× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Carl Gustav Jung

Frases de Carl Gustav Jung

Fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, figura clave en la etapa inicial del psicoanálisis; posteriormente, fundador de la escuela de psicología analítica, también llamada psicología de los complejos y psicología profunda.

77


Muéstrame un hombre cuerdo y yo lo curaré para ti.



El encuentro entre dos personas es como el contacto entre dos sustancias químicas: si se produce una reacción, las dos se transforman.



Lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.



Si existiera algo que quisiéramos cambiar en los chicos, en primer lugar deberíamos examinarlo y observar si no es algo que podría ser mejor cambiar en nosotros mismos.



Todo lo que nos irrita de los demás nos puede llevar a una comprensión de nosotros mismos.



A través del orgullo, nos engañamos a nosotros mismos. Pero en el fondo, bajo la superficie de la conciencia, una voz suave y apagada nos dice: algo no está bien.



No podemos cambiar nada hasta que no nos aceptamos. La condena no libera, oprime.



La sensación nos dice que una cosa es. El pensamiento nos dice qué es una cosa. Y los sentimientos nos dicen lo que una cosa es para nosotros.



Cuanto más retrocedamos en la historia, más veremos a la personalidad desaparecer bajo la sobrefaz de lo colectivo.



La mayoría de mis pacientes no eran creyentes, si no aquellos que habían perdido la fe.



La cosa más aterradora es aceptarse a uno mismo, completamente.



Si no fuera un hecho de experiencia que los valores supremos residen en el Alma, la Psicología no me interesa en lo más mínimo, ya que el alma no sería entonces más que un miserable vapor-



El error es tan importante como una condición de vida como la verdad.



Quién mira afuera, sueña: quién mira adentro, despierta.



Lo más aterrador es aceptarse por completo.



La palabra “Felicidad” perdería sentido sin la tristeza.



Se mira hacia atrás con agradecimiento a los maestros brillantes y con gratitud a los que tocaron nuestros sentimientos humanos.



La iluminación no es imaginar figuras de luz, sino hacer consciente a la oscuridad.



Incluso una vida feliz no puede existir sin un poco de oscuridad.



El vino de la adolescencia no siempre aclara según pasan los años, a veces se vuelve turbio.



El encuentro de dos personalidades es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay reacción, ambas cambian.



Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca.



La palabra felicidad perdería su significado si no fuese equilibrada por la tristeza.



Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que conmovieron nuestros sentimientos.



El que mira fuera sueña, el que mira adentro se despierta.



El tiempo es un niño que juega como un niño. Yo soy uno, pero contrapuesto a mí mismo soy joven y viejo al mismo tiempo.



No dejes que nadie dañe tu corazón ni que intenten sabotear tu alma.



Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana.



En mi caso el Progreso del Peregrino consistido en mi tener que subir a mil escaleras hasta que pude llegar a mi mano hacia el pequeño trozo de tierra que soy.



Grandes talentos son los más encantadores y con frecuencia los frutos más peligrosos en el árbol de la humanidad. Cuelgan en las ramas más delgadas que son fácilmente plegables.



Toda forma de adicción es mala, no importa si el narcótico sea alcohol o la morfina o el idealismo.



El misionero cristiano puede predicar el evangelio a los pobres paganos desnudo, pero los paganos espiritual que pueblan Europa sin embargo, como he oído nada del cristianismo.



El vino de la juventud siempre no desaparece con los años, a veces crece turbia.