× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Napoleón Bonaparte

Frases de Napoleón Bonaparte

Durante poco más de una década, tomó el control de casi toda Europa Occidental y Central mediante una serie de conquistas y alianzas.

0


¿Cómo se puede tener orden en un estado sin religión? La religión es un formidable medio para tener quieta a la gente.



La envidia es una declaración de inferioridad.



Dos grandes virtudes posee la especie humana, que nunca serán bastante respetadas: el valor en el hombre, el pudor en la mujer.



La victoria tiene cien padres y la derrota es huérfana.



Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado.



Un líder es un negociador de esperanzas.



Nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error.



La fuerza y el crecimiento llegan sólo de la mano de la lucha y el esfuerzo continuo.



Sólo la religión consigue que los hombres soporten las desigualdades de rango, porque tiene consuelo para todo.



La forma más segura de mantenerse pobre es ser honesto.



Imposible es una palabra que solo se encuentra en el diccionario de los necios.



Puedes pedirme cualquier cosa que quieras, excepto tiempo



La muerte es un ensueño sin ensueños.



La muerte es un sueño sin sueños.



Sin justicia, sólo hay divisiones, víctimas y opresores.



El café fuerte y en abundancia me hace muy vivaz, me inspira ardor, fuerza y un suave dolor que no deja de causarme placer.



Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor.



La gran prueba de la locura es la desmesura de los propios diseños según sus medios.



Una revolución es una idea tomada por bayonetas.



Se necesita más coraje para sufrir que para morir



El coraje no es tener la fuerza para seguir, es seguir cuando no tienes fuerzas



Un hombre luchará más fuertemente por sus intereses que por sus derechos.



Nada hace que el futuro parezca tan de color de rosa como el contemplar a través de un vaso de Chambertin.



¡Champagne! En la victoria te lo mereces, en la derrota lo necesitas.



La gloria es fugaz, pero la oscuridad es para siempre.



La muerte no es nada, pero vivir derrotado y sin gloria es morir diariamente.



Una imagen vale más que mil palabras.



Si deseas ser un éxito en el mundo, promételo todo, y no entregues nada.



La manera más segura de permanecer pobre es siendo un hombre honesto.



La sabiduría más verdadera es una resuelta determinación.



La conciencia es el asilo inviolable de la libertad del hombre.



El alcance de tu conciencia está limitado solamente por tu capacidad para amar y abrazar con tu amor el espacio a tu alrededor y todo lo que contiene.



Una retirada a tiempo siempre es una victoria.



Las únicas victorias de las que no nos arrepentimos son de aquellas que ganamos sobre la ignorancia.



La religión es algo excelente para mantener a la gente común callada.



La religión es aquello que evita que los pobres asesinen a los ricos.



Nunca se sufre tanto por amor como cuando volvemos a ver el objeto amado, o mejor cuando este está ausente.



No hay distancia que no se pueda recorrer ni meta que no se pueda alcanzar.



Nunca atribuyas a la malicia lo que puede ser adecuadamente explicado por la incompetencia.



La victoria es del más perseverante.



La mejor cura para el cuerpo es una mente tranquila.



La independencia, igual que el honor, es una isla rocosa sin playas.



Debes modificar tus tácticas y estrategias cada diez años si deseas mantener tu superioridad.



El valor no es tener la fuerza para seguir adelante, es continuar cuando ya no tienes fuerza.



El hombre fuerte es el que es capaz de interceptar a voluntad la comunicación entre los sentidos y la mente.



El método más seguro para permanecer pobre es ser honrado.



Nada tan difícil como decidirse.



El mal de la calumnia es semejante a la mancha de aceite: deja siempre huellas.



Los hombres son como los números: sólo adquieren el valor de la posición que ocupan.



Sólo se deja guiar un pueblo cuando se le enseña un porvenir; un jefe es un comerciante de esperanzas.



Nunca sabréis quiénes son vuestros amigos hasta que caigáis en la desgracia.



Las únicas batallas que puedes ganar huyendo son las que libras con las mujeres.



Un líder es un repartidor de esperanza.



Nada es más difícil, y por lo tanto más querido, que ser capaz de decidir.



La historia es un conjunto de mentiras justificadas.



El agua, el aire y la limpieza son los principales productos de mi farmacia.



La victoria le pertenece a quien persevera más.



¿Qué es la historia sino una fabula consensuada?