× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de León Tolstói

Frases de León Tolstói

Fue un novelista ruso, considerado uno de los escritores más importantes de la literatura mundial.

0


Opino que lo que se llama belleza, reside únicamente en la sonrisa.



Todo llega a su tiempo al que sabe cómo esperar.



Antes de dar al pueblo sacerdotes, soledad y maestros, sería oportuno saber si por ventura no se está muriendo de hambre.



He comprendido que mi bienestar sólo es posible cuando reconozco mi unidad con todas las personas del mundo, sin excepción.



No hay grandeza donde no haya sencillez, bondad y verdad.



No hay grandeza donde faltan la sencillez, la bondad y la verdad.



Cualquier cosa es mejor que la mentira y el engaño.



Si buscas la perfección nunca estarás contento



La condición esencial de la felicidad del ser humano es el trabajo.



En nombre de Dios, para un momento, cesa de trabajar, mirar alrededor tuya.



La muerte no es más que un cambio de misión.



Solo las personas capaces de amar intensamente pueden sufrir un gran dolor, pero esta misma necesidad de amar sirve para contrarrestar sus duelos y las cura.



La música es la taquigrafía de la emoción



El respeto fue inventado para cubrir el espacio vacío donde debería estar el amor.



La hipocresía puede engañar al hombre más inteligente y penetrante, pero el niño menos despierto lo reconoce y se irrita por ello por ingenioso este sea disfrazado.



A un gran corazón, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa.



Dios existe; pero no tiene ninguna prisa en hacerlo saber.



¿Es realmente posible decirle a otra persona lo que se siente?



Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo.



El más fuerte de todos los guerreros son el tiempo y la paciencia.



El respeto fue inventado para cubrir el lugar vacío donde el amor debería estar.



Lo importante para hacer un matrimonio feliz no es tanto qué tan compatible eres sino cómo lidias con la incompatibilidad.



El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.



El que hace sufrir al prójimo se perjudica a sí mismo. El que ayuda a los demás, se ayuda a sí mismo.



El dinero es una nueva forma de esclavitud, que sólo se distingue de la antigua por el hecho de que es impersonal, de que no existe una relación humana entre amo y esclavo.



Dió un paso hacia abajo, evitando cualquier larga mirada a ella como uno evita largas miradas hacia el Sol, para verla como se ve el Sol, sin mirar.



No hay grandeza donde no hay simplicidad, bondad y verdad.



Es sorprendente cuán completa es la ilusión de que la belleza es la bondad.



Me gusta el ajedrez porque es un buen descanso; hace trabajar la mente, pero de una forma muy especial.



Sólo las personas que son capaces de amar con fuerza también pueden sufrir un gran dolor, pero esta misma necesidad de amar sirve para contrarrestar su dolor y los sana.



Si no quieres que el mal exista, no obres mal.



Todos los males del mundo provienen de que el hombre cree que puede tratar a sus semejantes sin amor.



Si un hombre aspira a llevar una vida correcta, su primer acto de abstinencia es de dañar a animales.



Un hombre puede vivir y ser saludable sin matar animales para comer. Por tanto, si come carne, participa en quitar la vida del animal simplemente por el bien de su apetito.



La batalla la gana el lado que está determinado a ganar.



No hay grandeza donde no haya simplicidad, bondad y verdad.



Lo que está mal no deja de estarlo porque la mayoría lo comparta.



Simplemente quiero vivir; no causar ningún mal a nadie sino a mí mismo.



Para poder obtener y poseer poder, un hombre debe de amarlo.



El poder es una palabra cuyo significado no comprendemos.



Alimentarse de carne es un vestigio del primitivismo más grande. El paso al vegetarianismo es la primera consecuencia natural de la ilustración.



Del asesinato a los animales al asesinato a los hombres sólo hay un paso.



El vegetarianismo vale como criterio en el que podemos reconocer si un hombre aspira seriamente a una perfección moral.



La felicidad no consiste en hacer siempre lo que tú quieres, sino en siempre haber querido hacer lo que haces.



La respuesta que la vida da a todas las preguntas irresolubles: vivir al día y procurar olvidar.



A ojos del infinito, todo orgullo no es más que polvo y ceniza.



Antes de nuestra relación íbamos al encuentro el uno del otro, pero ahora avanzamos inevitablemente en direcciones opuestas.



El niño reconoce a la madre por la sonrisa.



El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil.



Vivir en contradicción con la razón propia es el estado moral más insoportable.



Toda reforma impuesta por la violencia no corregirá nada el mal: el buen juicio no necesita de la violencia.



La primavera es el momento de los planes y los proyectos.



Una de las primeras condiciones de la felicidad es que el nexo entre el hombre y la naturaleza no debería ser roto.



Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera.



Todo es la voluntad de Dios: puedes morir mientras duermes, y Dios puede salvar tu vida en la batalla.



La guerra es tan injusto y feo que todos los que librarla debe tratar de ahogar la voz de la conciencia dentro de sí mismos.



En toda la historia no hay guerra que no fue ideada por los gobiernos, de los gobiernos por sí solos, independientes de los intereses del pueblo, a los que la guerra es siempre perniciosa, incluso cuando tienen éxito.



Guerra por el contrario es una cosa tan terrible, que ningún hombre, especialmente un hombre cristiano, tiene el derecho de asumir la responsabilidad de ponerlo en marcha.



El hombre vive conscientemente para sí mismo, sino que es un instrumento inconsciente en el logro de la histórica, universal, objetivo de la humanidad.



El único sentido de la vida es servir a la humanidad.