× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Elocuencia

Frases de Elocuencia. Encuentra docenas de Frases de Elocuencia con fotos para copiar y compartir.

0

  • La elocuencia deleita el alma y la música los sentidos.



  • No es lo que el orador dice, sino quién es, lo que da peso a la elocuencia.



  • ¿Puede haber en el mundo algo más espantoso que la elocuencia de un hombre que no habla la verdad?



  • Los discursos que no conducen a alguna manera de acción más vale no pronunciarlos.


  • Te pueden interesar también



  • La oratoria política es el arte de decir vulgaridades con corrección y propiedad.



  • No hay nada tan increíble que la oratoria no pueda volverlo aceptable.



  • Frente a una muchedumbre, los mediocres son los más elocuentes.



  • El discursoelocuente no es de boca a oreja, sino de corazón a corazón.



  • Al gallego no se le pesca con anzuelo de aire; allí perdería su elocuencia Cicerón.



  • Dejad que hable cualquiera cierto tiempo y veréis cómo consigue prosélitos.



  • Aquel será verdaderamente elocuente que trate las materias humildes con delicadeza, las cosas importantes con solemnidad y las cuestiones corrientes con sencillez.



  • La oratoria es la hija de leche de la licencia, a la cual los necios daban el nombre de libertad.



  • Para defender a un inocente nunca falta elocuencia a un hombre de bien.



  • La retórica, a lo que parece, es, pues, obrera de la persuasión que hace creer y no de la que hace saber en lo tocante a lo justo y lo injusto.



  • Para decir la verdad, poca elocuencia basta.



  • Una buena gran parte del arte del bien hablar consiste en saber mentir con gracia.



  • Entre dos explicaciones, elige la más clara; entre dos formas, la más elemental; entre dos expresiones, la más breve.



  • El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.


  • Te pueden interesar también



  • No aterra como enemigo; acomete al adversario, le envuelve y le estrecha, pero no le desarma ni le vence; abraza con descomunales brazos de gigante, y aprieta con fuerzas de pigmeo.



  • Toma la elocuencia y tuércele el cuello.



  • La palabraelocuente sólo es necesaria a los espíritus pobres; los espíritus ricos son silenciosos.



  • La retórica es la facultad de determinar en un caso particular cuales son los medios de persuasión de que se dispone.



  • Todo arrogancia es odiosa, pero la arrogancia del talento y de la elocuencia son de las más desagradables



  • Néstor, suave en el hablar, elocuente orador de los pilios, de cuya boca las palabras fluían más dulces que la miel.



  • Es un hombre elocuente el que puede tratar los temas de carácterhumilde con delicadeza; las cosas grandes, de manera impresionante, y las cosas moderadas, con templanza.



  • La ley de la necesidad hace elocuente.



  • Un buen orador debe tener algo de escritor, no ha de tomarse la verdad con precisión matemática.



  • No hay nada más espantoso que la elocuencia de un hombre que no dice la verdad.



  • El sabio no se esforzará en dominar el arte de la retórica y no intervendrá en política ni querrá ser rey.



  • La dicción no debe ser rápida ni apresurada, y, por lo tanto, ininteligible, sino pausada y lenta.



  • Un orador resta mucha dignidad a su carácter cuando le da cierto sesgo a la información para que lo obsequien con aplausos y halagos.



  • Solamente el caos de la retórica confunde y modifica la coherencia histórica.



  • La elocuencia es poder, porque tiene aspecto de prudencia.



  • La elocuencia es la pintura del pensamiento.



  • Los oradores, cuando no bastan a defender la causa por justicia, se acogen a las voces, como el cojo al caballo.



  • Porque el bien hablar, Rufina,es una señal divina de la nobleza del alma.



  • La discreción en las palabras vale más que la elocuencia.



  • La discreción en los discursos cuenta más que la elocuencia.



  • Orador es aquel que dice lo que piensa y siente lo que dice.



  • La elocuencia puede existir sin un don proporcional de sabiduría.