× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de José Ortega y Gasset

Frases de José Ortega y Gasset

Fue un filósofo y ensayista español, exponente principal de la teoría del perspectivismo y de la razón vital e histórica, situado en el movimiento del novecentismo.

0


  • El amor auténtico se encuentra siempre hecho. En este amor un ser queda adscrito de una vez para siempre y del todo a otro ser. Es el amor que empieza con el amor.



  • La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.



  • La técnica es el esfuerzo para ahorrar esfuerzo.



  • El esfuerzo es sólo esfuerzo cuando empieza a doler.



  • Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas.



  • Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión.



  • Con la moral corregimos los errores de nuestros instintos, y con el amor los errores de nuestra moral.



  • El rencor es una efusión de sentimientos de inferioridad.



  • Dime a qué le prestas atención y te diré quién eres.



  • El malvado descansa algunas veces, el necio jamás.



  • De querer ser a creer que se es ya, va la distancia de lo trágico a lo cómico.



  • El mando debe ser un anexo de la ejemplaridad.



  • La poesía es la adolescencia fermentada y por tanto preservada.



  • Sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde.



  • No sabemos lo que nos pasa y eso es precisamente lo que nos pasa.



  • La lealtad es el camino más corto entre dos corazones.



  • La vida es una serie de colisiones con el futuro; no es una suma de lo que hemos sido, sino de lo que anhelamos ser.



  • El deseo muere automáticamente cuando se logra: fenece al satisfacerse. El amor en cambio, es un eterno insatisfecho.



  • Dime cómo te diviertes y te diré quién eres.



  • El progreso no consiste en aniquilar hoy el ayer, sino, al revés, en conservar aquella esencia del ayer que tuvo la virtud de crear ese hoy mejor.



  • Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos. Solo cabe progresar cuando se piensa en grande.



  • Cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad.



  • El mayor crimen está ahora, no en los que matan, sino en los que no matan pero dejan matar.



  • Juventud no requiere razones para vivir, sólo necesita pretextos.



  • Quien en nombre de la libertad renuncia a ser el que tiene que ser, ya se ha matado en vida: es un suicida en pie. Su existencia consistirá en una perpetua fuga de la única realidad que podía ser.



  • La ley nace de la desesperación de la naturaleza humana.



  • No hay nada más fecundo que la ignorancia consciente de sí misma.



  • No hay duda; incluso un rechazo puede ser la sombra de una caricia.



  • Nuestras convicciones más firmes tienden a ser las más sospechosas; marcan nuestras limitaciones y nuestros límites. La vida es una cosa insignificante a menos que sea movida por el impulso indomable de ampliar sus límites.



  • Biografía: un sistema en el que se unifican las contradicciones de la vida humana.



  • Al hablar, al pensar, nos comprometemos a aclarar las cosas, y eso nos obliga a exagerarlas, a dislocarlas, a esquematizarlas. Todo concepto es en sí mismo es una exageración.



  • El cínico, parásito de la civilización, vive de negarlo, por el mismo motivo que está convencido de que no fallará.



  • El que no se siente realmente perdido, está perdido sin remisión; es decir, nunca se encuentra a sí mismo, nunca se enfrenta a su propia realidad.



  • Una estupidez no se puede dominar si no es con otra.



  • Puede haber tanta nobleza en ser el último como en ser el primero, porque las dos posiciones son igualmente necesarias en el mundo, una para complementar a la otra.



  • A la postre, el engaño resulta ser un humilde parásito de la ingenuidad.



  • La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada.



  • Todas las filosofías cínicas han hecho su entrada en la sociedad arropándose con los guiñapos de la franqueza.



  • En tanto que haya alguien que crea en una idea, la idea vive.



  • La vida humana eterna sería insoportable. Cobra valor precisamente porque su brevedad la aprieta, densifica y hace compacta.