× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases sobre la Soberbia

Frases sobre la Soberbia. Encuentra docenas de Frases sobre la Soberbia con fotos para copiar y compartir.

0

  • El dinero no cambia al hombre, simplemente lo desenmascara. Si un hombre es naturalmente egoísta, avaro y arrogante, esto se manifiesta con el dinero.



  • El que se erige en juez de la verdad y el conocimiento es desalentado por las carcajadas de los dioses.



  • El hombre humilde tiene todo que ganar y el soberbio todo que perder, porque la modestia es siempre generosidad y la envidia orgullo.



  • La única superioridad sobre la vanidad es el orgullo. Por el hecho de que la vanidad espera todo, mientras que por el orgullo: no esperes nada.



  • El orgullo que se alimenta con la vanidad acaba en el desprecio.



  • No confundas autoestima con soberbia.



  • El pensar bien no le interesa solamente a los filósofos, sino a las personas más sencillas



  • Cuando la naturaleza deja un agujero en la mente de una persona, por lo habitual, la cubre con una gruesa capa de autoengaño.



  • La ingratitud es hija de la soberbia.



  • Las paredes del orgullo son altas y anchas. No se puede ver al otro lado.



  • El orgullo de los humildes consiste en hablar siempre de sí mismos; el orgullo de los grandes, en no hablar de sí nunca.



  • Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.



  • Pedir disculpas no siempre significa que estés equivocado y el otro tenga la razón. Simplemente significa que guardaste tu orgullo en esa relación.



  • Nos engañamos a nosotros mismos a través de los canales del orgullo, sin embargo, en el fondo, debajo de nuestra conciencia, una voz muy baja nos comunica que algo no se encuentra en sintonía.



  • Envanecidos por si mismos, los soberbios tienen la hinchazón en su psiquis.



  • Aumenta la soberbia el buen vestido.



  • La soberbia es la rabia del impotente.



  • El orgullo te hará sentir más fuerte, pero jamás te hará sentir más feliz.



  • El orgullo es el consuelo de los débiles.



  • Un hombre orgulloso siempre está menospreciando las cosas y las personas; y, por supuesto, mientras mires hacia abajo, no puedes ver algo que está por encima de ti.



  • La ignorancia, el poder y el orgullo son una mezcla mortal, ¿lo sabías?



  • Exigir a los progenitores, para respetarlos, que estén libres de defecto y que sean la perfección de la humanidad es soberbia e injusticia.



  • Es arrogante de nuestra parte pensar que nuestras opiniones son siempre las correctas y humillar a otros por eso, porque ellos no piensan exactamente como nosotros.



  • El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.



  • El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.



  • El orgullo nos cuesta más que el hambre, la sed y el frío.



  • Los soberbios exageran sus derechos y pasan por encima de los demás.



  • Hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos.



  • El que se enorgullece se come a sí mismo: el orgullo es su propio vaso, su propia trompeta, su propia crónica.



  • Refinada soberbia es abstenerse de obrar por no exponernos a la crítica.



  • Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla.



  • Contra soberbia, humildad, suspira el fraile. Contra soberbia, ¡rebelión!, gritamos los hombres.



  • Demasiadas personas gastan el dinero que ganaron… para comprar cosas que no quieren… para impresionar a la gente que no les gusta.



  • La soberbia es el vicio más frecuentemente castigado, y, sin embargo, el más difícil de curar.



  • Los verdaderos caracteres de la ignorancia son la vanidad, el orgullo y la arrogancia.



  • El soberbio no sabe lo que es la sencillez ni la modestia.



  • Ruin arquitecto es la soberbia; los cimientos pone en lo alto y las tejas en los cimientos.



  • La soberbia ataca con dos dardos: la ira y la envidia.



  • El orgullo erige un pequeño reino y actúa como soberano en él.



  • Quien no sabe mostrarse cortés, va al encuentro de los castigos de la soberbia.