× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Plutarco

Frases de Plutarco

Fue un historiador, biógrafo y filósofo moralista griego.

0


  • Pitágoras, cuando era preguntado sobre qué era el tiempo, respondía que era el alma de este mundo



  • El alma más fuerte y mejor constituida es la que no se enorgullece ni enerva con los éxitos y a la que no abaten los reveses.



  • Mientras los necios deciden, los inteligentes deliberan



  • No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.



  • Lo que logramos internamente cambiará nuestra realidad exterior.



  • El desbalance entre los ricos y los pobres es la dolencia más vieja y fatal de todas las repúblicas.



  • La omisión del bien no es menos reprensible que la comisión del mal.



  • El silencio en la temporada adecuada es sabiduría, y es mejor que cualquier discurso.



  • Un jefe debe tener los ojos tan puros como las manos.



  • Una autoridad que se funda en el terror, en la violencia, en la opresión, es al mismo tiempo una vergüenza y una injusticia.



  • No necesito un amigo que cambie cuando yo cambio y que se siente cuando yo me siento; mi sombra lo hace mucho mejor.



  • Por una boca llena de carne privamos a un alma del sol y de la luz, y de esa proporción de vida y tiempo con la que nació en el mundo para disfrutar.



  • Decís que las serpientes, panteras y leones son crueles, pero llevais a vuestros labios la carne de una criatura muerta.



  • No hables de tu felicidad a alguien menos afortunado que tú.



  • Ninguna bestia es más irracional que el hombre cuando posee un poder que expresa su ira.



  • La perseverancia es invencible. Es por ello que el tiempo, en su acción, destruye y derriba toda potencia.



  • Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible.



  • La fortuna no está hecha para los sillones: para alcanzarla, antes que mantenerse bien sentado hay que correr tras ella.



  • La perseverancia es más prevalente que la violencia, y muchas cosas que no se pueden superar cuando están juntos, dió a sí mismos cuando se toma poco a poco.



  • De hecho, es algo deseable estar bien descendidos, pero la gloria pertenece a nuestros antepasados.



  • Todos los hombres mientras están despiertos están en un mundo común, pero cada uno de ellos, cuando está dormido, se encuentra en un mundo propio.



  • Para ser ignorante de la vida de los hombres más célebres de la antigüedad es continuar en un estado de infancia, todos nuestros días.



  • Para errar en la opinión, aunque no sea parte de los sabios, es por lo menos humano.



  • Los hábitos morales, inducidos por las prácticas públicas, son mucho más rápidos en hacer su camino en la vida privada de los hombres, de las fallas y defectos de las personas están en infectar la ciudad en general.



  • El espíritu infantil no es un vaso que tengamos que llenar, sino un hogar que debemos calentar.



  • La mente no es un vaso a ser llenado, sino un fuego a ser encendido.



  • El tiempo es el más sabio de todos los consejeros.



  • La bebida apaga la sed, la comida satisface el hambre; pero el oro no apaga jamás la codicia.



  • Aquel que se ocupa en ocupaciones mezquinas, produce en los mismos afanes que toma sobre cosas de poca o ninguna utilidad, una evidencia contra sí mismo de su negligencia e indisposición a lo que es realmente bueno.



  • El carácter es un conjunto de hábitos que se mantienen durante mucho tiempo.



  • 'El espíritu infantil no es un vaso que tengamos que llenar, sino un hogar que debemos calentar.



  • Hacer beneficios a un ingrato es lo mismo que perfumar a un muerto.



  • La paciencia tiene más poder que la fuerza.



  • La maldad aún con nobleza es digna de desprecio.



  • Para saber hablar es preciso saber escuchar.



  • El carácter es simplemente un hábito prolongado.



  • Unos pocos vicios son suficientes para oscurecer muchas virtudes.



  • Quien tiene muchos vicios, tiene muchos amos.



  • La mente no es un recipiente que debe ser llenado, sino un fuego que debe de encenderse.