× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Jean de la Bruyere

Frases de Jean de la Bruyere

Fue un escritor y moralista francés.

0


Cuando una mujer bella elogia la belleza de otra, puede estar segura de que es más hermosa que la elogiada.



El primer día uno es un invitado, el segundo una carga y el tercero una plaga.



De las dificultades nacen los milagros.



Hay situaciones en la vida en que la verdad y la sencillez forman la mejor pareja.



Como los niños no poseen ni futuro ni pasado pueden disfrutar del presente. Esto no les pasa a los adultos.



Conviene reír sin esperar a ser dichoso, no sea que nos sorprenda la muerte sin haber reído.



Hay personas que empiezan a hablar un momento antes de haber pensado.



Los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez nos ocurre a nosotros.



El odio es tan duradero y tenaz, que la reconciliación en un lecho de enfermo, ciertamente, presagia la muerte.



Si la pobreza es la madre de todos los vicios, la carencia de espíritu es el padre.



Si la pobreza es la madre de los crímenes, la falta de espíritu es su padre.



Es difícil decidir si la incertidumbre hace al hombre más desgraciado que despreciable.



Los puestos de responsabilidad hacen a los hombres eminentes más eminentes todavía, y a los viles, más viles y pequeños.



Dos personas no pueden ser amigas por mucho tiempo si no se pueden perdonar sus pequeños errores.



Debemos reír antes de ser felices, por miedo a morir sin haber reído del todo.



Querer olvidar a alguien significa pensar en él.



No hay más que tres acontecimientos importantes en la vida: nacer, vivir y morir. No sentimos lo primero, sufrimos al morir y nos olvidamos de vivir.



Para llegar a la meta de sus propósitos, la mayoría de los hombres es más capaz de un esfuerzo extraordinario que de una larga perseverancia.



La vida es corta y enojosa, transcurre deseando siempre.



De nuestras dificultades nacen milagros.



El placer que sentimos al criticar nos roba su desplazamiento cosas muy hermosas.



La lógica es la técnica por la que añadimos convicción a la verdad.



Todas las desgracias de los hombres brotan de su odio a la soledad.