× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Blaise Pascal

Frases de Blaise Pascal

Blaise Pascal fue un polímata, matemático, físico, teólogo católico, filósofo y escritor francés.

0


La virtud de un hombre no debe medirse por sus esfuerzos, sino por sus obras cotidianas.



Vale más saber algo acerca de todo que saberlo todo acerca de una sola cosa.



El ateísmo muestra fuerza de la mente, pero sólo hasta cierto punto.



El corazón tiene razones que la razón ignora



Antes de convencer al intelecto, es imprescindible tocar y predisponer el corazón.



Vale más saber alguna cosa de todo, que saberlo todo de una sola cosa.



Es más fácil soportar la muerte sin pensar en ella, que soportar el pensamiento de la muerte.



Las miserias de todos los hombres se derivan de no poder sentarse tranquilos en una habitación estando solos



La justicia sobre la fuerza, es la impotencia, la fuerza sin justicia es tiranía.



La justicia sin fuerza es impotente; la fuerza sin justicia es tiránica.



El primer efecto del amor es inspirar un gran respeto; se siente veneración por quien se ama



Las cuerdas que amarran el respeto de unos por otros son, en general, cuerdas de necesidad.



El amor no tiene edad; siempre está naciendo



La multitud que no es guiada a actuar como una unidad, es confusión. La unidad que no tenga sus orígenes en la multitud, es tiranía.



Las acciones feas son más estimables cuando están ocultas.



No es cierto que todo sea incierto.



El hombre nunca comete un mal de una manera tan completa y alegre como cuando lo hace basado en convicciones religiosas.



El mejor libro de moral que poseemos es la conciencia, y el que debemos consultar más a menudo.



La conciencia es el mejor libro moral que tenemos.



Los hombres nunca hacen el mal tan completa y alegremente como cuando lo hacen por convicción religiosa.



Toda la maldad de un humano proviene de una sola causa; la inhabilidad del hombre de sentarse tranquilo en una habitación.



La fuerza de la virtud de un hombre no debe medirse por sus esfuerzos especiales, sino por sus actos habituales.



La falsa humildad equivale a orgullo.



Pintar el amor ciego es una sinrazón de los poetas; es preciso quitarle la venda y devolverle para siempre la alegría de sus ojos.



La verdadera elocuencia desprecia la elocuencia.



No poseemos la verdad ni el bien nada más que en parte y mezclados con la falsedad y con el mal.



La naturaleza es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna.



El menor movimiento es de importancia para toda la naturaleza. El océano entero se ve afectada por un guijarro.



La lucha por sí sola nos agrada, no la victoria.



Existe un vacío con la forma de Dios en cada corazón.



Es natural que la mente de creer y de la voluntad de amar, de modo que, a falta de objetos verdaderos, deben adherirse a falsas.



Es bueno estar cansado y fatigado por la inútil búsqueda después de que el verdadero bien, para que podamos extender nuestros brazos al Redentor.



La última función de la razón es reconocer que hay una infinidad de cosas que la superan.



No es bueno ser demasiado libre. No es bueno tener todo lo que uno quiere.



Todas las miserias de los hombres derivan de no ser capaz de sentarse en una habitación a solas.



Sólo hay dos clases de hombres: los justos que creen que son pecadores y los pecadores que se creen justos.



Los hombres son tan necesariamente locos que no estar loco equivaldría a otra forma de locura.



Si todos los hombres supieran lo que otros dicen de ellos, no habría cuatro amigos en el mundo.



La sensibilidad de los hombres a las cosas pequeñas, y su indiferencia ante los grandes, indica una extraña inversión.



Hay dos cosas que los hombres de control de la naturaleza, el instinto y la experiencia.



Los hombres desprecian la religión. Odian y temen que puede ser verdad.



La mayor intelecto que uno tiene, más originalidad se encuentra en los hombres. Personas ordinarias no encuentran ninguna diferencia entre los hombres.



Los hombres blasfeman lo que no saben.



Como los hombres no son capaces de luchar contra la muerte, la miseria, la ignorancia, se han metido en la cabeza, para ser feliz, no pensar en ellos en absoluto.