× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Salvador Dalí

Frases de Salvador Dalí

Salvador Dalí fue un pintor, escultor. Es considerado por todos como uno de los máximos representantes del surrealismo. Salvador Dalí es conocido por sus impactantes y oníricas imágenes surrealistas.

0


El dibujo es la honestidad del arte. No hay posibilidad de hacer trampas. Es bueno o malo.



La diferencia entre los recuerdos falsos y los verdaderos son lo mismo que las joyas: siempre son los falsos los que parecen más reales, los más brillantes.



El tiempo es una de las pocas cosas importantes que nos quedan



No temas a la perfección: nunca la alcanzarás.



No tengas miedo de la perfección…nunca la alcanzarás.



No tengas miedo de la perfección, nunca la vas a alcanzar.



Mi locura es sagrada, no la toquen



El termómetro del triunfo no es más que los celos de los envidiosos.



El que sabe degustar no bebe demasiado vino, pero disfruta sus suaves secretos.



Los errores son casi siempre de carácter sagrado. Nunca trates de corregirlos. Al contrario: racionalízalos, entiéndaelos bien. Después, será posible sublimarlos.



A los seis quería ser un cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Mi ambición ha ido creciendo desde entonces.



Muchas personas no cumplen los ochenta porque intentan durante demasiado tiempo quedarse en los cuarenta.



Dibujar es la pureza del arte. No hay posibilidad de hacer trampa. Puede ser bueno o malo.



Estoy haciendo cosas que me inspiran con una profunda emoción y estoy tratando de pintar con honestidad.



Feliz es el que provoca un escándalo.



No te preocupes por ser moderno. Desgraciadamente es la única cosa que, haga lo que hagas, no se puede evitar.



La pintura es una parte infinitamente diminuta de mi personalidad.



Picasso es un pintor, como yo; Picasso es español, como yo; Picasso es un comunista, yo no lo soy.



El verdadero pintor debe ser capaz de tener, con las cosas más insólitas, las ideas más inusuales.



Todo me altera, pero nada me cambia.



Para mí, el amor debe ser feo, la apariencia debe ser divina y la muerte debe ser hermosa.



Seré breve, ya he terminado.



No entiendo por qué cuando pido langosta a la parrilla en un restaurante nunca me sirven un teléfono cocinado.



El secreto de mi influencia siempre ha sido que se mantuvo en secreto.



No es necesario que el público sepa si estoy bromeando o si lo digo en serio, así como tampoco es necesario que yo lo sepa.



La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco.



Saber cómo mirar es una manera de inventar.



A la edad de seis años quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Y mi ambición ha venido creciendo constantemente desde entonces.



El termómetro del éxito es simplemente la envidia de los descontentos.



Un verdadero artista no es el que se inspira, sino el que inspira a otros.



No tomo drogas. Yo soy una droga.



La libertad de cualquier tipo es lo peor para la creatividad.



Lo que importa es sembrar confusión, no eliminarla.



Los genios nunca deben morir, el progreso de la humanidad depende de nosotros.



Soy capaz de proyectarme a mí mismo en mi pequeño cine interno. Me libero a través de una salida secreta de los intentos de asediar a mi propia alma.



El surrealismo sirvió como una demostración de que la esterilidad total y las tentativas de automatización han ido demasiado lejos y han conducido a un sistema totalitario.



Cada vez que pierdo un poco de esperma estoy totalmente convencido de que lo he desperdiciado. Siempre me siento culpable después… Ya que, para empezar, no soy tan impotente.



El asesinato está más cerca del cielo, porque después de convertirse en “recuerdos de nuestra conciencia”, se reza, el cielo se abre, y los ángeles dicen: “¡Buenos días!”



Para ser interesante, uno tiene que provocar.



Aquellos que no quieren imitar nada, no producen nada.



Sólo hay una diferencia entre un loco y yo. El loco piensa que está cuerdo. Yo sé que estoy loco.



Voy a vivir para siempre. Los genios no mueren.



Del mismo modo que me sorprende que un empleado de banco nunca coma un cheque, también estoy sorprendido de que ningún pintor antes que yo jamás pensara en pintar un reloj blando.



A la gente le encanta el misterio, y por eso que les encantan mis pinturas.



Cuando las creaciones de un genio chocan con la mente de un laico, y producen un sonido vacío, no hay duda de que está en un error.



Siempre seremos tú y yo.



El dibujo es la honestidad del arte.



Y ahora el anuncio de Watson y Crick sobre el ADN. Esto es para mí la prueba real de la existencia de Dios.



El genio tiene que pasar por encima de la locura y la locura por encima del genio.



