× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Jack Welch

Frases de Jack Welch

Fue un empresario y escritor estadounidense.​

0


Si no tienes una ventaja competitiva, no compitas.



Los buenos líderes empresariales crean una visión, articulan esa visión, se adueñan apasionadamente de esa visión y la conducen implacablemente hasta completarla.



La capacidad de una organización para aprender y traducir ese aprendizaje en acción rápidamente, es la última ventaja competitiva.



Encara la realidad como es, no como fue o como te gustaría que fuese.



Los cobardes más grandes son gerentes que no le hacen saber a la gente dónde se encuentran.



Antes de ser líder, el éxito sólo se trata del crecimiento propio. Una vez que te vuelves un líder, el éxito se define por el crecimiento de otros.



Directores fuertes que toman decisiones difíciles para reducir puestos de trabajo constituyen la única verdadera seguridad en el empleo en el mundo actual. Gerentes débiles son el problema. Gerentes débiles destruyen puestos de trabajo.



El equipo con los mejores jugadores gana.



No simule su forma de ser por obtener un trabajo en cualquier institución.



Si se busca un mínimo de excelencia, el ambiente debe reflejar dicha excelencia.



Trata a las personas con dignidad y dales una oportunidad.



Céntrate en el trabajo, a pesar de no ser el más inteligente.



Si no sabes perder, nunca sabrás ganar, y si no sabes no juegues.



Controle su destino o alguien lo controlará.



He aprendido que los errores pueden ser tan buenos profesores como el éxito.



Los empleados tienen que demostrar constantemente que merecen ocupar el puesto.



Todo es extremo en la diferenciación: se recompensa a los mejores y se descarta a los peores.



Los líderes son encantadores, generan mucha empatía, se ponen en el lugar del resto para saber cómo piensa y que le deben decir, utilizan bastante su inteligencia emocional.



Seguramente no hay nada peor en el mundo de los negocios que trabajar para un jefe que no quiere que triunfes.



Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final está cerca.



He visto a mucha gente empezar una vida mejor y más feliz después de abandonar un trabajo en el que no funcionaba.



Cada uno debe sentir que es importante en el juego, pero ello no significa que se deba tratar a todos del mismo modo.



Una de las peores cosas que se pueden hacer cuando alguien atraviesa un mal momento es exagerar los defectos o fallos.



Siempre hay que afrontar la realidad de la situación, no engañarse, no esperar que los problemas se resuelvan milagrosamente.



Existe una delgada línea entre la arrogancia y la confianza en uno mismo, y esta última, si es legítima, es un caballo ganador.



La confianza nos da coraje y amplía nuestros horizontes, permite asumir mayores riesgos y llegar mucho más lejos de lo que imaginamos.



La visión sin acción es un sueño. Acción sin visión es simplemente pasar el tiempo. Acción con visión es hacer una diferencia positiva.



Conocí en persona a mucha gente brillante sobre la cual, en otra situación, sólo podría haber leído; la mayoría era modesta y divertida.



Cuando la gente comete errores lo último que necesita es que la regañen. Es el momento de infundirle valor y hacerle recobrar su confianza.



Afrontar la realidad parece sencillo, pero no lo es. Lograr que la gente afronte la realidad es el primer paso hacia una solución adecuada.



El seguimiento es una medida clave para el éxito de un negocio. Su estrategia de negocios de seguimiento pavimentará el camino para su éxito.



Enfrentar la realidad a menudo significa decir y hacer cosas que no son populares, pero sólo lidiando con la realidad es que las cosas mejorarán.



Los líderes deben ser abiertos, constructivos, y dar a los empleados un propósito para su trabajo y para aumentar el compromiso individual con la firma.



Los equipos ganadores surgen de la diferenciación, de la recompensa de los más fuertes y el descarte de los más débiles, en una lucha constante por subir el listón.



Las empresas pequeñas tienen enormes ventajas competitivas. Están libres de estorbos y son simples e informales. Se alimentan de la pasión y ridiculizan a la burocracia.



Para aumentar la productividad es absolutamente necesario incorporar a los mejores trabajadores.



El éxito empresarial no se basa en predicciones grandilocuentes; es el resultado de la capacidad para responder rápidamente a cambios reales a medida que éstos tienen lugar.



