Frases de Ralph Waldo Emerson

Frases de Ralph Waldo Emerson

Fue un escritor, filósofo y poeta estadounidense. Líder del movimiento del trascendentalismo a principios del siglo XIX.

0


Un gran hombre siempre esta dispuesto a ser pequeño.



La mala hierba es una planta en la que aún no se han descubierto las virtudes.



Dios entra por una puerta privada en cada individuo.



La única recompensa de la virtud es virtud.



Un amigo podría ser reconocido como la gran obra de la naturaleza.



La única manera de poseer un amigo es serlo



Es una de las bendiciones de los viejos amigos que te puedes permitir ser estúpido con ellos.



Lo que está detrás y delante de nosotros son pequeñas cosas comparadas con lo que está dentro.



La gente solo ve lo que esta preparada para ver.



Por cada minuto que estás enojado pierdes sesenta segundos de felicidad.



No vayas donde guía el camino. Ve donde no hay camino y deja huella



No es la belleza lo que inspira la más profunda pasión. La belleza sin gracia es un anzuelo sin cebo. La belleza sin expresión cansa.



En todo el mundo, en el maravilloso balance de belleza y disgusto, se encuentran cosas malas y buenas.



La única persona a la que estas destinada ser es la persona que decidas ser.



Lo que se esconde detrás de ti y lo que está por delante, palidece en comparación con lo que se encuentra dentro de ti.



Por cada nueva mañana con su luz, por el descanso y el refugio de la noche, por la salud y los alimentos, por el amor y los amigos, por todo lo que tu bondad nos da.



Cuando todo está demasiado oscuro, puedes ver las estrellas.



Cree en ti mismo, nuestra fortaleza nace de nuestra debilidad.



No sigas por donde el camino te lleve, avanza por donde no hay camino y deja un rastro.



Nuestra desconfianza es muy cara.



El secreto de la educación reside en respetar al pupilo.



Sin ambición no se comienza nada. Sin trabajo no se finaliza nada. El premio no te será enviado. Lo tienes que ganar.



Confía en tu instinto hasta el final, aunque no puedas darle la razón



Adopta el paso de la naturaleza: su secreto es la paciencia.



La creación de mil bosques está en una bellota.



La tierra ríe en las flores.



Por cada minuto que permaneces molesto, renuncias a 60 segundos de paz mental.



La primera riqueza es la salud.



Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía.



El que no esta conquistando todos los días algún miedo no ha aprendido el secreto de la vida.



Cuando una persona es rechazada, atormentada, derrotada, tiene la oportunidad de aprender algo.



El conocimiento es un antídoto para el miedo.



No vayas por donde guía el camino. Ve, en cambio, donde no hay camino y deja rastro.



Las cosas enseñadas en los colegios y universidades no son educación, sino los medios de la educación



Escribe en tu corazón que cada día es el mejor del año.



Si encontramos a un hombre de extraño intelecto, deberíamos preguntarle qué libros lee.



Un hombre se conoce por los libros que lee.



El arte del comerciante consiste en llevar una cosa desde un sitio donde abunda a otro donde se paga cara.



Siempre hay seguridad en el valor.



Los buenos hombres no deben de obedecer la ley tan bien.



No puedes hacer un gesto amable demasiado pronto porque no sabes cuándo será demasiado tarde



Nada es más sagrado que la integridad de tu propia mente.



La mayor parte de las veces, la alegría es conquistada por una rigurosa disciplina.



Juzgamos la sabiduría de un hombre por su esperanza.



Grabad esto en vuestro corazón: cada día es el mejor del año.



Nuestra grandeza no esta en no caer nunca, sino en levantarse cada vez que nos caemos.



La única persona en la que estás destinado a convertirte es la persona que decidas ser.



Todo hombre por si solo es sincero. Cuando entra una segunda persona, la hipocresía comienza.



Toda revolución fue primero un pensamiento en la mente de un hombre.



Ningún cambio de circunstancias puede reparar un defecto de carácter.