× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Hermann Hesse

Frases de Hermann Hesse

Fue un escritor, poeta, novelista y pintor alemán, naturalizado suizo en 1924.

0


  • La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quien puede amarla y adorarla.



  • Cuando buscamos a alguien, buscamos en nuestro entorno algo que está dentro de todos



  • Lo blando es más fuerte que lo duro; el agua es más fuerte que la roca, el amor es más fuerte que la violencia.



  • Es maravilloso vivir en una casa en la que reina la paz, el orden, la tranquilidad, el deber, la buena conciencia, el perdón y el amor.



  • Si sé lo que es el amor, es por ti



  • Conozco el amor solo gracias a ti.



  • La mente es supranacional e internacional… debería servir, no a la guerra y a la destrucción, sino a la paz y a la reconciliación.



  • La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el intento de un camino, el esbozo de un sendero.



  • Así sucedió, que a eso de la una me escabullí para marcharme, era una derrota, un retroceso al lobo estepario.



  • La soledad es independencia.



  • El hombre poderoso en el poder sucumbe; el hombre del dinero, en el dinero; el servil y humilde, en el servicio; el que busca el placer, en los placeres. Y así sucumbió el lobo estepario en su independencia.



  • Algunos de nosotros pensamos que aguantar nos hace fuerte, pero a veces lo es dejar ir.



  • Y hay también muchos que embarrancan para siempre en estos escollos y permanecen toda su vida dolorosamente adheridos a un pasado sin retorno, al sueño del paraíso perdido, el peor y el más asesino de los sueños.”



  • Pero si para divertirte necesitas el permiso de los demás, entonces eres verdaderamente un pobre diablo.



  • La burguesía prefiere la comodidad al placer, la conveniencia de la libertad, y una temperatura agradable para el mortal fuego consumidor interno.



  • Hago mi camino cansado y polvoriento, y detenida y dudosa queda tras de mí la juventud, que baja su hermosa cabeza y se niega a acompañarme.



  • Si sé lo que es el amor, es gracias a ti.



  • Sí sé lo que es el amor, es gracias a ti.



  • La juventud termina cuando lo hace el egoísmo; la madurez comienza cuando vivimos para los demás.



  • La juventud termina cuando el egoísmo muere, la madurez nace cuando uno vive para los demás.



  • Hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos.



  • Solo tienes miedo si no estás en armonía contigo mismo. La gente tiene miedo porque nunca se ha confesado a sí misma.



  • Quien no encaja en el mundo, está siempre cerca de encontrarse a sí mismo.



  • Mal expresan las palabras el sentido misterioso de las cosas; siempre deforman más o menos lo que se dice, y a menudo se desliza en el discurso un dejo de falsedad o de locura.



  • Los sueños y los pensamientos inquietos llegaron a él desde el río, desde las estrellas titilantes de la noche, desde los rayos de sol que se derriten. Los sueños y la inquietud del alma venían a él.



  • Contener la lengua cuando todo el mundo chismorrea, sonreír sin hostilidad a las personas e instituciones, compensar la escasez de amor en el mundo con más amor en los asuntos pequeños y privados; ser más fieles en nuestro trabajo, mostrar más paciencia, renunciar a la venganza barata que se obtiene de la burla y la crítica: todas estas son cosas que podemos hacer.



  • La desesperación es el resultado de cada intento sincero de atravesar la vida con virtud, justicia y comprensión, y de cumplir con sus requisitos. Los niños viven de un lado de la desesperación.



  • En la eternidad no hay tiempo, solo un instante lo suficientemente largo para una broma.



  • Si sé lo que es el amor, es por ti.



  • Mamá, sí sé lo que es el amor, es por ti.



  • El caos exige ser reconocido y experimentado antes de dejarse convertir en un nuevo orden.



  • Era por la mañana; a través de la ventana alta vi el azul puro y brillante del cielo mientras flotaba alegremente sobre los largos techos de las casas vecinas. También parecía lleno de alegría, como si tuviera planes especiales, y se había puesto su mejor ropa para la ocasión.



  • De nuevo tuve la convicción de que yo no estaba hecho para la vida hogareña y reposada entre los hombres.



  • No tengo derecho a juzgar la vida de los otros. Sólo debo juzgarme a mí mismo y elegir o rechazar en función de mi persona.



  • Si sé lo que es el amor es gracias a ti.



  • Aquella mirada llegaba al corazón de toda la humanidad.



  • Eres demasiado exigente y hambriento, el mundo te rechaza, tienes para él una dimensión de más.



  • La felicidad es un cómo, no un qué. Es un talento, no un objeto.



  • Entre las cartas de mis lectores me escriben, hay una cierta categoría que está en continuo crecimiento y que veo como un síntoma de la creciente intelectualización de la relación entre los lectores y la literatura.



  • No es culpa de Kafka de que sus maravillosos escritos se han convertido últimamente en una moda, y son leídos por las personas que no tienen ni la capacidad ni el deseo de absorber la literatura.