Frases de Buenas Tardes

Frases de Buenas Tardes

Frases de buenas tardes. Conjunto de frases para desear buenas tardes a personas especiales. Docenas de mensajes especiales para compartir.


Trata de ser feliz con lo que tienes, mientras consigues aquello que tanto anhelas. Feliz y buen fin de semana.



Feliz tarde y que Dios te bendiga.



Espero que superen bien ese sueño que entra después de la comida. Feliz tarde, amigos.



Pasa una hermosa tarde y disfruta de las maravillas Dios puso sobre tus ojos.



Que no se te olvide que yo estoy contigo pase lo que pase. Sé que puedes con todo lo que se te ponga por delante. Así que tú tranquila que te va a ir todo genial, te lo prometo. Buenas tardes mi vida.



En el día o en la noche siempre estoy dispuesto a apoyar a mis amigos pues son una parte importante de mi vida. Les deseo que pasen una bonita tarde.



¡Buenas tardes! Espero sorprenderte con este mensaje, y desearte que el resto de tu día sea espectacular.



¡Buenas tardes, amor! Gracias por llegar a mi vida y no dudar en abrirme tu corazón.



Mirando el lindo atardecer, me acuerdo de ti. ¡Buenas tardes, amor!



¡Buenas tardes, amor! Si hay una cosa de la que puedo sentir orgullo, es de haberte encontrado.



¡Buenas tardes! Hoy está maravilloso para pasear y darse el gusto de contemplar la puesta de sol.



No desperdicies ni un minuto del día, pues todos ellos son importantes, ¡buenas tardes!



¡Buenas tardes, amor! Miro el atardecer en el horizonte y me siento feliz, porque en un mundo tan grande nos hayamos encontrado.



¡Buenas tardes, amor! Nada me gustaría más que estar pasando contigo esta linda tarde.



Encontrarte fue una suerte, y pasar el resto de los días contigo es una bendición. ¡Buenas tardes, amor!



Cuando el sol se pone en una serena tarde, es representativo de que un nuevo día lleno de virtud por haberlo vivido está por finalizar, pero lo más grandioso está por suceder, que otro nuevo día con nuevos retos y metas estará por comenzar.



En el cielo solo hablan de ello, del océano, de la puesta de sol, de lo jodidamente hermoso que es ver esa gran bola de fuego derretirse en el océano, la única luz que permanece como una vela está en su interior.



Hay un amanecer y un atardecer todos los días, tú decides si estás ahí para ellos.



Amo las tardes de domingo. Las mantas calientes. Las ventanas empañadas. Los remordimientos de lo incorrecto. Sentirme viva. Estar relajada. Volver a los viejos tiempos.



Cuando un amanecer o una bonita tarde no nos provocan ninguna emoción significa que el alma está enferma.