× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Thomas Paine

Frases de Thomas Paine

Fue un político, escritor, filósofo, intelectual radical y revolucionario estadounidense de origen inglés.

0


Cuanto más difícil sea el conflicto, más glorioso es el triunfo.



Lidera, sigue o sal del camino.



Da a cada ser humano cada derecho que reclamas para ti mismo.



Lo que obtenemos demasiado barato, lo estimamos demasiado a la ligera.



Tenemos en nuestro poder comenzar de nuevo el mundo.



La mayor de las fuerzas no yace en los números, sino en la unidad.



Mi país es mi mundo, y mi religión es hacer el bien.



El arma más poderosa contra los errores de cualquier tipo es la razón.



El verdadero hombre sonríe ante los problemas y reúne fuerzas de la angustia.



El verdadero hombre sonríe ante los problemas, cobra fuerza ante la angustia y crece valiente mediante la reflexión.



Una mala causa será defendida siempre con malos medios y por hombres malos.



Un director de una escuela es más útil que cien sacerdotes.



Me encanta el hombre que puede sonreír ante los problemas, que puede tomar fuerzas de la angustia, y crecer valiente por la reflexión.



Quienes esperan cosechar las bondades de la libertad deben soportar la fatiga de defenderla.



Aquellos que esperar cosechar las bendiciones de la libertad, deben, como todos los hombres, pasar la fatiga de apoyarla.



Los que esperan cosechar las bendiciones de la libertad deben, como hombres, sufrir la fatiga de apoyarla.



Mi mente es mi propia Iglesia.



Es la dirección, no la magnitud, la que ha de ser tomada en consideración.



Quien es el autor de una guerra suelta el contagio conjunto del infierno y se abre una vena que sangra una nación a la muerte.



La guerra implica en su progreso como una serie de circunstancias imprevistas que ninguna sabiduría humana puede calcular el final, sino que tiene, pero una cosa cierta, y es la de aumentar los impuestos.



Para establecer cualquier modo para abolir la guerra, sin embargo, podría ser ventajoso para las Naciones Unidas, sería tomar de ese Gobierno el más lucrativo de sus ramas.



Está en nuestras manos el emepzar el mundo otra vez.



De todas las tiranías que afectan a la humanidad, la tiranía de la religión es la peor.



El mejor remedio para la ira es el retraso.



Los títulos son apodos, y cada apodo es un título.



Cuando los hombres dan el privilegio de pensar, la última sombra de la libertad se cierra el horizonte.



Estos son los tiempos que prueba las almas de los hombres.