× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Friedrich Nietzsche

Frases de Friedrich Nietzsche

Fue uno de los más grandes filósofos de todos los tiempos, siendo reconocido como una figura de la filosofía contemporánea.

0


Una virtud hipertrofiada puede acarrear tantos males como un vicio hipertrofiado.



Siempre hay algo de locura en el amor. Pero también hay siempre algo de razón en la locura.



El amor es ciego; la amistad cierra sus ojos.



El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.



Es sencillo hacer que las cosas sean complicadas, pero difícil hacer que sean sencillas.



Es imposible sufrir sin hacer que alguien pague por ello; cada queja ya contiene venganza.



La diferencia entre Dios y yo es que yo existo.



EL juicio de lo bello del hombre es producto de la vanidad que posee como especie.



El gran estilo nace cuando lo bello obtiene la victoria sobre lo enorme.



¡Dios está muerto! ¡Sigue muerto! Y lo hemos matado entre todos.



Sin música la vida sería un error.



Cuando se tienen muchas cosas que meter en él, el día tiene cien bolsillos.



Cómo podrías renacer sin antes haber quedado reducido a ceniza.



El amor no es consuelo, es la luz.



Pido pues a mi orgullo que siempre vaya del brazo con mi cordura. Y cuando me abandone mi cordura, pues le gusta alzar el vuelo, que mi orgullo vuele siquiera del brazo con mi locura.



No me molesta que me hayas mentido, me molesta que a partir de ahora no pueda creerte



Uno debe morir con orgullo cuando ya no es posible vivir con orgullo.



La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano.



Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti.



La boca puede mentir, pero la mueca que se hace en ese momento revela, sin embargo, la verdad.



Lo más querido sería para mí amar la tierra tal como la luna la ama, y sólo con los ojos palpar su belleza.



El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa.



El camino más corto no es el más derecho, sino aquel en que el viento mueve nuestras velas; no obedecer a las reglas



El que quiera cosechar en la vida felicidad y tranquilidad, no tiene más que desviarse de los caminos que conducen a ...



Deberíamos considerar perdidos los días en que no hemos bailado al menos una vez.



Solo creería en un dios que sepa cómo bailar.



Todo pensador profundo tiene más miedo a ser entendido que a ser malentendido.



Yo sólo creo en un Dios que sabe bailar.



Siempre hay algo de locura en el amor.



Nada en la tierra consume a un hombre más rápidamente que la pasión del resentimiento.



Los pensamientos son las sombras de nuestros sentimientos; siempre más oscuros, más vacíos y más simples.



No se odia mientras se menosprecia. No se odia más que a un igual o a un superior



Los grandes hombres luchan contra los elementos que merman su misma grandeza, en otras palabras, su propia libertad y sinceridad.



Hablar mucho de uno mismo también puede ser una forma de ocultarse uno mismo.



Hay una vieja ilusión. Se llama bien y mal



El conocimiento mata la acción. La acción requiere el velo de la ilusión.



La libertad es la voluntad de ser responsables de nosotros mismos.



Un pensandor ve sus acciones como experimentos y las preguntas como intentos para descubrir algo. El éxito y el fracaso son respuestas para él.



Cuando estamos cansados, somos atacados por ideas que conquistamos hace mucho tiempo.



No es la falta de amor sino la falta de amistad lo que hace infelices a los matrimonios.



Cuando uno no ha tenido un buen padre, uno debe crear uno.



En verdad os digo que el que menos tiene es el más libre; bendita sea la pequeña pobreza.



Si las miradas bastaran para matar, ya habríamos muerto hace tiempo.



¿No es la vida cien veces demasiado breve para aburrirnos?



Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.



Se llama bueno al que quiere ser siempre el primero, pero también al que no quiere sobresalir en detrimento de nadie.



La forma más segura de corromper la juventud es enseñarles a tener en alta estima a aquellos que piensan igual en vez de a aquellos que piensan diferente.



La mordedura de la conciencia es indecente.



Debe haber caos en ti mismo para que puedas dar a luz a una estrella bailarina.



El hombre es el animal más cruel.



Después de tener contacto con una persona religiosa, siempre siento que debo lavarme las manos.



