× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Martín Lutero

Frases de Martín Lutero

Fue un teólogo y fraile católico agustino que comenzó e impulsó la reforma religiosa en Alemania y en cuyas enseñanzas se inspiraron la Reforma protestante y la doctrina teológica y cultural denominada luteranismo.

113


  • Cuando la batalla se recrudece, se prueba la lealtad del soldado.



  • He desistido a la idea de que hay calidad alguna en mi corazón. Yo simplemente me aferro a Cristo y digo: Él es mi Justicia



  • Una mentira es como una bola de nieve; cuanto más rueda, más grande se vuelve.



  • Una ley injusta, no es ley en absoluto.



  • Mi corazón, que se llena a rebosar, a menudo ha sido consolado y refrescado por la música cuando enfermo y estoy cansado.



  • ¿Qué es Dios para los cristianos? Un gran castillo, un poderoso escudo, una buena arma



  • Todo lo que se hace en el mundo es realizado a través de la esperanza.



  • No somos responsables sólo de aquello que decimos, sino también de lo que no decimos.



  • No hay relación de comunión y compañía más agradable, amistosa y placentera que un buen matrimonio.



  • Incluso si supiera que mañana el mundo se va a desintegrar, plantaría mi árbol de manzanas.



  • El perro es el más fiable de todos los animales y sería mucho más preciado si no fuese tan común.



  • De la misma manera debemos soportar la autoridad del príncipe. Si usa mal su autoridad o abusa de ella, no debemos albergar resentimiento, ni buscar venganza ni castigo.



  • Una mentira es como una bola de nieve; cuanto más tiempo se le hace rodar, más grande se vuelve



  • La medicina hace enfermas: la matemática, tristes; la teología, gente pecadora.



  • Todo lo que hagas en este mundo hazlo con ilusión.



  • La superstición, la idolatría, y la hipocresía tienen grandes pagas, pero la verdad tiene que mendigar.



  • La superstición, la idolatría y la hipocresía cuentan con grandes salarios, la verdad es mendiga.



  • Nada bueno viene jamás de la violencia.



  • Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.



  • Incluso si supiese que mañana el mundo se va a hacer pedazos, seguiría plantando mi árbol de manzanas.



  • La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.



  • Me mire a mi mismo y vi imposible salvarme; mire a Jesús y vi imposible perderme.



  • El pecado es esencialmente un alejamiento de Dios.



  • La verdadera humildad no sabe que es humilde. Si lo hiciera, estaría orgulloso de la contemplación de tan hermosa virtud.



  • Si Dios va a crear o preservar una criatura, Dios debe estar presente y debe hacer y preservar la creación de Dios tanto en sus aspectos más internos como externos.



  • Las buenas obras no hacen a un buen hombre, pero un buen hombre hace buenas obras.



  • La fe es una confianza viva e inquebrantable. una creencia en Dios tan segura de que un hombre moriría mil muertes por su causa.



  • La obediencia es la corona y el honor de toda virtud.



  • , «Noche y día medité hasta que vi la conexión entre la justicia de Dios y la declaración de que ‘el justo vivirá por su fe’. Entonces comprendí que la justicia de Dios es esa justicia por la cual, mediante la gracia y la pura misericordia, Dios nos justifica mediante la fe. Entonces me sentí renacer y haber atravesado las puertas abiertas hacia el paraíso.



  • La paz si es posible, la verdad a cualquier precio.



  • Ser cristiano sin oración no es posible, que estar vivo sin respirar.



  • Nadie puede creer cuán poderosa es la oración y lo que puede efectuar, solo aquellos que la han aprendido por experiencia. Es una gran cuestión cuando hay una extrema necesidad de aferrarse a la oración.



  • La oración no es vencer la reticencia de Dios, sino aferrarse a su voluntad.



  • La oración no es para cambiar los planes de Dios. Es para confiar y descansar en Su soberana voluntad.



  • Tengo tantas cosas que hacer, que pasaré las primeras tres horas orando.



  • Aquel a quien no le gusta el vino, ni la mujer, ni el canto, será un necio toda su vida.