× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de John Le Carre

Frases de John Le Carre

Fue un novelista británico especializado en relatos de suspense y espionaje ambientados en la época de la Guerra Fría.

0


  • La traición solo puede suceder si amas.



  • La traición es en gran medida una cuestión de hábito.



  • La traición solo puede ocurrir si amas.



  • Tengo temple, soy capaz. Dentro de mí, se haya un hombre intocable. Si regresaran ahora y me torturaran de nuevo, nunca podrían tocarme. Pasé el examen. Me gradué del dolor.



  • Algunas personas han recibido la maldición de una cantidad excesiva de lealtad, pues podría llegar un día en que no les quedara nada a lo que servir.



  • Enseñé principalmente alemán y literatura en Eton. Pero ningún maestro con los alumnos privados debe estar preparado para enseñar todo lo que piden. Eso puede ser tan diversas como las primeras pinturas de Salvador Dalí o cómo los abejorros logran volar.



  • Yo trabajaba para el MI6 en los años sesenta, durante la gran caza de brujas, cuando la paranoia compartida de la guerra fría se apoderó de los servicios.



  • Durante la Guerra Fría, vivimos en tiempos codificadas cuando no era fácil y había tonos de gris y la ambigüedad.



  • La Guerra Fría había terminado mucho antes de que fuera declarado oficialmente muerto.



  • No sé si es la edad o la madurez, pero sin duda me encuentro comprometido cada vez más a las formas más flexibles de la democracia occidental a cualquier precio.



  • A la mayoría de la gente le gusta leer sobre intrigas y espías. Espero ofrecer una metáfora de la vida cotidiana del lector medio. La mayoría de nosotros vivimos en una relación ligeramente conspirativa con nuestro empleador y quizás con nuestro matrimonio.



  • La única recompensa del amor es la experiencia de amar.



  • Cuantas más identidades tiene un hombre, más expresan a la persona que ocultan.



  • A veces tenemos que hacer algo para descubrir la razón. A veces nuestras acciones son preguntas, no respuestas.



  • Los monstruos de nuestra infancia no se desvanecen, ni son totalmente monstruosos. Pero tampoco, en mi experiencia, llegamos a un plano de desapego con respecto a nuestros padres, por sabios y viejos que seamos. Pretender lo contrario es hacer trampa.



  • Aquello contra lo que luchaban en vano los dioses y todo humano sensato no era la estupidez. Era la pura indiferencia, la desconsiderada y maldita indiferencia ante los intereses de cualquiera excepto los propios.



  • Los novelistas no están equipados para hacer una película, en mi opinión. Ellos hacen su propia película cuando escriben: están echando, están vistiendo la escena, que están trabajando en la energía de la escena viene y también está confiando enormemente en la imaginación creativa del lector.