Frases de Amor para mi Novio

Frases de Amor para mi Novio

Frases de amor para mi novio Esta persona es muy especial para ti y aquí encuentras maneras de hacerlo.


Mi primer beso contigo no fue con los labios, sino con la mirada.



¿Cuántas personas han pasado por mi vida sin marcarme, pero luego llegas tú y lo cambias todo...



Me acercaría hasta el más escondido confín para poder mirarte a los ojos y decirte que te amo.



Quiero que cuando seamos ancianos, un día me despierte contigo y te diga: ¿Ves? Te prometí que te amaría eternamente.



No hace falta que te recuerde que te amo, pero es que me gusta tanto decírtelo una y otra vez y verte sonreír...



De ti me gustan hasta esas cosas que no soporto de los demás.



Te voy a guardar en mi cofre de tesoros para que no te marches nunca.



No me importan nuestras discusiones. No me importa lo que crean los demás. No me importa lo que creas tú. Te quiero y punto.



Bien sabe la luna cuántas noches me he pasado en vela pensando en cómo enamorarte...



Dicen que los mejores momentos llegan cuando menos te lo esperas, y eso es lo que sucedió con nuestro primer beso.



Por si se me pasó decírtelo, por si no me oíste, por si no lo tienes claro o por si necesitas escucharlo: ¡Te amo!



Cuando te conocí no eras nadie, y ahora lo eres todo.



Besarte es como volar alto, muy alto... hasta el sol.



En toda relación hay peleas, disputas y celos, pero si de verdad se aman, hasta los más complicados momentos pueden superarse.



El mayor error que he cometido en mi vida es no haber tenido el placer de conocerte antes. Eres todo lo que necesito para ser feliz, gracias por existir y por estar siempre a mi lado protegiéndome.



Jamás podré encontrar las palabras adecuadas para describirte lo que ha sido el período más bello de mi vida, solo gracias a ti, al tío más especial que he conocido en toda mi vida.



Mi amor por ti es tan amplio, tan trasgresor, tan infinito, que a veces tengo la impresión de estar viviendo un cuento fruto de un conjuro. Te quiero mi niño.



Siempre he soñado con tener un hombre a mi lado que me entendiese, que se preocupara por mis problemas, que aprendiese a amarme como yo quiero ser amada... por suerte el destino me ha regalado tu presencia, nos ha regalado esta pasión desenfrenada.



Eres la inmensidad del mar, el fuerte Neptuno que blande su hacha para proteger lo que más quiere. Eres el viento que me ayuda sofocar el calor interminable de las largas tardes al sol.



Tú, hombre mío, me has hecho reencontrarme con el amor, te quiero y nunca podré conseguir dejar de hacerlo. Eres el único y verdadero amor que la providencia me ha regalado.