Frases de Oscar Wilde

Frases de Oscar Wilde

Es considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío; además, fue una celebridad de la época debido a su gran y aguzado ingenio.

0


Amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna.



La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.



Amarse a uno mismo es el comienzo de un romance de por vida.



Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.



Engañando a otros. Eso es lo que el mundo llama un romance.



El único encanto sobre el matrimonio es que hace una vida de engaño absolutamente necesaria para ambas partes.



La belleza revela todo, porque no expresa nada.



La belleza es muy superior al genio. No necesita explicación.



Es terriblemente triste eso de que el talento dure más que la belleza.



Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más



Cada santo tiene un pasado y todo pecador tiene un futuro.



Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones.



Desde un buen festín se puede perdonar a todos, incluso a los parientes



La única manera de librarse de una tentación es ceder a ella.



Existe algo muy morboso en la simpatía moderna por el dolor.



Tú vienes por estos lugares con el objetivo de consolarme. Eso es algo encantador de ti. ¡Es agradable saber cuando una persona es comprensiva!



Sé tú mismo, los demás ya están escogidos.



El recuerdo es el diario que todos cargamos con nosotros



Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.



El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.



La educación es algo admirable, pero esta bien recordar de vez en cuando que nada que merezca la pena saber puede ser enseñado.



El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.



Más veces descubrimos nuestra sabiduría con nuestros disparates que con nuestra ilustración.



Estar alerta, he ahí la vida; yacer en la tranquilidad, he ahí la muerte.



La música es el tipo de arte que está más cerca de las lágrimas y la memoria.



El valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expresa.



Y las penas salvajes y los sudores sangrientos, nadie los conocía tan bien como yo: porque quien vive más de una vida debe morir más de una muerte.



Nada que merezca la pena conocer puede ser enseñado.