× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Khalil Gibran

Frases de Khalil Gibran

Fue un poeta, pintor, novelista y ensayista libanés; es conocido como el poeta del exilio.

0


Existen aquellos que llevan la verdad dentro de sí pero no la expresan con palabras.



La amistad es siempre una dulce responsabilidad, nunca una oportunidad.



Nunca el amor ha conocido su propia intensidad hasta la hora de la separación.



La tristeza no es más que una valla entre dos jardines



El cariño y la bondad no son signos de debilidad y desesperación, sino manifestaciones de fuerza y ​​resolución.



El ayer no es más que el recuerdo de hoy, y el mañana es el sueño de hoy.



Trabajar con amor es construir una casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa.



El amor y la duda nunca han estado en buenos términos



Un día me preguntarás que es más importante, si mi vida o la tuya. Yo diré que la mía y tú te irás sin saber que tú eres mi vida.



El silencio del envidioso está lleno de ruidos.



Los dones que provienen de la justicia son superiores a los que se originan en la caridad.



Todos somos como la luna brillante, todavía tenemos nuestro lado oscuro.



El arte es un paso desde lo visible y conocido hacia lo desconocido.



Aquel que no usa su moralidad como su mejor atuendo, estaría mejor desnudo.



Si tu corazón es un volcán, ¿cómo esperas que en él broten flores?



Los hombres que no perdonan a las mujeres sus pequeños defectos jamás disfrutarán de sus grandes virtudes



Del sufrimiento emergieron las almas más fuertes, los carácteres sólidos tienen cicatrices



El acto más pequeño de amabilidad vale más que la intención más grande.



El matrimonio es un anillo de oro en una cadena que empieza en una mirada y acaba en la eternidad.



El amor es siempre tímido ante la belleza, al paso que la belleza anda siempre detrás del amor.



Cuando te encuentres triste, observa de nuevo en tu corazón y verás que en verdad estás llorando por lo que ha sido anteriormente tu encanto.



La perplejidad es el comienzo del conocimiento.



La música es el lenguaje del espíritu. Abre el secreto de la vida trayendo la paz y aboliendo la contienda.



En mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido



Todo lo que el espíritu desea, el espíritu alcanza.



Solo oramos cuando nos falta algo y estamos en apuros, ojalá ores cuando tengas todo y estés lleno de alegría y abundancia.



El amor es la única flor que crece y florece sin la ayuda de las estaciones.



Siembra una semilla y la tierra te dará una flor. Sueña tu sueño con el cielo y te traerá a tu amado.



Tu vida no esta tan determinada por lo que te trae la vida como por tu actitud ante ello; no tanto por lo que te ocurre como por la forma en que miras lo que te ocurre.



Siempre se ha sabido que el amor no conoce su propia profundidad hasta la hora de la separación.



Nunca pienses que puedes tener el control sobre el curso del amor, ya que el amor, si te encuentra digno, dirigirá tu curso.



Los lobos cazan ovejas en la oscuridad de la noche, pero la mancha de sangre prevalece en las piedras del valle hasta que el amanecer llega y el sol revela el crimen ante todos.



Y, como las semillas soñando bajo la nieve, vuestro corazón sueña con la primavera.



Si tu corazón es un volcán, ¿cómo esperas que crezcan flores en él?.



Una vida sin amor es como un árbol sin flores o frutos.



Descansa en la razón, muévete en la pasión.



El ansia de confort mata la pasión del alma y camina sonriente en su funeral.



Hacer amistad con el ignorante es tan tonto como discutir con el borracho.



Del sufrimiento han emergido las almas más fuertes, los caracteres más sólidos están fortalecidos por cicatrices.



La generosidad significa dar más de lo que puedes, acción contraria al orgullo, que lo único que hace es tomar de ti lo que menos necesitas.



El ayer es la memoria de hoy y el mañana es el sueño de hoy.



La tristeza es un muro entre dos jardines.



He aprendido el silencio del hablador, la tolerancia del intolerante y la amabilidad del cruel; pero extraño, soy desagradecido con estos maestros.