× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Francis Bacon

Frases de Francis Bacon

Francis Bacon fue un célebre filósofo, político, abogado y escritor inglés,

0


La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.



No hay soledad más triste que la de un hombre sin amigos, sin los cuales el mundo es un desierto: quien sea incapaz de sentir amistad, tiene más de bestia que de hombre



Un hombre que piensa en la venganza mantiene sus heridas abiertas, que de otro modo habrían sanado y estarían mejor.



Al tomar venganza, un hombre es igual a su enemigo, pero al pasar sobre ella, él es superior.



La venganza es una variedad de justicia salvaje, en la que cuanto más se presenta la naturaleza del hombre, más debe la ley tratar de eliminarla.



Pequeñas cantidades de filosofía nos llevan al ateísmo, pero cantidades mayores nos traen de vuelta a Dios.



No hay belleza sin algo extraño en sus proporciones.



El conocimiento es poder



La gran meta de la vida no es el conocimiento, sino la acción



El hombre que no teme a la verdad, no tiene nada que temer de las mentiras.



La edad parece ser la mejor aliada en cuatro cosas; madera vieja es la mejor para quemar, el vino viejo es el mejor para beber, los viejos amigos para confiar y los viejos autores para leer



Los cocodrilos vierten lágrimas cuando devoran a sus víctimas. He ahí su sabiduría.



Un hombre sabio se procurará más oportunidades de las que se le presentan.



Solo podemos dominar la naturaleza si la obedecemos.



El respeto de sí mismo es, después de la religión, el principal freno de los vicios.



Un hombre sabio construirá más oportunidades que las que encuentra.



En la vida sucede como con los caminos: el más corto es generalmente el más sucio, y el más hermoso el más largo.



Algunos libros deberían ser saboreados, otros devorados, pero solo unos pocos deberían ser mascados y digeridos.



Si no mantenemos la justicia, la justicia no nos protegerá a nosotros.



La esperanza es un buen desayuno pero una mala cena.



La perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad sin perjudicar la libertad ajena.



Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer.



Quien no tiene paciencia no tiene posesión de su alma.



Los viajes en los jóvenes es parte de la educación; en los mayores es parte de la experiencia.



El aliento de las flores es mucho más dulce que el aire que se encuentra al alcance.



La duda: la escuela de la verdad.



Si comienza uno con certezas, terminará con dudas; mas si se conforma en comenzar con dudas, llegará a terminar con certezas.



Calumniad con audacia: algo siempre quedará.



La amistad multiplica las alegrías y divide las angustias.



La verdad es tan difícil de decir, que a veces se necesita algo ficticio para que sea creíble.



Los hombres situados en altos puestos son tres veces siervos.



Representa un extraño deseo buscar el poder y perder la libertad.



El deseo por un exceso de poder ocasionó que los ángeles cayeran.



La prosperidad no existe sin muchos miedos y desastres; y la adversidad no existe sin comodidades y esperanzas.



La maravilla de un solo copo de nieve supera la sabiduría de un millón de meteorologistas.



El silencio es el sueño que nutre la sabiduría.



El conocimiento se adquiere leyendo la letra pequeña de un contrato; la experiencia, no leyéndola.



Nada se sabe bien sino por medio de la experiencia.



Los hombres vanagloriosos son el desprecio de los sabios, la admiración de los tontos, los ídolos del paraíso y los esclavos de sus propias presunciones.



Aquellos que reverencian a los viejos tiempos no son más que un desprecio hacia lo nuevo.



El conocimiento es poder.



La envidia siempre surge con la comparación de uno mismo; si no hay comparación, no hay envidia.



El espíritu humano no recibe con sinceridad la luz de las cosas, sino que mezcla a ellas su voluntad y sus pasiones; así es como se hace una ciencia a su gusto, pues la verdad que más fácilmente admite el hombre es la que desea.



El conocimiento es poder.