× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Muhammad Ali

Frases de Muhammad Ali

Conocido al principio de su carrera como Cassius Clay,​ fue un boxeador estadounidense, considerado uno de los mejores de todos los tiempos.

0


  • No cuentes los días, haz que los días cuenten



  • La amistad no es algo que aprendes en el colegio. Pero si no has aprendido el significado de la amistad, realmente no has aprendido nada.



  • Odiar a la gente por su color está mal. Y no importa qué color hace el odio.



  • Cuando se trata de amor, compasión y otros sentimientos del corazón, soy rico.



  • El que no tiene el coraje suficiente para tomar riesgos no conseguirá nada en la vida



  • Sólo cuento el número de abdominales cuando empieza a doler



  • Cuando eres tan grandioso como yo, es difícil ser humilde.



  • Soy joven; soy guapo; soy rápido. No puedo ser vencido..



  • Una persona con conocimiento del propósito de su vida es más poderosa que diez mil que trabajan sin ese conocimiento.



  • Soy doblemente grandioso, no sólo los noqueo sino que elijo el round.



  • Imposible es sólo una palabra que usan los hombres débiles para vivir fácilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen para cambiarlo.



  • Las guerras de naciones se hacen para cambiar los mapas. Pero las guerras de pobreza se hacen para generar cambio.



  • El silencio es oro cuando no puedes pensar en una respuesta correcta.



  • Soy luchador. Creo en el “ojo por ojo”. No soy tonto. No tengo consideración por un hombre que no responderá. Si matas a mi perro, es mejor que escondas a tu gato.



  • Odié cada minuto de entrenamiento, pero dije, ‘No renuncies. Sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón’.



  • La pelea se gana o pierde muy lejos de los testigos, tras las líneas, en el gimnasio y en la carretera, antes de que baile bajo esas luces.



  • Soy tan rápido que anoche apagué la luz en la habitación de mi hotel y estaba en la cama antes de que la habitación estuviera a oscuras.



  • Flotar como una mariposa, picar como una abeja. Tus manos no le pueden pegar a lo que tus ojos no ven.



  • Soy rápido, soy guapo, soy el mejor.



  • Soy un sabio del boxeo, un científico del boxeo. Soy un maestro del baile, un verdadero artista del ring.



  • Los campeones no se hacen en gimnasios. Están hechos de algo inmaterial que está muy dentro de ellos. Es un sueño, un deseo, una visión.



  • El hombre que no tiene imaginación no tiene alas.



  • Puedes ser libre. Puedes ser de color negro. Mírame. Soy el campeón de pesos pesados. Nadie me puede parar.



  • El boxeo es mucha gente blanca viendo a dos hombres negros golpearse.



  • Busco la inmortalidad y estoy a un paso de ella.



  • No cuento todas las abdominales que hago. Yo solo cuento las que empiezan a dolerme. Porque esas son las que realmente cuentan. Las que me hacen ser el campeón que soy.



  • Si en tus sueños me golpeas, será mejor que te despiertes y te disculpes.



  • He luchado con caimanes, he peleado con una ballena. He esposado truenos y arrojado rayos a la cárcel. Sabes que soy malo. Justo la semana pasada asesiné una roca, herido una piedra y hospitalizado un ladrillo. Soy tan malo que hago que la medicina se enferme.



  • Para ser un gran campeón, debes pensar que eres el mejor. Si no lo eres, debes hacer como que lo eres.



  • Soy veloz. Soy hermoso. Soy el mejor.



  • Vive cada día como si fuera el último, porque algún día así será.



  • Si miras mi hermosa cara, verás que no hay ninguna cicatriz. Es la prueba de que soy, sin duda, el rey del ring.



  • La pelea se gana o se pierde lejos de los testigos, detrás de las líneas, en el gimnasio y en el camino; mucho antes de bailar bajo esas luces.



  • El hombre que carece de imaginación, carece de alas.



  • No cuento mis abdominales; Sólo empiezo a contar cuando comienza a doler porque son los únicos que cuentan.



  • Mi vuelo es como el de una mariposa, pero pico como una abeja.



  • Si te golpea una sola vez, te mandará a dormir durante toda la noche. Y mientras estás en el suelo, esperando a que el árbitro cuente a diez, rezarás para que no tengas que enfrentarte a mí de nuevo.



  • Mis principios son mucho más importantes que mi dinero o mis títulos.



  • No pierdes nada cuando luchas por una causa. En mi mente el perdedor es aquel que no tiene nada por lo que luchar.



  • Lo que me hace seguir adelante son las metas.