× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de William Penn

Frases de William Penn

Fue cuáquero prominente, filósofo inglés y empresario de bienes raíces. Penn fundó la Provincia de Pensilvania, una colonia inglesa norteamericana y futura Mancomunidad de Pensilvania.

0


La humildad y el conocimiento en ropas pobres superan al orgullo y la ignorancia en trajes costosos.



La muerte no puede matar lo que nunca muere.



¡Trabaja! Si no lo necesitas para alimentarte, lo necesitas como medicina.



El verdadero silencio es el descanso de la mente; es para el espíritu lo que dormir es para el cuerpo, nutrición y refrigerio.



Lo correcto es correcto, incluso si todos están en su contra y lo incorrecto es incorrecto, incluso si todos están de acuerdo.



Justicia es el seguro que tenemos en nuestras vidas y propiedades. La obediencia es la prima que tenemos que pagar por ello.



No puede haber amistad donde no hay libertad.



Por cada golpe que nuestra furia da, es seguro golpearnos a nosotros mismos al fin.



No puede haber amistad donde no hay libertad. La amistad ama la libertad, y no será encerrada en pequeños y estrechos recintos.



El público debe ser servido.



Dejad pensar al pueblo que gobierna y se dejará gobernar.



Los hombres son generalmente más cuidadosos con sus caballos y perros que con sus hijos.



Si no necesitas trabajar para comer, necesitarás trabajar para tener salud. Ama el trabajo y no dejes que nazca la mala hierba de la ociosidad.



Tienen derecho a censurar los que tienen corazón para ayudar.



Los amigos son verdaderos gemelos del alma. Uno no es feliz sin el otro, ni puede cualquiera de ellos ser miserable solo.



La libertad sin obediencia es la confusión, y la obediencia sin libertad es esclavitud.



La verdad a menudo sufre más por el fanatismo de sus defensores que por los argumentos de sus detractores.



Todos los hombres tienen una natural e irrenunciable derecho a practicar el culto a Dios según los dictados de sus propias conciencias.



Los niños tienen que jugar más con herramientas y juegos, dibujar y construir; tienen que sentir más emociones y no tantas preocupaciones por problemas de su tiempo.



La verdadera religión les permite a los hombres vivir mejor y los alienta a mejorar.



Pasión es una especie de fiebre en la mente, que nunca nos deja más débil de lo que nos encontró.



La verdadera piedad no se enciende hombres del mundo, pero les permite vivir mejor en ella y excita sus esfuerzos por repararlo.



El amor es la lección más difícil en el cristianismo, pero, por esa razón, debería ser más nuestra atención para aprender.