Skip to main content

Sigue hablando de mí a mis espaldas, y

Sigue hablando de mí a mis espaldas, y observa c...

Sigue hablando de mí a mis espaldas, y observa cómo Dios sigue bendiciéndome frente a tu cara.


Te pueden interesar también



  • Un amigo falso es como la manzana podrida del frutero, si no la quitas pudrirá al resto.



  • Los verdaderos amigos no juegan con tus sentimientos.



  • Las personas falsas son como sombrillas; siempre están cerca, pero nunca te protegen del sol.



  • Donde hay muchas excusas, hay poco interés.



  • Nunca esperes nada de nadie, es mejor sorprenderse que decepcionarse...