Frases de Aliento

Frases de Aliento

Las frases de aliento nos reconfortan después de que algo menos bueno haya sucedido en nuestras vidas.

1.5k

  • Un idealista es una persona que ayuda a otra a ser próspera.



  • Si crees que puedes, ya estás a medio camino.



  • Si persisto lo suficiente, ganaré.



  • Nuestras mayores tonterías pueden ser muy sabias.



  • Vale más un minuto de pie que una vida de rodillas.



  • ¿Cuál es el sueño de los que están despiertos? La esperanza.



  • Todas las cosas llegan, le hacen a uno daño y se van.



  • Conócete, acéptate, supérate.



  • Las palabras, cera; las obras acero.



  • La traición supone una cobardía y una depravación detestable.



  • La tierra es insultada y ofrece sus flores como respuesta.



  • Repara tu trineo en el verano, y tu carreta en el invierno.



  • Empieza cada día con una sonrisa y mantenla todo el día.



  • No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.



  • Cuanto más difícil sea el conflicto, más glorioso es el triunfo.



  • Seguir cuando crees que no puedas más, es lo que te hará diferente a los demás.



  • Cuando te levantes por la mañana, piensa en el precioso privilegio de estar vivo, respirar, pensar, disfrutar y amar.



  • No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino.



  • Nunca te rindas, porque estás en el lugar y momento en el que la marea dará la vuelta.



  • Un hombre exitoso es aquel que puede construir una base firme con los ladrillos que otros le han arrojado.



  • Cuando llegues al final de tu cuerda, haz un nudo y aguanta.



  • La mayoría de las grandes personas han alcanzado su mayor éxito sólo un paso más allá de su mayor fracaso.



  • Podemos encontrar muchas derrotas, pero no debemos darnos por derrotados.



  • Cuando una puerta se cierra, otra puerta se abre; pero a menudo miramos tanto y con tanta pena la puerta cerrada, que no vemos las que se abren para nosotros.



  • Espera los problemas y cómetelos para desayunar.



  • Pronto, cuando todo esté bien, vas a mirar hacia atrás y estarás contento de ver que nunca te rendiste.



  • El momento en que dudas si puedes volar, cesas para siempre de poder hacerlo.



  • No permitas que tus heridas te transformen en alguien que no eres.



  • Nunca temas a las sombras, solo indican que en algún lugar cercano hay una luz resplandeciente.



  • No se puede vencer a la persona que nunca se rinde.