× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Papa Francisco

Frases de Papa Francisco

Conocido por su humildad, su adhesión a la opción preferencial por los pobres —principio que abarca a los marginados y sufrientes de distinta extracción

206


Para conseguir la paz se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra.



El aislamiento siempre es un mal consejero.



Dejar caer el rencor; la rabia, la violencia y la venganza, son condiciones necesarias para vivir felices.



La convivencia es un arte. Es un arte paciente, un arte hermoso, es fascinante.



No se olviden: En el arte de ascender el triunfo no está en no caer sino en no permanecer caído.



Es mejor ser ateo que un mal cristiano.



En el silencio de la cruz, el bullicio de las armas cesa y se habla el lenguaje de la reconciliación, el perdón, el diálogo y la paz.



¿Llevo el mensaje de reconciliación y amor de los Evangelios a los lugares donde yo vivo y trabajo?



Celebrar el sacramento de la reconciliación significa estar envuelto en un cálido abrazo.



En el silencio de la cruz, el tumulto de las armas cesa y el lenguaje de la reconciliación, el perdón, el diálogo y la paz es hablado.



La gracia no es parte de la conciencia; es la cantidad de luz en nuestras almas, ni el conocimiento ni la razón.



Cuando una familia no tiene ni para comer porque tiene que pagar el préstamo a los usureros, eso no es cristiano, es inhumano.



Conserva la esperanza, déjate sorprender por Dios y vive con alegría.



La esperanza, sorprende y abre horizontes, nos hace soñar lo inimaginable y lo realiza.



No cedas nunca al pesimismo, ni a la amargura, que el diablo te ofrece cada día.



La esperanza cristiana, es tener la certeza de que yo estoy en camino hacia algo que es y no lo que yo quiero que sea.



Sé paciente, a veces hay que pasar por lo peor, para conseguir lo mejor, pero siempre confiando en Dios.



Le pido a todos con responsabilidad política recordar dos cosas: dignidad humana y bien común.



Los más elementales derechos humanos están en riesgo cuando no se respeta la salud de los océanos



Para llevar adelante una familia es necesario usar tres palabras. Quiero repetirlo, tres palabras: permiso, gracias, y perdón. Tres palabras claves.



Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia.



Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana (…) No te prives de pasar un buen día.



La sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil engendrar la alegría.



Puedo decir que los gozos más bellos y espontáneos que he visto en mi vida son los de personas muy pobres que tienen poco a qué aferrarse.



Quien quiera vivir con dignidad y plenitud no tiene otro camino más que reconocer al otro y buscar su bien.



La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad. Madura a la vez que nos damos a los otros.



Todos tienen derecho de recibir el Evangelio y los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie.



La Iglesia no crece por proselitismo sino por atracción.



La actividad misionera representa aún hoy día el mayor desafío para la Iglesia y la causa misionera debe ser la primera.



Los evangelizadores tienen 'olor a oveja' y éstas escuchan su voz.



Dado que estoy llamado a vivir lo que pido a los demás, también debo pensar en una conversión del papado.



Una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera.



Las obras de amor al prójimo son la manifestación externa más perfecta de la gracia interior del Espíritu.



La Iglesia está llamada a ser siempre la casa abierta del Padre. Uno de los signos concretos de esa apertura es tener templos con las puertas abiertas en todas partes. Que nadie encuentre la frialdad de una puerta cerrada.



Pero hay otras puertas que no se deben cerrar. Todos pueden participar de alguna manera en la vida eclesial, todos pueden integrar lacomunidad.



No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa.



El afán de poder y de tener no conoce límites.



No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos.



Os exhorto a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a una ética en favor del ser humano.



Dios no se oculta a aquellos que lo buscan con un corazón sincero, aunque lo hagan a tientas, de manera imprecisa y difusa.



La formación de laicos y la evangelización de los grupos profesionales e intelectuales constituyen un desafío pastoral importante.



¡Qué bueno es que los jóvenes sean "callejeros de la fe", felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra!



La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita.



La nueva evangelización debe implicar un nuevo protagonismo de cada uno de los bautizados.



La homilía es la piedra de toque para evaluar la cercanía y la capacidad de encuentro de un Pastor con su pueblo.



Si la homilía se prolongara demasiado, afectaría dos características de la celebración litúrgica: la armonía entre sus partes y el ritmo.



Con mucho cariño quiero recordar a los párrocos la necesidad de dedicar un tiempo de calidad a preparar las homilías.



El predicador necesita también poner un oído en el pueblo, para descubrir lo que los fieles necesitan escuchar.



Buscad ante todo el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás vendrá por añadidura.



El corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los pobres, tanto que hasta Él mismo se hizo pobre.



Para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica.



Quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos.



La paz tampoco "se reduce a una ausencia de guerra, fruto del equilibrio siempre precario de las fuerzas. La paz se construye día a día, en la instauración de un orden querido por Dios, que comporta una justicia más perfecta entre los hombres.



Incluso hoy elevamos nuestra mano contra nuestro hermano... Hemos perfeccionado nuestras armas, nuestra conciencia se ha quedado dormido, y hemos afilado nuestras ideas para justificarnos a nosotros mismos como si fuera normal que continuamos sembrando la destrucción, el dolor, la muerte. La violencia y la guerra sólo conducen a la muerte.



Es verdad que salir a la calle implica el riesgo de accidentes que ocurren, como lo harían a cualquier hombre o mujer. Pero si la iglesia permanece envuelto en sí mismo, envejecerá. Y si tuviera que elegir entre una iglesia heridos que sale a las calles y una iglesia retirado por enfermedad, sin duda, escogería la primera.



Tal vez puedo decir que estoy un poco astuto, que pueda adaptarse a las circunstancias, pero también es cierto que soy un poco ingenuo. Sí, pero el mejor resumen, el que va más por el interior y me siento más cierto es esto: yo soy un pecador a quien el Señor ha mirado.



Me gusta cuando alguien me dice 'no estoy de acuerdo.' Este es un verdadero colaborador. Cuando dicen 'Oh, qué grande, qué grande, qué grande,' eso no es útil.