En el cristianismo, ni la moralidad ni la religión entran en contacto la una con la otra.



La decisión cristiana de considerar que el mundo es feo y malo ha convertido al mundo en un lugar feo y malo.



«Fe» significa no querer saber cuál es la verdad.



Toda verdad es simple, ¿No es eso una doble mentira?



No hay hechos, sólo interpretaciones.



Se cree que las explicaciones místicas son profundas, pero la verdad es que ni siquiera son huecas.



La manera más desagradable de replicar en una polémica es la de enojarse y la de callar, pues el agresor interpreta ordinariamente el silencio como un desprecio.



Siempre existe algo de locura en el amor. Pero también siempre existe algo de razón en la locura.



Aquel que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo.



Un buen escritor no solo posee su propio espíritu, sino también el espíritu de sus amigos.



En el amor hay siempre algo de locura, pero también hay siempre en la locura algo de razón.



Lo que se hace por amor está más allá del bien y del mal.



Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.



Lo que es muy difícil de comprender por los hombres es su ignorancia con respecto a ellos mismos.



Para el arte del sueño uno debe estar despierto todo el día.



La ventaja de una mala memoria es que uno disfruta varias veces las mismas buenas cosas por primera vez.



¿Estuve enfermo? ¿He sanado? ¿Y quién ha sido mi médico? ¡Ah! Si todo lo he olvidado, mi médico fue el olvido.



Bienaventurados los olvidadizos, porque consiguen lo mejor incluso en sus meteduras de pata.



La existencia del olvido nunca ha sido probada: sólo sabemos que hay cosas que no vienen a la mente cuando queremos que lo haga.



Si no somos capaces de olvidar completamente algunas personas, se nos hace imposible vivir.



Lo que no nos mata, nos hace más fuertes.



Para que el arte exista, para que pueda existir cualquier actividad que se considere bonita, debe haber una precondición indispensable: la intoxicación.



Las mentes más profundas de todos los tiempos han sentido compasión por los animales.



El cinismo es la única fuerza bajo la cual las almas vulgares rozan lo que se llama sinceridad.



La sensatez comienza ya en la cocina.



La lástima es la sensación más agradable entre los que tienen poco de orgullo y ninguna perspectiva de grandes conquistas.



Para ambas partes de una controversia, la manera más desagradable de vengarse es callar y verse molesto, ya que el agresor usualmente interpreta esto como una señal de desprecio.



El hombre es más sensible al desprecio de los otros que al desprecio hacia uno mismo.



El desprecio moral es una indignidad e insulto mucho mayor que cualquier tipo de crimen.



El que no tiene dos terceras partes de la jornada para sí mismo, es un esclavo, sea lo que sea, político, comerciante, funcionario o erudito.



El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros.



En la venganza y en el amor, la mujer es más cruel que el hombre.



Hacer grandes cosas es difícil, pero ordenar grandes cosas lo es aún más.



La envidia silenciosa crece en el silencio.



Quien es odiado por el pueblo como el lobo por los perros es el espíritu libre y soberano, enemigo de todas las bajezas y de todo adorar, que vive en el bosque.



Olvida uno su falta después de haberla confesado a otro, pero normalmente el otro no la olvida.



A la mujer le gusta creer que el amor puede lograr cualquier cosa; es su superstición personal.



El visionario se miente a sí mismo, el mentiroso solo a los demás.



Quizá nadie haya sido nunca bastante sincero para definir la sinceridad.



El futuro influye tanto en el presente como en el pasado.



Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado.



La esencia de todo bello arte es la gratitud.



Contra el aburrimiento, los dioses mismos luchan en vano.



No es una falta de amor, es la falta de amistad lo que hace que un matrimonio infeliz.



No he vivido nunca un otoño semejante, ni siquiera creía que algo así fuera posible sobre la tierra.



No es la falta de amor, sino la falta de amistad la que genera matrimonios infelices.



El pensador ve sus propias acciones como experimentos, y sus preguntas como intentos de encontrar algo. El éxito y el fracaso son respuestas para él.



Uno debe controlar su corazón porque si lo deja libre, se corre el riesgo de perder el control de la cabeza.



El mundo es bello, pero tiene un defecto llamado hombre.



La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte.