Frases Tristes de Amor

Frases Tristes de Amor

Frases tristes de amor. El amor es la fuerza que mueve el universo y cuando las cosas no salen como quisiéramos, despierta en nosotros cierta tristeza.


Estar separados no significa olvidarnos o pensar que se puede borrar todo lo que hemos vivido juntos.



Te vas, y contigo se van los besos que nunca te he dado, las caricias que aún no inventé para ti, nuestro futuro juntos.



Este adiós sin palabras no lo quiso ninguno de los dos, pero hay cosas que suceden por más que uno quiera que sea diferente.



Si hice míos tus ojos, tus manos, tus sueños, tu alegría y tristeza, tus esperanzas... si hice mía tu vida entera ¿con qué me quedo si te vas?



Aunque ya no estemos juntos no te apartas de mí, sigues viviendo en mi corazón y en el amor que todavía te tengo.



No me di cuenta cuándo ni cómo sucedió, pero se acabó el amor que sentíamos antes.



Amarte es una estupidez si solo puedo hacerlo en el recuerdo, pero no puedo evitarlo.



Quizás un día nos volvamos a ver, pero ya no seremos los mismos, ya habrá cambiado todo y nunca más volverá a ser igual que ayer.



En el momento justo cuando empezaba a darme cuenta de lo mucho que te amo, tú decides irte.



Ahora que no te tengo es cuando más presente estás, cuando más te recuerdo, a pesar de que quiera con todas mis fuerzas olvidarte.



Una y otra vez me pregunto hasta el cansancio: ¿por qué no puedo olvidarlo si ya no me ama?, ¿por qué lo sigo amando?



Quisiera guardar todo lo que vivimos juntos, todo lo que nos amamos, todos nuestros recuerdos en un lugar secreto, seguro, escondido, para que aunque pase el tiempo permanezca allí intocable, por si un día vuelves a retomarlo justo donde lo dejamos.


Encontrarse, de pronto, con las manos vacías, con el corazón vacío. Sombra perdida entre las sombras, ¿cómo recuperarte, rehacerte, vida?



Es doloroso escribir un adiós, para intentar hacer que esa persona te diga para, quédate a mi lado.




Cuando me miras siento alegría y tristeza, la alegría de verte y la tristeza de no tenerte.



Te quise muchísimo durante mucho tiempo, pero llegó el día en que desperté de ese bonito sueño y entendí que sólo tenías tiempo para todo lo demás, pero no para mí. Te lloraré, pero nunca volveré a creerte, nunca volveré a ti. Adiós.



Siempre he necesitado de tu amor para poder respirar, ahora sin ti a mi lado ya no sé lo que voy a hacer.



¿Sabes? Pensé que deberías saberlo. – ¿Saber qué? – Que alguna vez fuiste feliz conmigo.



Al final de la tormenta viene la calma, pero sin de tu amor no hay más nada.



Un millón de palabras no te traerían de vuelta, lo sé porque lo he intentado, yo nunca hubiera un millón de lágrimas, sé que he llorado.