× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Jacinto Benavente

Frases de Jacinto Benavente

Fue un dramaturgo, director, guionista y productor de cine español.

0


El verdadero momento en que una mujer deja de querer a su marido no es cuando se decide a engañarlo, sino cuando él se entera del engaño, porque destruye el encanto de engañarle.



Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas...¿Qué valdría la vida?



La disciplina consiste en que un imbécil se haga obedecer por los que son más inteligentes.



Esperar es siempre temer.



A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho



Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no los envidien demasiado los pobres.



En cuestión de árboles genealógicos es más seguro andarse por las ramas que atenerse a las raíces.



El mal pago añade mérito a las buenas obras.



La alegría de hacer bien está en sembrar, no en recoger.



Muchas veces para ser buenos tenemos que dejar de ser honrados.



No está mal una mala mentira cuando defendemos con ella una buena verdad.



En la pelea, se conoce al soldado; pero en la victoria, se conoce a un caballero.



El más noble orgullo para una mujer, por mucho que la hayas ofendido, es poder perdonar siempre, sin tener que arrepentirse.



La vida es como un viaje por la mar: hay días de calma y días de borrasca; lo importante es ser un buen capitán de nuestro barco.



La noche ha prendido sus claros diamantes en el terciopelo de un cielo estival.



La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe.



Conviene dejar al morir algunas deudas incobrables, para que alguien nos llore con sinceridad.



Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos.



Una cosa es continuar la historia y otra repetirla.



No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano.



No es humano el deber que por soñar con una humanidad perfecta es inexorable con los hombres.



Muchos creen que tener talento es una suerte; nadie que la suerte pueda ser cuestión de tener talento.