Frases de Benjamin Disraeli

Frases de Benjamin Disraeli

Fue un político, escritor y aristócrata británico, que ejerció dos veces como primer ministro del Reino Unido.

0


La juventud es un error, la madurez es una lucha, y la vejez un arrepentimiento.



Ver mucho, sufrir mucho y estudiar mucho son los tres pilares del aprendizaje.



El hombre es verdaderamente grande sólo cuando obra a impulso de las pasiones.



Todos hemos nacido para amar…. es el principio de la existencia y su único fin.



Nunca te disculpes por mostrar tus sentimientos. Cuando lo haces, te disculpas por decir la verdad.



La desesperación es a veces tan poderosa e inspiradora como el genio.



Viajar enseña tolerancia.



Nutre tu mente con grandes pensamientos, para poder ir allí donde quieras.



Nutre tu mente con grandes pensamientos, porque nunca llegarás más alto de lo que piensas.



No somos criaturas de las circunstancias; somos creadores de circunstancias.



Un realista es un hombre que insiste en cometer los mismos errores que cometió su abuelo.



No hay educación como la adversidad.



Nada puede resistir el poder de la voluntad humana si estamos dispuestos a arriesgarnos para lograr un propósito.



Nada puede resistir el poder de la voluntad humana si la misma está dispuesta a arriesgar su existencia misma en la medida de su propósito.



La diligencia es la madre de la buena fortuna.



Donde termina el conocimiento, comienza la religión.



El silencio es la madre de la verdad.



El depositario del poder siempre es impopular.



El poder solo tiene un deber, el salvaguardar el bienestar social de las personas.



El secreto del éxito es constancia de propósito.



Cada producción del genio debe ser la producción de entusiasmo.



La principal magia del amor es nuestra ignorancia de que un día puede acabar.



Nunca pidas disculpas por mostrar tus sentimientos, al hacerlo te disculpas por la verdad.



Darse cuenta de que se es ignorante es un gran paso hacia el saber.



Ser consciente de la propia ignorancia es un gran paso hacia el saber.



La ignorancia nunca da por terminadas las cuestiones.



La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin.



Nunca te quejes y nunca lo expliques.



El secreto del éxito radica en la constancia con la que se persigue un objetivo.



Ir a medio galope es la cura de todos los males.