Frases de Benjamín Franklin

Frases de Benjamín Franklin

Fue uno de los líderes de la Revolución Americana, conocido por sus citas y experiencias con la electricidad. También fue el primer embajador de Estados Unidos en Francia.

0


Un padre es un tesoro, un hermano es un consuelo: un amigo es ambos



Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano.



Tómate tiempo en escoger un amigo, pero sé más lento aún en cambiarlo.



Si los hombres son tan perversos teniendo religión, ¿cómo serían sin ella?.



El pecado no es perjudicial porque está prohibido, sino que está prohibido porque es perjudicial.



Sin continuo crecimiento y perseverancia, palabras como mejora, logro y éxito no tienen significado



No anticipes los problemas ni te preocupes por lo que pueda suceder: mantente bajo la luz del sol.



La ira nunca es sin razón, pero rara vez es buena.



Todo lo que se inicia con cólera termina en vergüenza.



Nunca arruines una disculpa con una excusa



Un hombre de campo entre dos abogados es como un pez entre dos gatos.



He visto pocos morir de hambre, de comer cientos.



No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.



Veo la muerte como algo tan necesario para nuestra constitución como el sueño. Nos levantaremos refrescados en la mañana por pensar que algún día moriremos.



La honestidad es la mejor política.



La honradez reconocida es el más seguro de los juramentos.



La desconfianza y la precaución son los padres de la seguridad.



Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.



Una inversión en conocimiento paga el mejor interés.



¿Amas la vida? Pues si amas la vida no malgastes el tiempo, porque el tiempo es el bien del que está hecha la vida.



Las puertas de la sabiduría nunca están cerradas.



Si piensas que la educación es cara, prueba con la ignorancia.



Jamás ha existido una guerra buena ni una paz que haya sido mala.



La justicia no será servida hasta que aquellos que no están afectados estén tan indignados como los que lo están.



Acostarse temprano y levantarse temprano, hace a un hombre saludable, rico e inteligente.



Limpia tus dedos antes de señalar a mis lunares.



Cuéntamelo y lo olvidaré. Enséñamelo y quizás lo recordaré. Hazme partícipe y lo aprenderé.



Cuéntame y olvido. Enséñame y recuerdo. Involúcrame y aprendo.



Ser ignorante no es tanta vergüenza como no tener la voluntad de aprender.



A los veinte años de edad reina la voluntad, a los treinta el ingenio, a los cuarenta el juicio.



Acostarse temprano y levantarse temprano hace a un hombre sano, rico y sabio.



Donde hay matrimonio sin amor, habrá amor sin matrimonio.



Escribe algo que merezca la pena o lee algo que merezca la pena.



Tres podrían guardar un secreto si dos de ellos hubieran muerto.



Los que renuncian a la libertad para obtener una pequeña seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad.



El camino para estar a salvo es no sentirse seguro nunca.


La piedra filosofal que todo lo puede convertir en oro es la alegría del ser humano