× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Thomas Mann

Frases de Thomas Mann

Fue un escritor alemán. Considerado uno de los escritores europeos más importantes de su generación.

0


La tolerancia se vuelve un crimen cuando se aplica hacia el mal.



La tolerancia se convierte en un delito cuando se aplica al mal.



Combate mejor y con más ahínco quien más arriesga.



La guerra no es más que una forma cobarde de escapar de los problemas de la paz.



La tolerancia se convierte en un crimen cuando se aplica al mal.



La vejez es la peor de todas las corrupciones.



Quien toma en serio a Nietzsche, quien lo toma al pie de la letra y le cree, está perdido.



Los sentimientos y observaciones del hombre solitario son al mismo tiempo más confusos y más intensos que los de la gente sociable.



La droga pertenece al diablo, pues provoca la letargia, el estancamiento, la pasividad, el servilismo.



Colocar en el mismo plano moral el comunismo ruso y el nazifascismo, en la medida en que ambos serían totalitarios, en el mejor de los casos es una superficialidad; en el peor, es fascismo.



Cada ser humano razonable debería ser un socialista moderado.



¡Qué glorioso regalo es la imaginación y la satisfacción de lo que ofrece!



Una verdad perjudicial es mejor que una mentira útil.



El escritor es aquel al que escribir le resulta más difícil que a las demás personas.



Las opiniones no pueden sobrevivir si uno no tiene oportunidad de pelear por ellas.



La única forma religiosa de pensar en la muerte es como parte integral de la vida.



Pensad como hombres de acción, actuad como hombres pensantes.



El orden y la simplificación son los primeros pasos hacia el dominio de un tema, el enemigo real es lo desconocido.



Un alma sin cuerpo es tan inhumana y espantosa como un cuerpo sin alma. Por cierto, lo primero es una rara excepción y lo segundo es el pan nuestro de cada día.



La tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad.



Detesto la locura, la aborrezco desde el fondo de mi alma, aborrezco a todos los genios desequilibrados, o semi genios; detesto todo emocionalismo, toda pose excéntrica.



Literatura… es la unión de sufrimiento con el instinto de la forma.



Cada día me siento más inclinado a admitir que hay en la música algo de extraño. Una afirmación de máxima energía. No diré abstracta sino más bien sin objeto, energía pura, en la claridad del éter.



La guerra es la salida más cobarde de los problemas de la paz.



Todo es política.



Una gran verdad es aquella cuyo opuesto también lo es.



La belleza, como el dolor, hace sufrir.



Ocuparse de las matemáticas es, digo, es el mejor remedio contra la concupiscencia.



¿Cómo le será permitido al poeta equivocarse, cuando su naturaleza y su destino han sido colocados en el sitio más destacado del mundo?



Porque la serenidad en medio de la desgracia, y la gracia en medio de la tortura, no son sólo resignación; son también actividad y encierran un triunfo positivo.



De la muerte nadie que volviese de ella podría decir que vale la pena, pues no se tiene vivencia alguna de la muerte.



La soledad hace madurar lo original, lo audaz e inquietantemente bello, el poema. Pero también engendra lo erróneo, desproporcionado, absurdo e ilícito.



Es el amor, no la razón, es más fuerte que la muerte.



La enseñanza humanística (puede considerarme si lo desea un espíritu retrógrado, mi querido ingeniero) in abstracto me parece algo imprescindible.



El hombre no debe dejar que la muerte reine sobre sus pensamientos en nombre de la bondad y del amor.



De la misma misma manera la política se hallaba ligada a la palabra o, más exactamente, había nacido de la unión de la humanidad con la literatura, pues la bella palabra producía la bella acción.



Y era como si a su obra le faltase el fervor de esa alegría ágil que, como ninguna otra cualidad, produce el encanto del público.



A menudo los signos externos, visibles y tangibles, y los símbolos de la felicidad y el éxito aparecen cuando, en realidad, todo eso comienza a decaer…; es más, no aparecen hasta entonces.



Pero en ese momento de la crisis, a Eros su excitación le impulsaba a tranquilizar por medio de la palabra el torbellino de sus pensamientos.



La formación no se adquiere a base de ajetreo y trabajo esclavo, sino que es un regalo de la libertad y del ocio en su sentido más literal.



¡Mantener las apariencias! ¿Acaso querías una vida distinta de la que has tenido?



Salimos de las tinieblas y entramos en las tinieblas. Entre esos dos instantes hay muchas experiencias, vivencias, pero no vivimos ni el principio ni el fin.



