× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Benjamin Disraeli

Frases de Benjamin Disraeli

Fue un político, escritor y aristócrata británico, que ejerció dos veces como primer ministro del Reino Unido.

0


La juventud es un error, la madurez es una lucha, y la vejez un arrepentimiento.



Ver mucho, sufrir mucho y estudiar mucho son los tres pilares del aprendizaje.



El hombre es verdaderamente grande sólo cuando obra a impulso de las pasiones.



Todos hemos nacido para amar…. es el principio de la existencia y su único fin.



Nunca te disculpes por mostrar tus sentimientos. Cuando lo haces, te disculpas por decir la verdad.



La desesperación es a veces tan poderosa e inspiradora como el genio.



Viajar enseña tolerancia.



Nutre tu mente con grandes pensamientos, para poder ir allí donde quieras.



Nutre tu mente con grandes pensamientos, porque nunca llegarás más alto de lo que piensas.



No somos criaturas de las circunstancias; somos creadores de circunstancias.



Un realista es un hombre que insiste en cometer los mismos errores que cometió su abuelo.



No hay educación como la adversidad.



Nada puede resistir el poder de la voluntad humana si estamos dispuestos a arriesgarnos para lograr un propósito.



Nada puede resistir el poder de la voluntad humana si la misma está dispuesta a arriesgar su existencia misma en la medida de su propósito.



La diligencia es la madre de la buena fortuna.



Donde termina el conocimiento, comienza la religión.



El silencio es la madre de la verdad.



El depositario del poder siempre es impopular.



El poder solo tiene un deber, el salvaguardar el bienestar social de las personas.



El secreto del éxito es constancia de propósito.



Cada producción del genio debe ser la producción de entusiasmo.



La principal magia del amor es nuestra ignorancia de que un día puede acabar.



Nunca pidas disculpas por mostrar tus sentimientos, al hacerlo te disculpas por la verdad.



Darse cuenta de que se es ignorante es un gran paso hacia el saber.



Ser consciente de la propia ignorancia es un gran paso hacia el saber.



La ignorancia nunca da por terminadas las cuestiones.



La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin.



Nunca te quejes y nunca lo expliques.



El secreto del éxito radica en la constancia con la que se persigue un objetivo.



Ir a medio galope es la cura de todos los males.



A través de la perseverancia mucha gente alcanza el éxito a través de lo que parecía destinado a un fracaso seguro.



Dulce es la voz de una hermana en el momento de la tristeza.



Hay personas divertidas que no interesan y personas interesantes que no divierten.



La guerra nunca es una solución, sino que es un agravante.



El asesinato nunca ha cambiado la historia de la humanidad.



Las personas no cambian. Las opiniones se alteran, pero las personas solamente se desarrollan.



Las colonias no dejan de ser colonias porque sean independientes.



El miedo nos hace sentir nuestra humanidad.



Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas.



El mundo está harto de estadistas que la democracia ha degradado en los políticos.



El mundo está lleno de estadistas a quienes la democracia ha degradado convirtiéndoles en políticos.



La juventud es un disparate; hombría una lucha, la vejez un lamento.



La juventud de una nación son los depositarios de la posteridad.



La juventud es el administrador de la prosperidad.



Casi todo lo que es grande se ha hecho por los jóvenes.



La juventud es un disparate; la madurez, una lucha; la vejez, un remordimiento.



Se puede decir que la fuerza de una nación por las mujeres detrás de sus hombres.



El hombre no es la criatura de las circunstancias, las circunstancias son las criaturas de los hombres. Somos agentes libres, y el hombre es más poderoso que la materia.



No podemos conocer hombres de libros.



Algo desagradable viene cuando los hombres están ansiosos por decir la verdad.



La moderación se ha llamado una virtud para limitar la ambición de los grandes hombres, y para consolar a los mediocres de su falta de fortuna y de su falta de mérito.



La fama y el poder son los objetos de todos los hombres. Incluso su fruto parcial se ganó por muy pocos, y que, también, a expensas de la social, el placer, la salud, la conciencia, la vida.



El coraje es fuego, y la intimidación es humo.