Frases de George Bernard Shaw

Frases de George Bernard Shaw

Fue un dramaturgo, crítico y polemista irlandés cuya influencia en el teatro, la cultura y la política occidentales se extiende desde 1880 hasta nuestros días.

0


La virtud no consiste en abstenerse del vicio, sino en no desearlo. Para practicar la virtud es precisa una renta suficiente.



Una vida gastada cometiendo errores no solo es más honrada, sino más útil que una vida sin hacer nada.



Yo soy ateo y le doy gracias a Dios por ello.



No hay amor más sincero que el que sentimos hacia la comida



La estadística es el arte de mentir con números.



Ves cosas y dices: ¿por qué? Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo: ¿por qué no?



Durante toda mi vida, el cariño me ha sido mostrado y cada paso que he dado hacia adelante ha sido producto de ese cariño que me guía.



El secreto de ser desgraciado es tener el tiempo para preguntarte si eres feliz o no. La cura es la ocupación.



Dichoso es aquel que tiene una profesión que coincide con su afición.



Los que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada.



Los espejos se emplean para verse la cara, el arte para verse el alma.



En este mundo siempre hay peligros para quien les tiene miedo.



El baile es la expresión perpendicular de un deseo horizontal.



El progreso es imposible sin cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada.



Solo triunfa en el mundo quien se levanta y busca a las circunstancias y las crea si no las encuentra.



El éxito no consiste en no cometer errores, sino en no cometer el mismo dos veces.



Mejor nunca que tarde.



La libertad significa responsabilidad. Por eso la mayoría de hombres la temen.



Nos hacemos sabios no por el recuerdo de nuestro pasado, sino por la responsabilidad de nuestro futuro.



Patriotismo es tu convencimiento de que este país es superior a todos los demás porque tú naciste en él.



La vida no es sobre encontrarte a ti mismo. La vida es sobre crearte a ti mismo.



A veces la impaciencia da más frutos que los más profundos cálculos.



La vida no va de encontrarse a uno mismo, sino de crearse a uno mismo.



Mientras tengo un deseo, tengo una razón para vivir. La satisfacción es la muerte.



La vida no trata de encontrarse a uno mismo, sino de crearse a uno mismo.



Para practicar la virtud es preciso una renta suficiente.



El dinero no es nada, pero mucho dinero, eso ya es otra cosa.



Una vida dedicada a cometer errores no sólo es más honorable, sino más útil que una vida empleada en hacer nada.



El éxito no consiste en no cometer errores nunca, sino en no cometer el mismo error por segunda vez.



La juventud se desperdicia en los jóvenes.



La imaginación es el inicio de la creación. Imaginas lo que deseas.



Los animales son mis amigos y yo no me como a mis amigos.



El peor pecado hacia nuestras criaturas semejantes no es odiarlas, sino ser indiferentes a ellas. Esa es la esencia de la humanidad.



Cuando un hombre quiere asesinar a un tigre, lo llama deporte. Cuando el tigre lo quieres asesinar lo llama ferocidad.



Aquellos que no pueden cambiar sus mentes, no pueden cambiar nada.



Soy un ateo y le agradezco a Dios por ello.



El hecho de que el creyente sea más feliz que el escéptico, no es muy diferente al hecho de que el borracho sea más feliz que el sobrio.



Si quieres decirle a alguien la verdad, haz que se rían. De otra forma, te matarían.



Soy tan partidario de la disciplina del silencio, que podría hablar horas enteras sobre ella.



El poder no corrompe a los hombres; los tontos, sin embargo, si llegan a una posición de poder, corrompen al poder.



El primer amor es mucha ingenuidad y un poco de curiosidad.



El peor pecado para con nuestras criaturas amigas, no es el odiarlas, sino ser indiferentes con ellas, esa es la esencia de la inhumanidad.



Si el hombre quiere matar al tigre, se denomina a ésto deporte. Si el tigre quiere ma­tar al hombre, se denomina a ésto bestialidad.



El cristianismo podría ser bueno, si alguien intentara practicarlo.



No paramos de jugar porque crezcamos; crecemos porque paramos de jugar.



Simplemente haz lo que debe ser hecho. Puede que esto no sea felicidad, pero es grandeza.



No hay amor más sincero que el amor por la comida.



Las estadísticas dicen que los que contraen el hábito de comer comida chatarra, muy pocos sobreviven. Pero quién se puede resistir a esa tentación.



Cuidado con el falso conocimiento, es más peligroso que la ignorancia.



Lo que queremos es al niño en búsqueda del conocimiento y el conocimiento en búsqueda del niño.



Aprendemos de la experiencia que los hombres nunca aprenden nada de la experiencia.



El cerebro de los necios transforma la filosofía en tontería, la ciencia en superstición, y el arte en pedantería.



El odio es la venganza del cobarde por ser intimidado.



No puedes ser un héroe sin ser un cobarde.



No hay beso que no sea principio de despedida, incluso el de llegada.



Dos tragedias hay en la vida: una no lograr aquello que ansía el corazón; la otra es lograrlo.



Ves cosas y preguntas, ¿Por qué? Pero yo sueño cosas que nunca han sido y digo: ¿Por qué no?



El odio es la venganza del cobarde por ser intimidado.



Todo le sucede a todo el mundo. Tarde o temprano, hay suficiente tiempo.



Siempre hay alguien que besa y otro que se limita a permitir el beso.



La libertad no es solo un privilegio que se concede, es una costumbre que se debe adquirir.



La libertad significa responsabilidad; por eso, la mayoría de los hombres le tienen tanto miedo.



Aquellos que no pueden cambiar sus mentes, no pueden cambiar nada.