× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Reflexión

8.3k

  • La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo.



  • No se puede enseñar nada a un hombre; solo se le puede ayudar a descubrirlo en su interior.



  • Un hombre que tiene una mente y sabe que siempre puede vencer a diez hombres que no tienen y no lo hacen.



  • Las posibilidades son numerosas, una vez que decidimos actuar y no reaccionar.


  • Te pueden interesar también



  • El progreso es imposible sin cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada.



  • Haz simplemente lo que se tenga que hacer. Puede que no sea la felicidad. Pero es la grandeza.



  • Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo.



  • Es mejor estar solo que en mala compañía.



  • No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.



  • Pensar es fácil, actuar es difícil, y poner los pensamientos en acción es la cosa más difícil del mundo.



  • La forma en que ves a la gente es la forma en la que las tratas, y la forma en la que las tratas es en lo que se convierten.



  • Eres, al fin y al cabo, lo que eres. Aunque te pongas una peluca con miles de rizos, aunque te pongas tacones de un codo de altura, seguirás siendo lo que eres.



  • Cuando una de las puertas de la felicidad se nos cierra, otra se abre. Pero a menudo nos quedamos mirando tanto tiempo la puerta cerrada, que no vemos la puerta que tenemos abierta.



  • Las cosas no cambian; cambiamos nosotros.



  • Lo que consigues al llegar a tus metas no es tan importante como en lo que te conviertes al conseguir tus metas.



  • Cualquiera que deja de aprender es viejo, ya tenga 20 años u 80. Cualquiera que sigue aprendiendo se mantiene joven. Lo mejor de la vida es mantener a tu mente joven.



  • Construimos demasiados muros y no suficientes puentes.



  • Si he dado al público algún servicio, es debido a mi paciente pensamiento.


  • Te pueden interesar también



  • Lo que sabemos es una gota, lo que no sabemos es un océano.



  • Si he visto más lejos que otros, es por levantarme en hombros de gigantes.



  • Aprende a ser feliz con lo que tienes mientras persigues lo que quieres.



  • Todos debemos sufrir una de dos cosas: el dolor de la disciplina o el dolor del arrepentimiento o desilusión.



  • El hombre está condenado a ser libre, ya que una vez en el mundo, es responsable de todos sus actos.



  • El conocimiento habla pero la sabiduría escucha.



  • Siempre he pensado que las acciones del hombre son los mejores interpretes de sus pensamientos.



  • Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.



  • Lo que te preocupa te controla.



  • Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión.



  • La vida es una serie de colisiones con el futuro; no es una suma de lo que hemos sido, sino de lo que anhelamos ser.



  • La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar, es cómo nos comportamos mientras esperamos.



  • No se puede tener una vida positiva y una mente negativa.



  • La necesidad es el maestro que enseña mejor y de quien mejor se aprenden las lecciones.



  • Parece más sabio asumir lo peor desde el principio y dejar que lo mejor llegue como una sorpresa.



  • El ser humano no recibió el don de la palabra para ocultar sus pensamientos.



  • Dicen que el tiempo cura las heridas, pero nadie ha vivido lo suficiente para probar dicha teoría.



  • Tu vida no esta tan determinada por lo que te trae la vida como por tu actitud ante ello; no tanto por lo que te ocurre como por la forma en que miras lo que te ocurre.



  • Prefiero ser odiado por quien soy que amado por quien no soy.



  • Ser profundamente amado por alguien te da fortaleza, mientras que amar a alguien profundamente te da coraje.



  • Si no cambias la dirección, puede que termines donde has comenzado.



  • Un viaje de mil millas comienza con un simple paso.