Frases de Hipocresia

Frases de Hipocresia

Frases de Hipocresia. Encuentra docenas de Frases de Hipocresia con fotos para copiar y compartir.

9

  • Te trataré sin rencor, pero no olvides que tengo memoria.



  • La única persona a la que debes ser leal es a ti misma.



  • No te preocupes, yo también sé olvidar.



  • Nunca des nada por hecho.



  • Los hipócritas se nutren del chisme, destruyen con su envidia y se mueren sin amigos.



  • Puedes reírte de mí, hablar de mí, odiarme... Pero la realidad es que lo que te sucede es que la envidia te consume por verme feliz.



  • Un consejo para echar de tu vida a una persona falsa es el siguiente: haz lo contrario de aquello que espere de ti. Verás qué poco tarda en marcharse.



  • Esa persona a la que se le llena la boca diciéndote que te quiere, a mí me decía “estaré contigo para siempre”



  • No juzgues aquello que no has vivido ni llegado a sentir.



  • Si no puedes vivir cerca de mí sin tratarme bien, entonces tendrás que buscar la manera de alejarte para siempre y dejarme en paz.



  • La felicidad y el placer no fueron inventados para ser disfrutados por los hipócritas.



  • Aquel que te lastima, te hace más fuerte; quien te critica, hace que seas más importante; y el que te envidia, te hace más valioso.



  • Las personas falsas son como simples maniquíes.



  • Los peores lobos y a los que hemos de temerles son aquellos que llevan piel de humanos.



  • La belleza exterior no siempre va unida a una belleza interior, y tú eres la prueba.



  • Prefiero estar rodeado de personas imperfectas que no lo ocultan, a quienes se esfuerzan por ser perfectas ocultando una parte de sí mismas.



  • Hay que aprender a conocerse a uno mismo y a identificar tus propios errores antes de condenar a los demás por los suyos.



  • La máscara de la mentira luce atractivos inexistentes. Aprende a detectarlos.



  • Si quieres ser fiel a ti mismo y vivir en coherencia con tus pensamientos, has de ser aquello que aparentas.



  • Hay personas cuya falsedad alcanza tal magnitud que no llegan a ser conscientes de lo que piensan ni de si es cierto o no.



  • Si me echas de menos, ven a buscarme; si me quieres, demuéstramelo; y si te has ido, mejor no vuelvas.



  • Cuídate bien de las aguas silenciosas y de los perros que no ladran.



  • La hipocresía es tan común y cercana a la verdad que la persona prudente no debe ubicarse en terreno resbaladizo.



  • Hay quienes exigen sinceridad, pero se molestan si les dices la verdad. Te pregunto directamente, ¿prefieres ser ofendido con mi sinceridad o que te mienta?



  • Hay quienes bromean para decir la verdad, mientras que otras hablan seriamente para mentirte.



  • Me alegra conocerte, ya sé que no debo de fiarme de esas sonrisas falsas amigas mentirosas.



  • Mucha gente no te escucha mientras hablas, solo espera con paciencia su turno para hablar.



  • No te preocupes por quienes te odian, preocúpate por aquellos que fingen que te aman.



  • Júzgame a tu manera. Tú tienes tu opinión, pero la realidad es la mía.



  • No paras de criticarme, pero me envidias y acabas imitándome.



  • La verdad duele, pero la mentira mata.



  • Puedes hablar mal de mí todo lo que quieras, pues al final tú no eres quien me alimenta ni me mantienes.



  • Te llenas la boca hablando para después tener la cabeza vacía.



  • Te acepto la disculpa y te retiro la confianza.



  • Tus enemigos publicarán tus fracasos, pero no se harán eco de tus logros.



  • No tengo rencor por nadie, lo único que me sucede es que las personas como tú me resultan molestas.



  • Lo peor de las mentes cerradas es que siempre tienen las bocas abiertas. No pueden permanecer callados.



  • No confíes en cualquier palabra, pues hay personas que saben fingir muy bien.



  • Te perdono por odiarme tanto, pero perdóname tú por importarme tan poco tu vida.



  • Vive la verdad en lugar de profesarla.



  • No somos hipócritas mientras dormimos.



  • Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra.



  • Ningún hombre es hipócrita en sus placeres.



  • La hipocresía es el colmo de todas las maldades.



  • Es relativamente fácil actuar bien y decente frente a un público o un grupo de personas, la parte difícil es hacerlo en privado.



  • No todos los que van a la iglesia son santos.



  • Los únicos lobos a los que debemos temerles son aquellos que llevan piel humana puesta.



  • El hombre emplea la hipocresía para engañarse a sí mismo, acaso más que para engañar a otros.



  • Las personas falsas no tienen identidad propia, son un simple número. Ni siquiera llegan a una coma.



  • No es justo pedir a otros que hagan lo que no está dispuesto a hacer usted mismo.