× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Lope de Vega

Frases de Lope de Vega

Fue uno de los poetas y dramaturgos más importantes del Siglo de Oro español,

0


  • Que más vale pobreza en paz, que en guerra mísera riqueza



  • Nadie se le dio veneno en risa.



  • Que más mata esperar el bien que tarda que padecer el mal que ya se tiene.



  • No quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia.



  • Que pobreza no es vileza mientras no hace cosas malas.



  • Que no hay vasos de veneno a los mortales sentidos, Teodoro, como los ojos de una mujer.



  • Si matas con los pies, Inés hermosa, ¿qué dejas para el fuego de tus ojos?



  • Que no hay tan diestra mentira, que no se venga a saber.



  • Celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.



  • La raíz de todas las pasiones es el amor. De él nace la tristeza, el gozo, la alegría y la desesperación.



  • La mayor venganza del que es sabio, es olvidar la causa del agravio.



  • Que no hay, para olvidar amor, remedio como otro nuevo amor, o tierra en medio.



  • Primeramente has de hacer resolución de olvidar, sin pensar que has de tornar eternamente a querer.



  • Con algunas flores en mi jardín, media docena de fotos y algunos libros, vivo sin envidia.



  • No hay mayor gloria que el amor, ni ninguna gran castigo que celosamente.



  • ¡Oh, libertad gran tesoro! porque no hay buena prisión, aunque fuese en grillos de oro.



  • Porque dicen, amor, que no caminas si los celos no te calzan las espuelas.



  • Son celos cierto temor tan delgado y tan sutil, que si no fuera tan vil, pudiera llamarse amor.



  • No sé yo que haya en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas.



  • Nunca el honor se perdió mientras duró el secreto.



  • La poesía es pintura de los oídos, como la pintura poesía de los ojos.



  • En esta tabla de tu Cruz divina saldré de la tormenta del mar fiero con el aliento del vivir postrero, a donde el Norte de su luz me inclina. La nave de mi vida peregrina.



  • ¡Dios me libre de enemistades de amigos!