Creo que la vida debe ser una fiesta continua.



No soy extraño. Sólo no soy normal.



Hay algunos días en los que creo que voy a morir por una sobredosis de satisfacción.



Un día tendrá que ser admitido oficialmente que lo que hemos bautizado como ‘realidad’ es una ilusión aún mayor que el mundo de los sueños.



Creo que el momento está cerca cuando por un método de pensamiento activo y paranoico, es posible sistematizar la confusión y contribuir al descrédito total del mundo de la realidad.



Tienes que crear confusión de forma sistemática, así se libera la creatividad. Todo lo que es contradictorio crea vida.



El surrealismo es destructivo, pero sólo destruye lo que considera que son cadenas que limitan nuestra visión.



Dame dos horas al día de actividad, y seguiré las otras veintidós en sueños.



La inteligencia sin ambición es un pájaro sin alas.



El placer de la carne sólo puede satisfacerse si se crea una dimensión particular, una especie de fenómeno estereoscópico, un holograma imaginario tan real como es la realidad.



Un gran vino requiere de un loco para hacer crecer la vid, de un hombre sabio para velar por ella, de un poeta lúcido para hacerlo, y de un amante para beberlo.



Sin mí no hay arte.



Necesito todas estas repentinas imágenes que se me presentan de mi pasado y que forman la fábrica de lo que es toda mi vida.



¿Dónde está lo real? Toda apariencia es falaz, la superficie visible es engañosa. Miro mi mano. Son nervios, músculos, huesos. Profundicemos más: son las moléculas y los ácidos.



Yo soy el surrealismo.



Es obvio cuando mis enemigos, mis amigos y el público en general pretenden no entender el significado de las imágenes que me surgen y que transcribo en mis pinturas.



Desde la revolución francesa se ha desarrollado una tendencia viciosa y cretina a considerar a un genio como un ser humano igual en todos los sentidos a los demás.



Me rehúso categóricamente a considerar que el surrealismo es otro grupo artístico literario. Creo que fueron capaces de liberar al hombre de la tiranía del mundo “práctico y racional.



La diferencia entre los recuerdos falsos y los verdaderos es la misma que para las joyas: es siempre falso el que parece más real, el más brillante.



Uno podría pensar que a través del éxtasis entramos a un mundo lejos de la realidad y de los sueños. Los repugnantes se vuelven deseables, la afección en crueldad, lo feo en hermoso, etc.



Llévame, yo soy la droga; llévame, yo soy el alucinógeno.



El conocedor no bebe vino, pero sabe sus secretos.



La vida es demasiado corta como para pasar inadvertida.



Sin locura no hay arte.



Quiero percibir y comprender los poderes ocultos y las leyes de las cosas, a fin de tenerlos en mi poder.



El deseo de sobrevivir y el miedo a la muerte son sentimientos artísticos.



Es el buen gusto y sólo el buen gusto, el que posee el poder de esterilizar y es siempre el primer obstáculo para cualquier funcionamiento creativo.



Las guerras nunca han herido a nadie, salvo a las personas que mueren.



Las sociedades democráticas no son aptas para la publicación de revelaciones estruendosas como las que tengo la costumbre de hacer.



La droga consume pero la vida también.



La vida es corta, pero no breve.



Muy poco de lo que podría suceder sucede.



Creo que la libertad más dulce para un hombre en la tierra consiste en ser capaz de vivir, si le gusta, sin tener la necesidad de trabajar.



Llega un momento en la vida de toda persona en el que se da cuenta de que me adora.



Cada mañana cuando me despierto, experimento nuevo un placer supremo - la de ser Salvador Dalí.



Yo no pinto un retrato para se que parezca a la persona, más bien es la persona que crecer para parecerse a su retrato.



Las guerras nunca han hecho daño a nadie excepto a las personas que mueren.


El arte progresivo puede ayudar a las personas a aprender no sólo acerca de las fuerzas objetivas que actúan en la sociedad en que viven, sino también sobre el carácter social de su intensa vida interior. En última instancia, puede impulsar a la gente hacia la emancipación social.




Las sociedades democráticas no son aptas para la publicación de tales revelaciones estruendosas que estoy en el hábito de hacer.



La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella.



Para adquirir un respeto creciente y duradera en la sociedad, es una buena cosa, si usted posee un gran talento, para dar, al principio de su juventud, una patada muy fuerte en la espinilla derecha de la sociedad que te gusta. Después de eso, ser un snob.



Tengo pensamiento daliniano: la única cosa que el mundo nunca tendrá suficiente es de lo escandaloso.