros mismos erguidos.



La historia enseña que la guerra comienza cuando los gobiernos creen que el precio de la agresión es barato.



Debemos declarar la guerra a Vietnam del Norte. Podríamos pavimentar todo el país y poner tiras de aparcamiento en él, y aún así estar en casa por Navidad.



Merece la pena morir por la democracia, porque es la forma más profundamente honrada de gobierno jamás inventada por el hombre.



La democracia es la pena morir, porque es la forma más profunda de honor del gobierno jamás ideado por el hombre.



Sin Dios, la democracia no será y no puede durar mucho tiempo.



Dentro de las cubiertas de la Biblia son las respuestas para todos los problemas que enfrentan los hombres.



Por encima de todo, debemos darnos cuenta que ningún arsenal, o ninguna arma en los arsenales del mundo, es tan formidable como la voluntad y el coraje moral de los hombres y mujeres libres. Es un arma que nuestros adversarios en el mundo de hoy no tienen.