× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Epícteto

Frases de Epícteto

Fue un filósofo griego, de la escuela estoica, que vivió parte de su vida como esclavo en Roma.

0


  • Es tan difícil a los ricos adquirir sabiduría, como a los sabios adquirir riquezas.



  • Cuando hayas de sentenciar procura olvidar a los litigantes y acordarte sólo de la causa.



  • ¿Quieres dejar de pertenecer al número de los esclavos? Rompe tus cadenas y desecha de ti todo temor y todo despecho.



  • Si no deseas ser propenso al enojo, no alimentes el hábito. No le des nada que pueda hacer que aumente.



  • No son las circunstancias sino tu opinión sobre ellas lo que te afecta profundamente.



  • Podrás amarrar mi pierna, pero mi voluntad, ni el mismo Zeus me la puede quitar.



  • Puedes ser invencible si nunca vas al combate de cuyo regreso no estés seguro y sólo cuando sepas que está en tu mano la victoria.



  • Sólo el hombre culto es libre.



  • No se llega a campeón sin sudar.



  • Únicamente el hombre educado es libre.



  • Los placeres raros son los que más nos deleitan.



  • El que tiene suerte, encuentra en el yerno un hijo; el que no la tiene, pierde una hija.



  • Cuanto mayor es la dificultad para la mayor gloria de superarla. Pilotos hábiles ganado su reputación por las tormentas y tempestades.



  • La envidia es el adversario de los más afortunados.



  • El exceso de cólera engendra la locura.



  • Los hombres no se perturban por las cosas, sino por la visión que tienen de ellos.



  • Cuanto mayor es la dificultad mayor gloria hay en superarla. Los navegantes habilidosos ganan su reputación de las tormentas y tempestades.



  • Ningún hombre es libre si no es dueño de sí mismo.



  • Conserva bien lo tuyo y no codicies lo ajeno. Si tal haces, nada podrá impedirte el ser dichoso.



  • Confiamos porque somos precavidos.



  • Querer agradar a los demás es una trampa peligrosa.



  • La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad.



  • Mantén tu atención enfocada enteramente en lo que es verdaderamente tu propia preocupación, y ten claro que lo que pertenece a otros es su asunto y no el tuyo.



  • Si deseas ser bueno, comienza creyendo que eres malvado.



  • Si un hombre es infeliz, recuerde que su infelicidad es culpa suya, porque Dios hizo felices a todos los hombres.



  • Confiar en lo absurdo es un requisito para el proceso creativo.



  • Sólo los educados son libres.



  • No es negando la belleza como se sustrae el hombre a sus encantos; el mérito está en resistir reconociéndola.



  • Cuanto mayor es la dificultad, más gloria hay en superarla. Los pilotos expertos obtienen su reputación de tormentas y tempestades.



  • La clave es hacer compañía solo con las personas que lo elevan, cuya presencia llama lo mejor posible.



  • La apariencia de las cosas a la mente es el estándar de cada acción para el hombre.



  • Puedes amarrarme la pierna, pero el propio Zeus no puede sacar lo mejor de mi libre albedrío.



  • Los mentirosos son la causa de todos los pecados y crímenes en el mundo.



  • La felicidad y la realización personal son las consecuencias naturales de hacer lo correcto.



  • De ignorante y brutal es culpar a otros de las propias miserias. Aquel que a sí mismo se culpa de su infortunio.



  • Nada posees que no te haya sido dado. El que todo te lo dio bien puede quitarte algo. Eres, pues, no sólo un insensato, sino ingrato e injusto al pretender oponerle resistencia.



  • Acusar a los demás de nuestras propias desgracias es consecuencia de nuestra ignorancia; acusarse a sí mismo es comenzar a entenderse, no acusar ni a otros ni a sí, esa es la verdadera sabiduría.



  • La desgracia de los hombres proviene siempre de que colocan mal su precaución y su confianza.



  • El hombre no está preocupado tanto por problemas reales como por sus ansiedades imaginadas sobre los problemas reales.



  • No hay más que una forma de tranquilidad mental y felicidad, y eso es no tomar las cosas externas como propias.