× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Alfred de Musset

Frases de Alfred de Musset

Fue un escritor y dramaturgo francés del romanticismo.

0


Solo lo hermoso es cierto, nada es cierto sin belleza.



A falta de perdón, deja venir el olvido



Yo no lucho contra la melancolía; después de la ociosidad, es el mejor de los males.



El olvido llega al corazón como a los ojos el sueño.



Si no puedes llegar a la generosidad del perdón, refúgiate en el olvido.



El olvido llega al corazón como el sueño a los ojos.



El beso es el contacto de dos epidermis y la fusión de dos fantasías.



Se cree en la sangre que corre, y se duda de las lágrimas.



Desprecia al hombre orgulloso que se avergüence de verter lágrimas.



El hombre es el único que envejece; todo lo demás rejuvenece en torno suyo cada día.



La mujer es como una sombra: no podrás atraparla, pero tampoco huir de ella.



Quien quiere a su madre no puede ser malo.



Del hombre que duda al que niega no hay apenas distancia.



La perfección no existe. Llegar a comprenderla es un triunfo de la inteligencia humana; desear alcanzarla es la más peligrosa de las locuras.



Cuando el corazón es bueno, el dolor es saludable.



Toda lágrima tiene su valor: es la hermana de la sonrisa.



Tomad del amor lo que de vino toma un hombre sobrio; pero nunca os emborrachéis.



Nada se parece tanto a un altar como una tumba.



Lo realmente importante no es llegar a la cima; sino mantenerse en ella.



El hombre es un aprendiz; el dolor es su eterno maestro.



Nadie se conoce a sí mismo hasta tanto no ha sufrido.



Un pueblo desgraciado hace los grandes artistas.



No hay nada tan rápido como un sentimiento de antipatía.



Las canas no hacen más viejo al hombre cuyo corazón no tiene edad.



Días de trabajo, únicos días en los que he vivido.



Experiencia es el nombre que los hombres le dan a sus desatinos o a sus tristezas.



Se puede amar sin sufrir cuando se ama sin enrojecer.



Es necesario amar siempre, aun después de haber amado.



El único idioma universal es el beso.



La imaginación abre a veces unas alas grandes como el cielo en una cárcel grande como la mano.



No hay auténtico genio sin paciencia.



Escribir poesía es hacer un trabajo exquisito, lleno de temor y de encanto, es hacer una perla de una lágrima.



Es una ley casi invariable que los placeres más exquisitos son los que más caros se pagan.



Es de presumir que las mujeres tienen en más su cuerpo que su alma, puesto que la mayoría entregan su corazón sin resistencia y se resisten a entregar su cuerpo.