La naturaleza no puede traducirse en conocimiento, como tampoco la vida, en último término, puede explorarse a sí misma.



¡Qué disciplina, qué exactitud de pensamiento expresaba aquel cuerpo tenso y de juvenil perfección!



Todo lo que es perfecto en su especie debe trascender de su especie, debe ser otra cosa, algo incomparable.



Un principio sano sólo puede producir efectos sanos, con independencia de cuál sea su criterio inicial.



Lo típico deja frío, sólo lo individual es capaz de trastornarnos. Así se explica la ecuanimidad de la conciencia ante el dolor.



Es la ingratitud de la juventud en vías de formarse. Acepta regalos para luego sacarles los defectos.



Todo engaño en el que no subyace alguna forma de verdad superior y que, por lo tanto, no es más que una pura mentira resultará burdo.



Pero comprendo mal cómo puede usted creer que un corazón tan desesperado, un espíritu tan frío, puede estar dotado para la música.



Nada puede ser, en el fondo, más mezquino que tachar de absurdo el hecho de que el espíritu quiera defender su dignidad frente a la naturaleza y se niega a rendirse ante ella.



Lo instintivo está directamente relacionado con lo nacional, y Dios mismo ha dotado a los hombres del instinto natural que incita a los pueblos a escindirse y formar diferentes Estados.



Ni el nacimiento ni la muerte; ninguno de los dos tiene carácter subjetivo; en tanto proceso, caen enteramente en el terreno de lo objetivo.



Súbitamente sintió el deseo imperioso de escribir. Cierto es que, como suele decirse, Eros ama el ocio, y que sólo para el ocio ha nacido.



¡Hay tantas clases distintas de estupidez! Y seguro que la inteligencia no es la mejor de ellas.



El silencio sólo serviría para fomentar la indiferencia moral del mundo, ustedes han cumplido con su deber al publicar este libro y sacar a la luz pública estos hechos.



La muerte desata y libera. Libera del peso de las costumbres y de la moral, libera de la disciplina y del decoro, libera todo en aras del placer.



En el fondo, al ser humano le favorece cualquier cosa menos lo que es contrario a su naturaleza, las estupideces y las medias tintas.



Sí, el tiempo es un singular enigma, una cuestión difícil de aclarar.



Wagner veía en el arte un arcano sagrado, una panacea para los males de la sociedad, mientras que Tolstói, hacia el final de su vida, lo rechazaba como un lujo frívolo.



A pesar de tu rebeldía y de estar convencido de que esa rebeldía tuya era idealista, tu espíritu nunca poseyó la suficiente fuerza.



Los pensamientos de un hombre solitario, son más graves, más extraños y siempre tienen un matiz de tristeza.



El hombre no vive únicamente su vida personal como individuo, sino que también, consciente o inconscientemente, participa de la de su época y de la de sus contemporáneos.



Atiende con placer tus negocios durante el día, pero emprende sólo los que te permitan dormir tranquilo durante la noche.



El tiempo es activo, produce. ¿Qué produce? Produce el cambio. El ahora no es el entonces, el aquí no es el allí, pues entre ambas cosas existe siempre el movimiento.



El que nace para ser ahorcado nunca morirá ahogado.



La vivacidad del sentido del tiempo se había debilitado. Los días comenzaban a volar, a pesar de que cada uno de ellos se componía de esperas renovadas y sensaciones silenciosas y secretas.



Cada palabra que sale de su boca es tan redonda y apetitosa que, cuando le escucho, me hace pensar en panecillos calientes.



Saludó al mar con los ojos, y su corazón se llenó de alegría al contemplarse tan cerca de Venecia.



La risa es un rayo de sol del alma.



Lo que un fenómeno maravilloso que es, cuidadosamente considerada, cuando el ojo humano, que joya de estructuras orgánicas, se concentra su brillo húmedo en otra criatura humana!



La guerra es sólo un escape cobarde de los problemas de la paz.



Me encanta y reverencia la Palabra, el portador del espíritu, la herramienta y reluciente reja del progreso.



La democracia es intemporal humana, y la atemporalidad implica siempre una cierta cantidad de potencial de la juventud.



Es un hecho extraño que la libertad y la igualdad, las dos ideas básicas de la democracia, son en cierta medida contradictorias. Lógicamente considerado, la libertad y la igualdad son excluyentes entre sí, al igual que la sociedad y el individuo son mutuamente excluyentes.