× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Desamor

3.8k

  • Me gustaría ser una niña otra vez, porque las rodillas peladas son más fáciles de sanar que el corazón roto.



  • Te das cuenta de que la vida es una paradoja cuando la única persona que más te puede hacer reír y sonreír, te hace llorar.



  • La tristeza se desvanece sobre las alas del tiempo.



  • Es ciertamente una tragedia cuando la agonía y el resentimiento son toda la relación que te queda con alguien que alguna vez amaste.


  • Te pueden interesar también



  • Lo más triste del amor no es solamente que no puede durar para siempre, si no que el desamor se olvida rápidamente.



  • Recuerda que los aviones despegan con el viento en contra, nunca a favor.



  • ¿Cómo miras a la persona que amas y le dices que es hora de irte?.



  • No puede haber amistad cuando la persona que te la pide te ha roto el corazón de manera cruel y despiadada.



  • Si alguna vez dejas a alguien, al menos dile porqué. Es más doloroso que te abandonen pensando que no vales la pena ni para merecer una explicación.



  • No hay nada tan mortificante como enamorarse de alguien que no comparte tus sentimientos.



  • Los engaños y las mentiras no son problemas. Son razones para tomar caminos separados.



  • No se puede hablar de amor cuando se tiene la boca llena de mentiras.



  • Te mandaría al infierno, pero, ¿qué culpa tiene el diablo?



  • Amar con egoísmo es tan imposible como agarrar una estrella con las manos.



  • Es que, al final del día, ¿qué rayos importa con quién termine si no puede ser contigo?



  • Una vez que hayas unido de nuevo todas tus piezas, incluso si pareces intacto, nunca serás el mismo que fuiste antes de la caída.



  • Lo más triste es cuando te das cuenta de que el que creías que era tu gran amor se ha convertido ahora en un completo desconocido.



  • Nunca te dejaré, aunque siempre me estás dejando.


  • Te pueden interesar también



  • Había cesado el encanto; el hechizo se había roto. Volvimos a ser dos mortales, dos personas jugando en la playa.



  • Desearía saber cómo dejarte.



  • Lo peor de nuestra historia fue haberme dado cuenta de que realmente nunca hubo tal cosa.



  • Hace muchas pesadillas que no eres mi sueño.



  • Quien dijo que las despedidas eran tristes está claro que nunca se despidió de un mal amor.



  • Nunca te arrepientas del ayer. La vida habita en ti hoy, y tu construyes tu mañana.



  • Los añicos de mi corazón roto son tan pequeños que pasarían por el ojo de una aguja. Te añoro como el sol añora a la flor, como el sol añora a la flor en lo más crudo del invierno.



  • Era demasiado joven para saber cómo amarla.



  • Los corazones se rompen. Si, los corazones se pueden romper. Algunas veces pienso que sería mejor si muriéramos cuando lo hicieran, pero no lo hacemos.



  • El corazón muere lentamente, arrojando cada esperanza como hojas, hasta que un día no hay ninguna. Sin esperanzas. Nada queda.



  • No hay nada más dañino para el amor que el orgullo. Se antepone a la razón y destroza cada sentimiento bonito con una tosca crueldad.



  • Después de la gloria, hay otras glorias. Después del dinero, hay más dinero. Pero después del amor, Marcus, después del amor, no queda más que la sal de las lágrimas.



  • Quién nunca derramó una lágrima por amor, nunca amó de verdad. Quien nunca recibió una lágrima ajena, nunca fue amado.



  • Nunca permitas que alguien sea tu prioridad mientras te permites ser su opción.



  • No importa que tan roto esté tu corazón, el mundo no para por tu duelo.



  • Cuando el amor se evapora, hasta las margaritas lloran en silencio.



  • El amor era un huésped, la soledad es siempre el compañero



  • Si alguien no levanta ni un dedo para llamarte, verte, o pasar tiempo contigo. Es momento de levantar los cinco dedos y despedirse.



  • El amor es un gran poeta. Sus recursos son inagotables, pero si el fin que se espera no se obtiene, se siente agotador y permanece en silencio.



  • A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear.



  • Y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido.



  • Y volver a los sitios en que me has abandonado, y ser asesinado allí donde te amé.