La responsabilidad social empieza en una compañía competitiva y fuerte. Sólo una empresa en buen estado puede mejorar y enriquecer las vidas de las personas y sus comunidades.



Los debates abiertos y sinceros acerca de los negocios llevan a tomar las mejores decisiones. Si una idea no logra sobrevivirá una discusión franca, el mercado acabará con ella.



La ventaja de operar como una pequeña empresa: Definir el proyecto, ponerlo en manos de personal cualificado y proveerlo de suficiente dinero es la mejor forma de alcanzar el éxito.



Cualquier organización que piense que puede garantizar la seguridad laboral caerá en un pozo sin fondo. Sólo los clientes satisfechos pueden dar seguridad laboral y no las empresas.



La calidad es nuestra mejor garantía de la fidelidad de los clientes, nuestra más fuerte defensa contra la competencia extranjera y el único camino para el crecimiento y los beneficios.



Fomentar la seguridad en los demás es fundamental en un directivo, y se consigue presentando oportunidades y retos, de modo que la gente consiga cosas que nunca imaginó que pudiese hacer.



Al final, todas las operaciones de negocios pueden ser reducidas a tres palabras, gente, producto y beneficios. A menos que tengas un buen equipo, no tienes mucho que hacer con las otras dos.



Hoy día la clave para el éxito es la innovación y el compromiso de los empleados. Las empresas deben tener un enfoque claro acerca del proceso de innovación y animar a todos a ser innovadores.



Hay quién piensa que es cruel o brutal eliminar el 10% menos productivo del personal, pero no lo es. Precisamente todo lo contrario, lo brutal es mantener a personas que no van a crecer y prosperar.



Los mejores líderes no proveen un manual de instrucciones paso a paso para los empleados; los mejores líderes son aquellos que traen a la luz nuevas ideas y articulan una visión que inspira a los otros a actuar.



Los líderes crean confianza con su sinceridad, transparencia y méritos: sea honesto con todo el mundo en la compañía. La sencillez y humildad es muy importante. No permita que su cargo, sea cual fuere, se le suba a la cabeza.



El negocio debe ser divertido, pero para demasiada gente sólo es un trabajo. Siempre he pensado que las fiestas son un buen modo de revitalizar la organización. Siempre buscaba la manera de celebrar hasta la menor de las victorias.



Las personas con confianza no temen que desafíen sus ideas, disfrutan del combate intelectual que las enriquece. ¿Cómo se encuentran? Buscando a personas satisfechas consigo mismas, que se acepten tal como son y no tengan miedo de mostrarlo.



Las empresas fuertes reinvierten en las personas y en los centros de trabajo; ofrecen puestos de calidad y seguros que otorgan a sus empleados tiempo, recursos y beneficios espirituales, lo cual repercute de manera importante en sus comunidades.



Los líderes nunca pueden ser cerrados de mente. Deben llegar a trabajar todos los días buscando una mejor manera de hacer las cosas. No pueden tener miedo a admitir sus errores. Deben estar dispuestos a cambiar de curso cuando las circunstancias cambian.



La organización sigue el ejemplo de quién está en lo más alto. La fuerza y personalidad de los directivos determina la fuerza de la organización que dirigen. Según lo duro que trabajen y a cuantas personas involucren determina el alcance de su influencia.



Tienes que comer mientras sueñas. Hay que cumplir con los compromisos de corto alcance, mientras que a desarrollar una estrategia y visión a largo plazo y ponerlo en práctica. El éxito de hacer ambas cosas. Caminar y mascar chicle si se quiere. Conseguir que se haga en el corto alcance, y la entrega de un plan a largo plazo, y la ejecución en eso.



Una estrategia es algo así como un nuevo producto innovador, la globalización, teniendo sus productos en todo el mundo, será el productor de bajo costo. Una estrategia es algo que se puede tocar, se puede motivar a la gente a, ser el número uno y el número dos en todos los negocios. Usted puede animar a la gente de todo el mensaje.



Si la estrategia de inversión en China de GE está mal, representa una pérdida de mil millones de dólares, tal vez un par de miles de millones de dólares. Si es correcto, es el futuro de esta empresa para el próximo siglo.