Frases de Paulo Coelho

Frases de Paulo Coelho

Paulo Coelho es un escritor brasileño. Su obra El Alquimista es el libro brasileño más vendido de todos los tiempos.

0


No permitas que tus heridas te transformen en alguien que no eres.



El amor no está en el otro, está dentro de nosotros mismos; nosotros lo despertamos. Pero para que despierte necesitamos del otro.



Lo difícil atrae, lo imposible seduce, lo complicado asusta, lo extremadamente complicado enamora.



Uno es amado porque es amado. No se necesita una razón para amar.



Disfrutar de los pequeños instantes con con las personas que amas, eso es felicidad.



El talento es la esencia del alma humana.



Es necesario aprender lo que necesitamos y no únicamente lo que queremos.



Si estamos solos, nos volvemos más solitarios. La vida es extraña



Las lágrimas son palabras que necesitan ser escritas



Eres lo que crees que eres.



Las cosas simples son las más extraordinarias y sólo los sabios consiguen verlas.



No hay nada peor que aquellos que confunden la lealtad con la aceptación de todos los errores.



Donde hay lealtad, las armas no sirven.



Seas quien seas, hagas lo que hagas, cuando deseas con firmeza alguna cosa es porque este deseo nació en el alma del universo. Es tu misión en la tierra.



Un niño puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea.



Ninguno de nosotros sabe lo que podría suceder ni siquiera el próximo minuto, pero seguimos adelante. Porque confiamos. Porque tenemos fe.



Recuerda que donde este tu corazón, allí encontrarás tu tesoro.



Porque creías que era capaz de portarme decentemente, lo hice.



La calma absoluta no es la ley del océano. Lo mismo ocurre en el océano de la vida.



Escoger un camino significa abandonar otros. Si pretendes recorrer todos los caminos posibles acabarás no corriendo



El camino es el que nos enseña la mejor forma de llegar y nos enriquece mientras lo estamos cruzando.



Nunca te van a cambiar por algo mejor, sólo por algo más fácil.



Cuando bailas puedes disfrutar el lujo de ser tú mismo.