Frases de Buda

Frases de Buda

Buda, que en hindú significa Iluminado, fue el nombre que se le dio a Siddhartha Gautama, líder religioso que vivía en India, cuya amabilidad y sabiduría le valieron ese título. Los budistas lo consideran el Buda Supremo, el fundador del budismo.

0


Al igual que la vela no puede arder sin fuego, el hombre no puede vivir sin vida espiritual.



El secreto de la salud física y mental no es llorar por el pasado, preocuparse por el futuro o anticipar problemas, sino vivir el momento presente con sabiduría y seriedad.



Tú mismo, tanto como cualquiera en el universo entero, mereces tu amor y afecto.



El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.



Aferrarse a la ira es como agarrar un carbón caliente con la intención de tirarlo a otra persona, eres tú el que se quema.



No serás castigado debido a tu rabia, serás castigado por ella.



Aquellos que estén libres de resentimiento encontrarán la paz.



No lastimes a los demás con lo que te causa dolor a ti mismo



La mente es todo. Te conviertes en lo que piensas.



Tú mismo, así como cualquier otra persona en el universo, mereces tu propio amor y cariño.



La raíz del sufrimiento es el apego.



Estar inactivo es el camino corto hacia la muerte, ser diligente es una forma de vida; la gente tonta está inactiva, los sabios son diligentes.



La mente lo es todo. En lo que piensas te conviertes.



Nadie nos salva sino nosotros mismos. Nadie puede y nadie debe. Nosotros mismos debemos recorrer el camino.



La paz viene de dentro. No busques fuera.



La reflexión es el camino hacia la inmortalidad; la falta de reflexión, el camino hacia la muerte.



Más que mil palabras inútiles, vale una sola que otorgue paz.



No sobrevalores lo que recibes, ni envidies a otros. El que envidia a los demás no obtendrá paz mental.



Tres cosas no pueden ser ocultadas por mucho tiempo: el sol, la luna, y la verdad.



Deben respetarse unos a otros y abstenerse de discutir; no deben, como el agua y el aceite, repelerse unos a otros, sino que deben ser como la leche y el agua, mezclarse juntos.